El Bullying o acoso escolar es un problema social muy grave y que causa graves daños en la vida de muchos niños, adolescentes y jóvenes. La Fundación Universia define el bullying como el maltrato físico o psicológico deliberado y continuado que ejerce un niño o grupo hacia otro de forma cruel, con el objetivo de someterlo y asustarlo para conseguir beneficios propios y simplemente para satisfacer una necesidad de agredir y destruir que es propia de estos acosadores.

Según la página web Bullying & mobbing, estudios realizados entre jóvenes de entre 12 y 16 años han demostrado que el 10% de estos han sufrido bullying de cualquier tipo en su vida. Para hacerse una idea, en una clase de 30 alumnos de cualquier colegio de España, 3 alumnos de esa clase están sufriendo bullying, que multiplicado por 16 que son las clases que puede tener un colegio aproximadamente, hace un total de 48 niños sufriendo este maltrato en un solo colegio. El bullying es un problema que sufren más las mujeres, las niñas lo sufren en un 10% y los niños en un 7%.

El Bullying tiene un carácter general que afecta no solo al agresor y al niño que lo sufre, este también produce cambios en el entorno y en el contexto en el que se produce. Estos sucesos provocan cambios a corto y a largo plazo en los tres roles que nos podemos encontrar en un caso de Bullying. Aunque los principales sean el agresor y la víctima, la tercera figura que tiene una gran importancia son los testigos pasivos, que ven todo lo ocurrido pero no hacen nada. Según la Fundación Universaria estas son sus consecuencias por roles:

• Agresor: El niño que realiza este tipo de agresiones con el paso de tiempo causa una sensación de malestar en el entorno en el que se produce el Bullying, produciendo que los objetivos propuestos a nivel general del grupo sean más difíciles de conseguir por los problemas y tensiones generadas. A nivel personal, el agresor desarrolla a largo plazo una falta de la empatía y de la comprensión moral, además de tomar la violencia como una forma habitual de interacción con la sociedad.

• Víctima: La persona que sufre bullying desarrolla una sensación de miedo y rechazo al contexto en el que se produce la agresión debido al malestar que sufre en esos momentos. A largo plazo, las personas que han pasado por esto generan un sentimiento de desconfianza en sí mismos y en los demás por temor a repetir la experiencia vivida.

• Testigos pasivos: Estas personas se podrían considerar el elemento clave en estos sucesos, ya que podrían ser los encargados de acabar con el maltrato pero por su actitud autorizan al agresor a continuar con su postura violenta. La falta de decisión en la intervención provoca a largo plazo en estas personas una falta de sensibilidad, apatía e insolidaridad por haber vivido estos hechos traumáticos de cerca.

Hematoma que causaría un puñetazo/ Fuente: Wikipedia
Tipos de bullying

Cuando hablamos de bullying, la gente piensa de una manera general en un maltrato de todo tipo que causa grandes sufrimientos en la víctima, pero existen distintos tipos según la finalidad o el método de maltrato que se produzca. El tipo más común de todos es el verbal que utiliza como maltrato insultos o motes que minan la moral de la víctima atacando sobretodo defectos físicos. En los casos de los maltratos de un grupo frente a la víctima la parodia de canciones es un método muy común como nos han contado personas que han sufrido este tipo de acosos.

Otro tipo de bullying es el físico, donde el agresor recurre a la fuerza para hacer daño a la víctima. Este tipo de bullying es más propio de edades más pequeñas como primaria que más avanzada como secundaria. El tercer tipo, y que se puede unir tanto al verbal como al físico, es el psicológico que trata la finalidad con la que se realiza este maltrato. Estos objetivos que busca este tipo de bullying son tanto minar la autoestima del individuo, como fomentar una sensación de temor.

Para terminar el cuarto tipo es el bullying social y es uno de los más dañinos porque no solo provoca un daño físico o psicológico, si no que busca marginar a la víctima para que sienta una soledad completa de todo el entorno. El bullying, de todos los tipos, puede causar una sensación en la víctima que llegue a suicidarse, como es el caso de Diego, un niño de 11 de años que decidió acabar con su vida al sufrir bullying. 

Ciberbullying

Con el paso de los años la sociedad ha evolucionado y las nuevas tecnologías se han vuelto imprescindibles en nuestro día a día. Los jóvenes de los países desarrollados aprenden a controlar un ordenador a una edad muy temprana, pero esto un gran peligro, ya que las magnitudes de los hechos realizados en internet tienen unas dimensiones que ni muchos de los adultos conocemos.

Como hemos dicho anteriormente la llegada de la tecnología nos proporciona grandes facilidades en nuestra vida, pero ha provocado que existan fenómenos tan peligrosos como puede ser el Ciberbullying. Desde publicar mensajes dañinos en cualquier web a subir fotos intimas o perjudiciales de otras personas provoca que los jóvenes de hoy en día tengan un peligro más en sus vidas y una nueva preocupación para los padres.

