Poner fin al hambre y a todas las formas de malnutrición de una persona debería ser una prioridad para todo el conjunto de la sociedad. Al igual que asegurar a todas ellas una alimentación sana, nutritiva y suficiente toda la vida. Para que esto suceda los cambios que se deben llevar a cabo son muchos y aunque de diferentes ámbitos, todos ellos relacionados entre sí.

Entre los cambios que deberían sucederse se encuentra la productividad agrícola. Esta es la que al final va a conseguir que haya más o menos alimentos para la sociedad. Pero para que se ponga en funcionamiento lo adecuado, o así lo determinan la mayoría de profesionales, sería aplicar prácticas agrícolas resilientes. O lo que es lo mismo, crear una tendencia que para orientar la tarea que deberán hacer productores y gobierno.

El cambio en la productividad agrícola ha sido este año uno de los temas debatidos en la III Cumbre Mundial. El Programa de Naciones Unidas asegura que para que se desarrolle de forma eficiente habría que hacer también hincapié en el fomento de la cooperación internacional. De esta forma se aseguraría la inversión en la infraestructura y también la tecnología que mejoraría la productividad agrícola. El tiempo de Cuenca, relata que a pesar de que ha habido un descenso, la desnutrición infantil se considera crónica. Esto se debe a que afecta a uno de cada cuatro niños menores de cinco años.

A la izquierda, cantidades que ingiere una persona saludable. A la derecha cantidad que ingiere una persona desnutrida. Foto: Paloma M. Castillo

Para hablar de la insuficiencia alimentaria por la que pasan alrededor de 800 millones de personas en el mundo debemos tener en cuenta que sucede en todo nuestro planeta. Nada más y nada menos que el 45% de las defunciones de niños que hay en el mundo se deben a una casi nula alimentación; siendo África subsahariana y el continente asiático los lugares donde más casos de desnutrición se dan.

El conseguir que el hambre y malnutrición en todos los aspectos desaparezcan es un reto muy complicado de abarcar. Un reto al que el grupo legislativo se comprometió a mejorar en septiembre de este mismo año tras celebrarse la Cumbre Parlamentaria Mundial contra el Hambre y la Malnutrición. Y es que España no es considerada ni mucho menos el país con más hambruna, pero sí que ha sido siempre un país inestable.

Desde 2015 las cifras de personas subalimentadas no han parado de aumentar. Sin ir más lejos, se determina que dos años más tarde hubo más de 600.000 personas las que acabaron su día sin haber ingerido las calorías mínimas. Por lo tanto les resultará más complicado  realizar su actividad diaria. 2015 fue un año en el que se dio un incremento del 20%. Ese mismo año los líderes mundiales se reunieron para adoptar un nuevo conjunto de objetivos globales. Objetivos de Desarrollo Sostenible es como se les reconoce y cuyo fin sería erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad de y para todos. Un total de 17 objetivos que se  buscan cumplir con el conjunto de gobiernos, sectores privados y sociedad deben poner de su parte ya que si alguno de los sectores falla no se podrá alcanzar la meta.

Uno de los objetivos que planteó la ODS fue el conocido por “Hambre cero” . Situándose en segundo lugar. La meta de este caso es poner fin al hambre y conseguir que el derecho a una alimentación se cumpla en todos los humanos. Y es que el hambre extremo y la malnutrición siguen siendo unos problemas que están en nuestro día a día y del que existe cierta invisibilidad.

Una mala malnutrición y la falta de hambre llevan a que las personas sean menos productivas, más propensas a sufrir enfermedades y fallecer. Para que esto deje de suceder son diferentes los ámbitos que habría que modificar. Uno de ellos sería el cambio climático el cual repercute directamente sobre los recursos de los que dependemos todos. Con dichos cambios pueden llegar a darse desastres naturales como sequías o inundaciones. Ambas llevarían a tener problemas en la agricultura independientes a las técnicas que se utilicen en el campo. Y es que como ya hemos dicho al principio, la agricultura va a ser esencial para alcanzar el objetivo del que hablamos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura en el mundo afirma que hay un total de 795 millones de personas que pasan hambre. Unos datos publicados en El digital y que se completan con los datos del ministerio de Agricultura de España: 3´7 millones de kilos diarios de alimentos son los que se tiran a la basura.

Políticos en acción

El actual presidente de gobierno, Pedro Sánchez, aprovechaba su intervención en la cumbre mundial para lamentarse sobre las cifras de defunciones que se han dado en este último año a causa del hambre. Así lo publicaba el periódico La cerca: “Hoy más de 7.000 niños habrán muerto en el mundo a causa del hambre y así se irán sumando un día tras otro hasta sumar más de 2,6 millones de niños y niñas que habrán muerto a causa de deficiencias en su nutrición si no hacemos algo para evitarlo”.

