Juan Manuel Ramírez Vázquez, es un profesional de la comunicación social, institucional y externa, incursionado en social media y marketing digital, además de aficionado a la fotografía y al arte. Se licenció en la Universidad Autónoma del Estado de México, en Comunicación, y al terminar sus estudios, realizó un Grado en Comunicación Audiovisual y Relaciones Públicas y Publicidad, en la Universidad de Málaga, España. Actualmente trabaja como docente en la Universidad Iberoamericana, en Ciudad de México, tras haber obtenido gran experiencia como freelance, auxiliar de comunicación en el Instituto de Administración Pública del Estado de México, voluntario en Uniradio 99.7 o como docente en Comunicación en CONALEP, entre otros.

 

Pregunta: Hablando en términos de convergencia digital, ciudadanía y ciberespacio, ¿qué repercusiones tienen las instituciones en la esfera pública, pero sobre todo, incidiendo en el ciberespacio?

Respuesta: A las instituciones, principalmente, las veo obligadas, en el sentido de que tienen que responder a las necesidades de la gente. Ahora mismo las instituciones ya no pueden hacer oídos sordos. Entonces, de alguna manera, tienen que empezar a establecer mecanismos de participación a partir de cuestiones de gobernanza y de participación conjunta, es decir, ciudadano-gobierno, a partir de un proceso de escucha y retroalimentación. Básicamente a través de soportes, como son las redes sociales, las cuales son el primer contacto directo del ciudadano con las instituciones, y ya después con las plataformas especificas para la participación ciudadana, presupuestos participativos o portales electrónicos de gobierno. Todo esto, se ve implicado en un cambio institucional en muchos sentidos. En primer lugar, en la apertura institucional, es decir, eliminando cualquier tipo posible de censura, y en segundo lugar, mediante la presión social que generan los usuarios a partir de estas plataformas, obliga a las instituciones a trabajar en dichas demandas, por lo que implica un cambio, una adaptación o un proceso de retroalimentación constante.

 

P: En cuanto al caso #YoSoy132, y observando que el Gobierno decide qué y quién tienen importancia mediática, ¿crees que los medios de comunicación se pueden desvincular del Gobierno, o por lo contrario crees que esto es una cuestión alejada de la realidad o imposible?

R: Los medios siempre van a estar ahí, y es muy importante considerar algo, que es la comunicación política. Tal y como lo definen varios escritores,  es la interacción de tres autores con sus respectivos discursos, es decir, el Gobierno, los ciudadanos y los medios de comunicación. El grado de intromisión de los medios en las decisiones del Estado es otra cosa, ahí es donde una de dos, o los Estados controlan a los medios, o los medios controlan al Estado, y es entonces, cuando los dos resultan excesivos en este proceso de comunicación política. Pero básicamente cuando los medios de comunicación influyen en las decisiones políticas del Estado, ya estamos hablando de problemas serios. Por ejemplo, en el caso de México y la imposición de un telepresidente, los medios nos han construido un personaje, Peña Nieto. Es así, que los medios se han encargado de publicar sus logros a nivel nacional, siendo este un gobernador local, además de la precampaña de seis años de duración, cuyo objetivo ha sido ir ganándose a los ciudadanos, con la intención de ser el próximo presidente para que en 2012, los ciudadanos lo votasen y pudiesen decir que este político, sí se lo ha trabajado. Así pues, los medios consiguen tener un presidente aceptado y querido tanto por ellos, como por los ciudadanos, y al pasar un año, acaba decepcionando a todos.

 

P: A día de hoy, ¿en qué situación se encuentran los medios de comunicación mexicanos frente a los europeos?

R: En este tema nos encontramos con una situación confusa. Nosotros podemos acceder a TVE, a Tv5 y a otros canales de España, Francia o cualquier país, pero sólo podemos hacerlo mediante un sistema de pago, ya que no disponemos de estos canales en abierto. Es por esto, que dicho acceso a los canales es un factor que no nos permite poder disfrutar de nuevas experiencias. Nos quedamos básicamente con lo que las agendas nos transmiten, y esto nos diferencia mucho del resto de los países.

 

P: ¿Hasta qué punto crees que está marcada la agenda setting por el poder político?

R: Justo en este momento, creo que la agenda setting es lo más volátil. En México, por ejemplo, durante cuatro años hemos tenido la prioridad del Presidente, y por tanto, no se ha dado importancia a los casos de escándalo que fueron graves. Ahora que tenemos la transición a un partido de izquierdas, los medios se están enfocando a él, pero con diversos matices, en el sentido que te lo pintan  o te lo venden como la panacea que esperamos desde hace 100 años. En cuanto a  la participación ciudadana, el contexto mexicano nos tiene muy polarizados en muchos aspectos. Actualmente, estamos teniendo un asunto sobre consultas ciudadanas.  Es la primera vez que se hace en México este ejercicio, pero sin embargo, ha sido un desastre porque no hay herramientas metodológicas, ni soportes tecnológicos ni financieros que realmente son el sustento y el primer mecanismo para ello. La opinión está muy segregada, y por tanto existen debates y enfrentamientos entre las distintas opiniones, derivadas del control de la agenda setting por los poderes políticos y económicos.

 

P: ¿Cuál o cuáles son los principales motivos por los que hasta día de hoy ha habido un duopolio mediático?

R: Como principal motivo, diría que es la escasez de proveedores que no están a favor de pagar tanto, ya que la prestación del espectro radioeléctrico en México es carísima,  y solamente Televisa y Tv Azteca se lo pueden permitir. Existe un tercer canal, de ámbito comercial, y si es verdad que se ha intentado añadir un cuarto, de la mano de Carlos Slim, pero como él es preponderante en telefonía, Internet y telefonía celular,  obviamente no le iban a dar la prioridad de tener su propio canal al hombre mas rico del mundo.

 

P: Según el bajo porcentaje de población que usa las nuevas tecnologías en México,  ¿crees que por parte del gobierno existe algún interés por resolver este problema?

R: Entre comillas, podemos decir que se intentó resolver. El programa México Conectado, te ofrecía conectividad en todo el país, en plazas públicas o en cualquier otro sitio. Pero este sistema no funcionó debido a la mala conexión y a la calidad de Internet o de los proveedores y no nos solucionó nada. Aparte de esto, hay un asunto clientelar entre el Estado y Google, por ejemplo. Alejandra Lagunes, es la encargada de la tecnología en la Presidencia de la República, y además, es la ex directora de Google México, de alguna manera esos proveedores vienen de ahí,  y entonces estamos hablando de conflictos de intereses, pésima calidad de servicio, corrupción de por medio, etc. No tenemos una agenda a largo plazo que te permita cumplir todos lo objetivos, ya que estas iniciativas cambian según el presidente de turno. Por tanto, creo que mientras exista esta situación de corrupción tan grave, la agenda seguirá dependiendo del Gobierno.

The following two tabs change content below.

Leave a Response