Asier Aranzubiaes doctor en Comunicación Audiovisual por la UPV y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid. Perteneció al consejo de redacción de Cahiers du Cinéma España, donde también colabora como crítico, y es miembro del consejo de redacción de Caimán. Cuadernos de cine. Es autor. entre otras muchas obras, de Carlos Serrano de Osma. Historia de una obsesión(2007), premio al mejor trabajo monográfico de investigación de la Asociación Española de Historiadores del Cine.

Aprovechando su participación en el VI Congreso Nacional ULEPICC-España celebrado en la Facultad, con la comunicación titulada «Bienvenido Mr. Netflix», charlamos con él:

 

Pregunta. ¿Qué plataforma digital prefieres, Netflix, Amazon, Rakuten Tv, Filmin o Movistar+?

Respuesta. Aunque critico,  estoy suscrito a Movistar, Netflix y Filmin. Es decir, lo que sí tengo claro es que para tener una dieta cinéfila diversa es necesario estar en varias plataformas porque por ejemplo, si te interesa el cine de autor, necesariamente tienes que suscribirte a Filmin porque tanto en Movistar, como en Movistar Plus, como en Netflix, la oferta de películas clásicas o películas independientes es prácticamente inexistente.  Si uno  es un cinéfilo y le gustan mucho las series como a mí, no le queda más remedio que estar en varias plataformas, o sea que, desde el punto de vista de cuál prefiero de todas, como usuario, primero eso, necesito tener varias y, desde el punto de vista de la investigación, prefiero tener Filmin. Me parece que de entre todas las plataformas que hay en España a día de hoy, es la que desde el punto de vista estético y formal hace una oferta más interesante.

P. ¿En qué se diferencia Netflix de sus principales competidores?

R. Netflix se diferencia en el hecho de que es la que más contenido tiene en su catálogo con más de tres mil títulos. Creo que las demás no llegan a esos números y, tiene además un contenido muy variado, es decir, en Netflix hay de todo, es un cajón de sastre en el que entra de todo. Bueno faltan algunas cosas porque lo que intenta Netflix por encima de todas las cosas no es tener tanto un producto de calidad, sino tener mucho de todo para que sus suscriptores tengan siempre algo que ver. A Netflix le interesa que sus usuarios  sigan dentro de Netflix, que tengan siempre algo nuevo que ver.

P. ¿Cómo se financia Netflix?

R. Se financia sobre todo a través de las acciones y de la bolsa, es decir, del dinero que se mueve y de los préstamos que consiguen gracias al hecho de que la empresa (como acaban de señalar las compañeras creo que eran de Andalucía) acaba de superar a Disney como empresa de entretenimiento que más cotiza en bolsa a nivel mundial. Es una empresa que tiene muchísimo respaldo financiero detrás y que puede endeudarse hasta donde quiera.

P. ¿Es una oportunidad para el sector audiovisual la creación de estas nuevas plataformas?

R. De varias maneras. Por ejemplo, si tú vives en una ciudad pequeña o en un pueblo en el que la oferta cinematográfica en las salas no es muy allá. Tú puedes tener acceso a buena parte de la historia del cine y  una buena parte de la producción internacional contemporánea sin moverte de tu casa a través de las plataformas mencionadas anteriormente, es decir,  que desde el punto de vista del usuario está es la gran ventaja. Antes cuando yo era joven, tenías que esperar a que llegara la película a tu ciudad y, en función de si era muy taquillera o poco taquillera, llegaba o no y había algunas que nunca llegaban a mi pueblo o a mi ciudad por eso yo tenía que conformarme a esperar unos cuantos meses a que salieran en DVD o no. Ahora gracias a las plataformas, casi todo está al alcance de un clic por eso podemos decir que es un avance.

P. ¿Cuáles son los factores negativos que impiden que dichas plataformas no sean rentables dentro del sistema digital de España?

R. El aspecto negativo, yo diría que en realidad en el caso de Netflix,  de las 139 películas españolas que tienen en su catálogo, la más antigua es del 1979/1980. Creo que es una película de Almodóvar, es decir, desde el punto de vista de lo audiovisual español Netflix solo te ofrece una parte muy concreta, sobre todo, de la película que son de los últimos años y todas tienen un perfil muy parecido. Son películas que podríamos llamar destinadas al  público o espectador medio, convencer a cuantos más espectadores mejor, es decir, son películas que desde el punto de vista creativo/artístico, salvo excepciones, no aportan gran cosa a la evolución del  cine español. La pega que le pondría  es que si uno quiere saber lo que es el cine español viendo las películas que hay en Netflix no se va a enterar porque Netflix ofrece una parte muy concreta. La mayoría diría, casi el 80%, que son de los últimos 10 años, del siglo 21 para atrás no hay nada.