Castilla la Mancha es la región escogida para tratar un poco más “Hambre cero”. Una región en la que la agricultura es el jugador más importante para combatirlo. Siendo la comunidad con más superficie agrícola de toda España. Y es que según el medio Las noticias de cuenca en una información dada a finales del 2017 C-LM debería preocuparse más por el hambre: el 37,9 por ciento de los residentes en la región, en torno a 770.000 personas, se encuentra en riesgo de pobreza y/o exclusión social, porcentaje que se incrementa en 1,2 puntos con respecto al año anterior y que sitúa a Castilla-La Mancha diez puntos por encima de la media nacional”.

“La Universidad debe centrarse en los grandes problemas que hay en el mundo. Es un escándalo que 821 personas tengan hambre, o que un tercio de los alimentos se desperdicie”

El 16 de Octubre es el Día Mundial de la Alimentación. Un día en el que los políticos aprovechan para hablar y llamar a la solidaridad de la gente. Así lo hizo Pedro Soriano, Concejal en el Ayuntamiento de Albacete y presidente de Contigo Somos Democracia de C-LM para el medio La Cerca. Intentando lanzar un mensaje de ánimo para que  la población empatizase con aquellos que más lo necesitan dejando claro cuál es el principal objetivo: “Cada año se produce el doble de alimentos para cubrir las necesidades de la población mundial, aun así cientos de millones de personas pasan hambre”. A lo que añadía para el mismo medio qué hay que hacer para lograr un mundo sin hambre: “Debemos adoptar un estilo de vida más sostenible, trabajar con otros, compartir nuestro conocimiento y estar dispuestos a ayudar a cambiar el mundo”.

Por su parte el director general de FESBAL – Federación Española de Bancos de Alimentos- Miguel Fernández declaraba a Europa Press: «sensibilizar y movilizar a la población sobre la realidad actual de la pobreza en España y favorecer la colaboración continuada con los Bancos de Alimentos durante todo el año». Una organización que lleva en marcha desde 2013 y que ha ido aumentando tanto en número de voluntarios como en donativos.

Pero no solo los políticos han querido unirse a la causa, también lo han hecho algunos académicos españoles. Reunidos en el Congreso de los Diputados en Madrid el pasado mes de septiembre para presentar el Observatorio del Derecho a la Alimentación en España. Tratándose esta de una red integrada por más de 30 instituciones académicas que buscan el derecho de alimentación en toda la sociedad. Ignacio Trueba, representante de la ONU para la FAO argumentaba que: “La Universidad debe centrarse en los grandes problemas que hay en el mundo. Es un escándalo que 821 personas tengan hambre, o que un tercio de los alimentos se desperdicie” una información que fue publicada por la misma FAO.

Castilla la Mancha se une a la causa

La provincia de Toledo es una de las más reconocidas de Castilla la Mancha. Esto es aprovechado para causas como la recogida de alimentos. Consiguiendo que haya un nivel de participación elevada y del que cada año van mejorando. Manuel Lanza, presidente del Banco de Alimentos de Toledo, declaraba para Efe  que el Banco de Alimentos toledano que cada año son más las personas que se solidarizan en la conocida como “Gran Recogida”: “En 2013 se recogieron 41.105 kilos, una cifra que en 2017 se duplicó al alcanzar los 88.000 kilos en la provincia toledana”. Una organización que lleva trabajando desde 2013 y que desde entonces ha conseguido trabajar con 147 entidades que ayudan a más de 14 mil personas en la provincia de Toledo. Dispuestos a repartir kilos y kilos de alimentos como: productos en conserva, pasta, o incluso patatas -entre otros-.

Otra de las asociaciones que en estos años ha ido formando parte de la recogida ha sido Cáritas Diocesana de Toledo. Un economato que no solo ofrece comida sino que también enseña. Francisco Villacampa coordinador de este acto, lo explicaba para el diario ABC Toledo Ciudad: “Intentan enseñar a sus usuarios a realizar la compra con cabeza -en realidad no tienen que pagar nada-, siempre con una atención cercana y personalizada”.

Este año, al igual que el pasado, Cáritas recogerá alimentos de primera necesidad, alimentos infantiles y pañales para bebes. Pero todo esto lo completarán con productos de higiene personal y limpieza. Una recogida que realizará a lo largo de todo el mes de Diciembre: tanto en la calle, sede como colegios, institutos, empresas (…) así lo recoge el medio de Castilla la Mancha

Algunos alimentos que recogen los Bancos de Alimentos. Foto: Paloma M. Castillo

Pero Toledo no es la única provincia manchega que se solidariza, también Albacete vuelve a repetir. Este año con una participación inicial de 11.500 personas que aportaron en los días de recogida alimentos principalmente no perecederos. El Banco de Alimentos se abrió a recoger productos frescos como carne, pescado o frutas –entre otros- y es que según recoge el medio SER (Albacete), desde hace unos años esta organización cuenta con cámaras frigoríficas y congeladores donde procesan y guardan este tipo de comida. Quico Lledó, miembro del patronato del Banco en Albacete confesaba a la SER que: “El objetivo es llegar a los 150.000 kilos de recogida.”

Una recogida a la que se unió por sexto año consecutivo el Grupo El Corte inglés, quien según informa el medio más que alba : “Donará el 10% del total recogido, en productos de sus marcas propias”. Una iniciativa que también acompañan con la aportación de bolsas en la que depositar los alimentos.