Para la página ciberbullying.com el ciberbullying se define como: “uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. No se trata aquí el acoso o abuso de índole estrictamente sexual ni los casos en los que personas adultas intervienen”. Esto provoca una nueva dimensión para el bullying, que no solo puede afectar a una clase o a un colegio, sino a todo el mundo.

La Fundación ANAR y la Fundación Mutua Madrileña han publicado este año un informe en el que se demuestra con cifras que España es no de los países donde más ciberacoso se produce. Este tipo de acoso aumente proporcional según se aumenta la edad, hasta los 13 años, uno de cada 4 casos es ciberbullying, y al superar los 13 la probabilidad aumenta hasta 1 de cada 3 casos. Las chicas reciben este tipo de acoso en una mayor proporción que los chicos, siendo esta de un 70-30%. Para terminar con estos datos la plataforma en la que se desarrollan mayores casos de ciberbullying es WhatsApp, donde el acoso es diario y en la mayoría de los casos diario (71,8%).

Grabar una agresión como claro ejemplo de ciberbullying/ Fuente: psicopedia.org

Uno de los principales problemas que tiene el ciberbullying frente al bullying tradicional es la presencia del anonimato. Con el bullying el daño es directo y conoces directamente a la persona que te está haciendo daño, ya sea físico o psicológico, pero con el ciberbullying la posibilidad de no conocer quién o quiénes son los responsables de este acoso puede causar aún más angustia, ya que no te puedes enfrentar a ello.

Pero la tecnología en ocasiones sirve para que el bullying sea descubierto y se pueda cortar. Una joven nos cuenta cómo fue su caso de bullying en el instituto. Durante su curso de 1º de la ESO un grupo de chicas de su clase le estuvo haciendo bullying insultándola y humillándola con motes y canciones que acababan con su confianza. Durante el curso le dijeron que se metiera en una página web de un foro donde publicaban todo lo que le hacían e intervenía un hombre de Sudamérica, lo que indica la globalidad que pueden tener sucesos en internet. Una de estas jóvenes utilizaba como Nick el apodo que recibía en el colegio lo que sirvió para relacionarla y que ante la presión delatara a sus otras compañeras. En este caso, la tecnología causo daños pero su mal uso sirvió para acabar con este caso de bullying.

Métodos de actuación

Frente a un caso de bullying que afecta a niños pequeños que en muchos casos no saben cómo actuar, dos figuras como los padres o el personal docente son muy importantes para conseguir solucionar estos casos de maltrato. La Organización Educo ofrece una serie de pasos tanto a padres como a educadores sobre cómo actuar en caso de detectar un caso de bullying.

En el caso de los padres, la mayoría de los pasos están enfocados al apoyo de los padres hacía los hijos y hacerles ver que no están solos y que pueden contar con ellos siempre. Apuntar todo tipo de detalles que te cuente tu hijo y concertar una reunión con los responsables del niño en el centro son otros pasos que tomar para poder tomar las decisiones más apropiadas y que la seguridad del niño esté a salvo. En los casos más extremos, los padres deberían ir a la comisaría e informar a los dos policías que estén encargados del centro de que vigilen al niño en las hora extraescolares.

Por el otro lado, Educo recomienda que los profesores deberían tomar como medidas realzar en su trabajo valores como el respeto, la empatía y la superación de los estereotipos, además de vigilar las situaciones en las que sea posible este acoso, como puede ser el patio del recreo. Como medidas institucionales, el profesor debe informar a los altos cargos del centro y solicitar reuniones en las que los padres tanto del agresor como de la víctima estén presentes para pensar soluciones concretas. También debe hacer ver a los alumnos que no participan pero que son pasivos que el bullying hay que cortarlo de raíz y ante situaciones así hay que actuar.

Método KiVa
Finlandia es el segundo país, solo por detrás de Suiza, que mejor educación tiene tanto en edad primaria como en secundaria. Una de las medidas que le hacen estar en esa posición es el método KiVa, el cual está pensado para acabar con el bullying. Este método consiste en no enfocarse en el agresor o la víctima, sino en todos los testigos que no hacen nada para evitarlo. Si los testigos se enfrentan al agresor para que no lo repita, el bullying habrá acabado.

En España este programa ha llegado pero su implantación ha causado numerosos problemas en su procedimiento. El primer problema que nos encontramos sería la traducción del finlandés al castellano que dificulta la comprensión en este país. Otra diferencia que dificulta que se instale aquí es la diferencia de valores aquí en España frente a Finlandia. Valores como la cooperación allí están muy arraigados y en casos de disputa se busca la cooperación y no la confrontación. Para que este método se realizara en España, los centro de todo el país deberían añadir en plantel un equipo de especializados que conozcan como funciona dicho método y le enseñen a los profesores como ponerlo en práctica.

Leave a Response