Un material cancerígeno y letal, provoca enfermedades pulmonares incurables y es peligroso para quien trabaja directamente con él y para sus familiares. Está prohibido en nuestro país desde el año 2001, pero todavía lo podemos encontrar en tejados, en vertederos, en estaciones de metro y hasta en las tuberías de agua. La ley obliga retirarlo, pero no establece ningún plazo y prácticamente nadie lo hace.

Todos hemos oído hablar del amianto o también conocido como asbesto. Lo asociamos sobre todo a varios productos de la construcción que pueden resultar peligrosos. Y efectivamente, la fibra de amianto la podemos encontrar en nuestros tejados y edificios y hasta en los vagones de metro. Consiste en un mineral fibroso resistente al fuego y se utiliza en la construcción mezclado con cemento. Pero desde hace más de 80 años se conoce que el amianto es letal y su eliminación cuesta miles de millones.

También conocido como “lana de roca” es una fibra mineral natural que se extrae en minas a cielo abierto y muchos países del mundo han prohibido terminantemente su extracción desde hace años, pero debido a la importancia que tiene para su economía local, la ciudad Quebec de Canadá se ha resistido hasta este año, que es cuando han decidido prohibir la producción y utilización del amianto.

Decisión que no ha sido fácil de tomar, ya que para el Gobierno canadiense resultaba inaceptable. Algo comprensible, puesto que Canadá es el quinto mayor productor de amianto del mundo y lo exporta por más de 60 millones de euros al año. Casi todo se envía a países en desarrollo, siendo la India y Pakistán sus principales compradores.

En un vídeo reportaje realizado por el periódico El País el Portavoz de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid nos cuenta dónde se encuentra el amianto en nuestro país. “En España hay constancia de la importación de 3 millones y medio de toneladas desde los años 50 hasta su prohibición en el año 2001 y de las cuales se calculan que quedan todavía 2 millones y medio instaladas. El amianto está presente en muchos elementos de nuestro entorno urbano, como por ejemplo en elementos decorativos como jardineras, tenemos amianto también en servicios públicos como en el metro de Madrid donde actualmente hay un plan para eliminar amianto de 53 estaciones. Pero dónde más se encuentra es sin duda en las cubiertas de fibrocemento ondulado, que en España las conocemos con el nombre de la fábrica que las elabora, Uralita y las podemos encontrar en la mayoría de los tejados de los edificios que nos rodean.”

En Castilla-La Mancha el barrio de Toledo Santa María de Benquerencia lleva años con la lucha interminable en contra del amianto. Un barrio con alrededor de 22.000 personas que viven a tan solo 300 metros de toneladas de amianto al aire libre. Presente desde el año 2004, cuando se desmanteló la fábrica de Ibertubo. Lugar donde actualmente se encuentra paralizada su retirada y se tratan estos residuos como “escombros”.

Fotografía aérea con un dron proporcionada por Rafael García Gomez, miembro de Mi Barrio sin Amianto

Gema Ruiz Azaña es la Coordinadora de la asociación de vecinos “El Tajo” y quien ha estado detrás de toda esta lucha para conseguir que se retiren estos vertidos contaminantes de su barrio en particular y en Toledo en general. “No olvidemos que el amianto llega a todo Toledo y no es solo un problema del barrio del Polígono Residencial. Y ahora más que nunca tenemos que estar todos y todas unidos, luchar por una causa común, que no es otra, que la retirada del amianto, pero la retirada ya. Después de 12 años de reivindicaciones por parte de nuestra asociación de vecinos “El Tajo” por fin hemos conseguido que nos oigan y que nos hagan caso, pero de forma muy parcial y por eso seguimos aquí para hacer visible nuestra demanda.” Por su parte Nuria Cañadilla miembro de la Plataforma Afectados, Mi barrio sin amianto afirma que “nadie va a hacer esto por nosotros, nos queda un largo camino y tenemos que luchar”.

Un análisis de las muestras del aire en el barrio que pretendía captar la presencia de amianto en el aire ha ofrecido unos resultados “por debajo del límite de detección de la técnica aplicada, unos datos que excluyen la presencia masiva de fibras. Esta es una de las conclusiones que ha obtenido el Grupo de Trabajo creado para abordar la problemática de las más 90.000 toneladas de residuos de amianto que existen en diferentes puntos de este barrio toledano” así lo publicó el diario.es en uno de sus artículos.

Pero este análisis no termina con la inquietud de los vecinos. “Queremos contar a todo el mundo la realidad que vivimos en este barrio, el amianto mata, y en la plataforma contamos con familiares de las víctimas que han fallecido ya no solo por estar en contacto con este material, sino por vivir en un barrio donde se han depositado residuos y están al aire libre. Necesitamos el apoyo de las instituciones y que por fin entiendan que esto es un problema grave de salud pública y que la única manera de erradicar con este problema es la retirada de los vertidos que tenemos en los alrededores de Santa María de Benquerencia. Necesitamos compromiso de las administraciones y necesitamos actuaciones rápidas. No podemos seguir esperando resoluciones judiciales, no podemos seguir esperando los plazos”, así lo afirma Eva Sanz, miembro de la Plataforma Mi Barrio sin Amianto.

La preocupación de los vecinos no es ambiental, su preocupación es de salud pública. Las enfermedades que provoca el amianto son las del aparato respiratorio. La mayoría de las personas que fallecen por estar expuestos a este producto es por padecer cáncer de pulmón. Se considera un agente externo físico, químico o biológico capaz de producir cáncer, como por ejemplo el tabaco. Otra de las enfermedades que puede producir es el mesotelioma maligno, otro tipo de cáncer que afecta a la pleura y al peritoneo pero en este caso los síntomas pueden no aparecer hasta 20 o 30 años después y  no existe cura para esta enfermedad.

“En el barrio viven personas que han tenido que asistir estupefactos a la muerte de familiares, por una causa que no sabían explicar. Porque cuando un médico diagnostica un Mesotelioma te pregunta por el contacto que tienes con el amianto, y no sabes cuál es ese contacto hasta que entiendes que todo lo que tienes alrededor de tu barrio es lo que ha matado a tu familiar, es muy duro y no queremos que eso siga pasando” así lo afirma Eva Sanz.

The following two tabs change content below.

Andreea Caldare

Latest posts by Andreea Caldare (see all)

Leave a Response