A ellos se unieron las Nuevas Generaciones del Partido Popular de Albacete. Un grupo que además de recaudar alimentos también recolectó juguetes. El medio la cerca  informa de que este grupo repite. Teniendo como objetivo el superar los datos conseguidos el año anterior: El año pasado recogimos 6.000 kilos de alimentos y más de 300 juguetes, y este año esperamos superar estas cifras, pues hay más juntas locales de Nuevas Generaciones que van a colaborar. Hacemos un llamamiento a los vecinos de la provincia para que participen”. Además pedían colaboración en la propia Albacete sino también en los pueblos que conforman la provincia donde también tendrían un punto de encuentro para solidarizarse.

Las Nuevas Generaciones del PP  de Cuenca realizaron la misma función bajo el nombre de “Populares Solidarios”. María Arribas, integrante del grupo explicaba para el medio El deporte conquese cuál es la intención que tienen: “Establecer varios puntos a lo largo y ancho de la geografía conquense, en los que los afiliados y simpatizantes y cualquier vecino que quiera colaborar, deposite los alimentos, ropa o juguetes que considere, para que después NNGG lo done a entidades sociales o familias que lo necesiten”.

“Después de clasificar los alimentos se reparten para que todas las personas y sobre todos los niños que son los más vulnerables que estas fiestas sean felices y no les falte de nada”

Fuera del ámbito político, Cuenca también cuenta con la organización de Bancos de Alimentos quien argumenta para Voces de Cuenca el motivo por el que se siguen realizando estas recogidas de alimentos en 2018: “Una década después del estallido de la crisis; a nivel macroeconómico la recuperación no se ha traducido en una mejora de las condiciones de vida de las personas vulnerables a las que estamos proporcionando asistencia, una precariedad que tiende a cronificarse.” Una situación por la que pasan muchas familias a pesar de la paradoja que se da: “En la actualidad se podría reducir buena parte de esta necesidad con los alimentos que se desperdician si hubiera verdadera voluntad de no hacerlo».

Por su parte, Ciudad Real ha conseguido en la recogida de alimentos de este año una “Matrícula de honor en solidaridad” o así lo ha denominado Segundo Alcázar – Presidente del Banco de Alimentos de Ciudad Real y de C-LM- en el medio de la Tribuna de Ciudad Real: “en solidaridad, las personas de Ciudad Real no tienen un aprobado, tienen una matrícula de honor”. Añadiendo que el tipo de alimentos está cambiando en este tipo de recogidas: “Menos pasta y arroz y están aumento los productos de calidad que se entregan, como es el caso del aceite o las conservas”.

Segundo declaraba para el medio de C-LM lo importante que es que todo el mundo se solidarice con esta causa explicando a su vez cual es el proceso que van a seguir para conseguir que no haya ninguna familia que se quede sin alimentos. “Después de clasificar los alimentos se reparten para que todas las personas y sobre todos los niños que son los más vulnerables que estas fiestas sean felices y no les falte de nada”. 

OBJETIVO 2030

La Organización de las Naciones Unidas ha firmado por una desaparición del hambre y desnutrición en 2030. Una fecha para la que solo quedan doce años y del que observando los datos que actualmente se dan no muchos confían. O al menos así lo ve el Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición. Un objetivo que empieza a resbalar y en el que todavía hay alrededor de 821 millones de personas desnutridas en el mundo.

El País coincide con la poca esperanza de cumplir dicha meta. Y es que el hambre está insistiendo en áreas específicas, en su mayoría azotadas por conflictos, sequías y en las que por lo tanto prima la pobreza. Mientras que en otras zonas del mundo la obesidad sigue aumentando. Datos contradictorios pero reales. Por ello en el Día Mundial de la Alimentación de este 2018 se recalcó el tiempo que falta hasta 2030. Intentando así concienciar a la sociedad.

En cambio la Organización de las Naciones Unidas tiene claro que que este segundo objetivo será cumplido en la fecha estimada. Una fecha que tienen marcada tanto ellos como todos los bancos solidarios en el calendario. Y que empresas como Tetra Pak contribuye a que esto suceda. A lo que suman una explicación de ideas para el medio  Envasado Ideas muestra su iniciativa: “Nuestra iniciativa de Alimentos para el Desarrollo ayuda a impulsar el desarrollo de la cadena de valor de los productos lácteos y los alimentos en todo el mundo. Asimismo, los programas de alimentación escolar mejoran la salud y estimulan el desarrollo”.

Lo que está claro es que para que se consiga no solo hace falta un cambio en la producción agrícola ni compromiso social sino también una responsabilidad por parte de los políticos quien al final tienen el poder y pueden hacer más cambios. Por ello, diferentes voluntarios anónimos piden que se predique con el ejemplo durante todo el año y no solo en un día marcado en el calendario. ¿Se conseguirá en algún momento terminar con la desnutrición? ¿Qué consecuencias habrá en caso de que no suceda? ¿Realmente hacemos todo lo que está en nuestras manos?

Leave a Response