P. ¿Se está convirtiendo Netflix en un acaparador del mercado?

R. Hombre, desde el punto de vista de la compra de licencias de derechos de exhibición Netflix tiene muchísimo dinero y es muy difícil competir con él, es decir, es un agente que se puede quedar con los derechos de casi todos. Muchas veces, compra los derechos a nivel global, no solo para un país, sino para todo el mundo. Es una empresa tan poderosa, con tanto dinero detrás, que ejerce un dominio apabullante del mercado desde el punto de vista de las licencias de distribución, y no desde el punto de vista de quedarse con los derechos de las películas y de las series. Por lo tanto, sí estamos en una situación de oligopolio.

P. ¿El desgaste de la televisión pública ha favorecido el auge y desarrollo de todas estas plataformas digitales?

R. Yo creo que no. Son procesos que van por caminos distintos, es decir, lo que ha favorecido el auge de estas plataformas es el hecho de que desde 2013 para acá la banda ancha que llega a los hogares,  los sistemas de compresión de imágenes y las pantallas que tiene la gente en casa han evolucionado esa tecnología y ya las podemos tener en casa desde hace aproximadamente 4 o 5 años. Una reproducción de una película con una calidad bastante buena y con una pantalla grande  ha hecho que el negocio se consolide y qué el negocio se expanda. Hace 6 años nadie se suscribía a las plataformas porque la imagen te llegaba entrecortada porque no tenías suficiente banda ancha, la calidad no era buena y no te compensaba mucho. Además, hace 5 o 6 años los catálogos de las empresas que se dedicaban Vídeo on demand eran bastante reducidos y con los años se han ido ampliando. Por ejemplo, el de Netflix que es una oferta considerable. Creo que lo de la televisión pública va por otro lado, pero lo que sí diría, obviamente, es que el tipo de espectador contemporáneo como sois vosotros, los más jóvenes. Sois alguien que quiere verlo todo y al alcance de un clic. No estáis dispuesto a esperar, que si quieres ver una película, la queréis ver ahora, le da mucha pereza estar sujeto a la programación de la televisión, es decir, esperar a tal hora para ver tal cosa. Os habéis ha creado en un entorno en el que ese es el tipo de consumo que se promueve el consumo. Eso, obviamente, no te lo da la televisión, ya sea la pública o la privada, eso es lo que en líneas generales está haciendo en las cadenas de televisión que vayan perdiendo la partida en relación a las plataformas de distribución digital y todo parece indicar qué son caballo ganador, que las plataformas van a acabar ganando esta carrera.

P. ¿Cómo pasó Netflix de vender Dvd´s a ofrecer un servicio en streaming?

R. Esa consolidación tecnológica se va desarrollando en el streaming y la banda ancha, todo esto genera un campo propicio para lanzarse sin dejar la distribución de DVDs. A pesar de todo, siguen difundiendo DVDs y mandandolos por correo a las casas. Las condiciones para que ese negocio empiece a ser rentable se dieron a partir de 2012/2013 (aproximadamente), pero hay otro dato que yo creo que es muy importante en Netflix y es que muchas de estas plataformas son streaming, de suscripción. Es decir, tú te suscribes a un servicio ellos en su trayectoria anterior, a través de los DVDs tenían herramientas y conocimientos sobre su relación personalizada con los usuarios, con los suscriptores y todo esto los convirtió en una especie de empresa the knowhow que atesoraba conocimientos a propósito de la rutina de los usuarios y para una empresa que se va a dedicar al streaming, las suscripciones han sido importantes. Lo que quiero decir es que el hecho de que no fueran una cadena de televisión, sino una empresa que se dedicará a mandar DVDs tenía un contacto directo con los suscriptores. Era lógico que diera el paso a eso, es decir, ya no te lo mando por correo, sino que te lo mando por un cable.

P. Por último, ¿se puede decir que en estos momentos nos hemos olvidado de la tv por cable y estamos más en la etapa de la tv online? ¿Esto es, en parte, gracias a la aportación de plataformas digitales como Netflix?

R. Yo creo que sí, sobre todo,  los jóvenes y quizás en la televisión lineal generalista también, sobre todo, las personas mayores desde hace muchos años. Esos creo que siguen viendo la televisión lineal, pero claro, a largo plazo estos espectadores irán desapareciendo y las nuevas generaciones creo que tienen poco interés por la oferta de la televisión en línea ya se en cable o generalista, no le veo mucho futuro la verdad. Principalmente ellos se están reinventando por eso, hay incluso una plataforma en marcha que une a Antena 3, Telecinco y Televisión Española para intentar combatir a Netflix a Movistar Plus. Yo creo que todo el mundo lo tiene bastante claro. En Estados Unidos ha pegado un bajón brutal la televisión por cable, mientras que las plataformas siguen subiendo. Entonces, lo tienen bastante claro, el futuro está en Internet; la tele se va a ver por internet y  los usuarios del futuro, aunque ya son los del presente, quieren verlo todo desde ya.

Leave a Response