Entrevistamos a Gloria Rosique, profesora investigadora  de la Universidad Carlos III de Madrid y que durante su asistencia al VI Congreso Nacional ULEPICC- España ha realizado una ponencia explicando el caso del Salto TV: “Un análisis de la información audiovisual de una televisión comunitaria española”.

Al comenzar con este proyecto de investigación sobre el periodismo empezó  a indagar en los medios tradicionales pero decidió cambiar a otros diarios minoritarios: “Siempre me ha interesado lo que es la comunicación alternativa  porque además de que está poco visibilizada es un campo de estudio fértil”,  tras una breve búsqueda centro su atención en El Salto.

El Salto, según  nos explica la investigadora,  es un medio comunitario formado por más de 20diarios de toda España,  algunos de ellos se centran en radio, otros en prensa escrita y una minoría en la información  audiovisual. Esta iniciativa es pionera en el mundo de la comunicación  en España, desechando el individualismo y apostando por la propiedad colectiva: “Se pusieron de acuerdo y decidieron en vez de competir, aunar fuerzas y crear un gran medio de comunicación alternativo  y ciudadano”.

Pero ¿cómo transportan esa visión alternativa a su contenido audiovisual? Gloria nos contesta: “Apuesta por dar visibilidad a ciertos colectivos que aparecen menos en los medios convencionales y a su vez aporta otro enfoque, pone el micrófono a pie de calle”, en sus noticias no hay una voz en off ni aparece la figura del periodista,  además se apoyan en un “estilo interactivo” y una duración de las piezas audiovisuales mayor que en la televisión convencional; al fin y al cabo, es información en bruto para que  cada ciudadano lo utilice como materia prima para su ideas.

Y si preguntamos cuál es la esencia del medio para ganarse esa buena fama la respuesta es clara: “Se diferencia por ser un medio para colectivos, movimientos sociales y que prioriza la voz de los ciudadanos antes que otros intereses mediáticos o comerciales”.

Pero lo difícil de tener principios no es decirlo sino cumplirlo, por ello para mantenerse libres e independientes su beneficio económico solo se encuentra en los socios, las subvenciones y vendiendo sus ejemplares escritos, de esta manera,  permite tener sus contenidos limpios de  publicidad.

Pero no entrar en el mercado de los anuncios también tiene consecuencias negativas comerciales, pues  les repercute a la hora de visibilizarse: “el no querer aliarse a ningún tipo de publicidad obliga a que  la única manera de darse a conocer sea el boca a boca, entonces es más complicado llegar a más gente, pero es como ellos entienden la naturaleza de un medio comunitario”.

Eso no impide que la trayectoria de El Salto sea ascendente, pues desde el comienzo en el 2017  de esta idea iniciada por el periódico El Diagonal, el medio va llegando cada vez a más gente que espera ese cambio.

Durante ese crecimiento no pretenden enfrentarse con otros medios más grandes, ya que no quieren un espacio ya usado sino crear un propio: “En este momento no pueden competir al ser  realidades muy distintas, pero esperemos que en unos años sí,  porque necesitamos más medios alternativos  que ejerzan como contrapoder al discurso dominante”.

Si sobrevivir  a la tormenta mediática y competitiva a la que ahora se enfrentan los medios de comunicación es complicado imagina la dificultad añadida de hacerlo  siendoleal a ti mismo, para El Salto el fin no justifica los medios,  y aunque lleve más tiempo  prefieren desarrollar ellos sus propias raíces sin que se involucren agentes externos no naturales.

Para  conseguir  una base fuerte hay que fijarse en detalles que otro medios más grandes pasarían por alto, por ejemplo,  en la toma de decisiones no quieren que se convierta en un oligopolio, por lo tanto apuestan por desechar las jerarquías, lo que la investigadora define como un “poder horizontal” en el que nadie sobresale y todos deben involucrarse en la resolución de medidas.

Para finalizar preguntamos a Gloria si la sociedad necesitaba este tipo de proyectos comunicativos, ella nos responde: “Sí, porque si solamente tenemos en el  espectro televisivo a los grandes conglomerados  siempre falta una parte que es el empoderamiento ciudadano a través de los medios de comunicación pudiendo expresar los temas que le interesan  desde un enfoque y un punto de vista distinto”.

Además, defiende que “necesitamos seguir apoyando estas iniciativas para que a la gente le guste, lo lea y sigan avanzando porque creo que entre más medios haya de este tipo tendremos un contrapoder y un equilibrio en el sistema de medios”  acaba señalando un importante papel en los medios que parece haberse pasado a un segundo plano, que los medios actúen como un “servicio social”  que defienda los derechos y libertades de los ciudadanos y trabaje el progreso de la sociedad.

The following two tabs change content below.

Clara Visier García

Leave a Response