El Borussia Dortmund recibía el pasado domingo en Westfalenstadion al Darmstadt, un equipo recién ascendido que llevaba casi tres décadas sin jugar en la división 1 de la Bundesliga alemana hasta la presente temporada. A priori la victoria de los locales se planteaba más que factible pero en el deporte no se puede dar por sentado un resultado hasta que se oficializa.

El ambiente en el renombrado Signal Iduna Park para animar a los amarillos en la séptima jornada del campeonato alemán era ensordecedor, con una afición, la de Dortmund dispuesta a llevar en volandas al equipo hasta la victoria, aunque el desplazamiento de aficionados del modesto Darmstadt fue masivo pese a las seis horas de viaje que tuvieron entre ida y vuelta.

El partido estuvo animado desde bien pronto, y es que Aubameyang, delantero gabonés del Borussia tuvo dos ocasiones solo contra el portero en los primeros 15 minutos de juego. Pese a esto, el Darmstad se adelantó en el marcador por medio de Marcel Heller y administró de manera fiable el resultado hasta el descanso.

Marco Reus, extremo alemán y estrella del equipo del Rurh, participó en el partido desde el inicio pero paradójicamente, pese a ser el valuarte mas valioso de los amarillos, fue su sustitución por el joven belga Januzaj la que despertó al equipo local. En los minutos 63 y 71 Pierre-Emerick Aubameyang puso el balón más allá de la linea de gol y remontó el partido con la ayuda en forma de asistencia de Ginter y Adnan Januzaj, de mayor dificultad la segunda, protagonizada por el jugador cedido por el Manchester United.

El estadio se vino arriba y pese a no parar de animar -ambas aficiones- en los 90 minutos, con el 2-1 la hinchada que estaba en casa convirtió el Signal Iduna Park en una fiesta del futbol y el ambiente desprendía un halo de euforia poco comparable a otros estadios del mundo. Con la remontada, que se antojaba bastante probable, el equipo visitante no se achantó en ningún momento hasta que en el último suspiro de partido, Aytac Sulu ponía las tablas en el marcador sin tiempo para el equipo entrenado por Thomas Tuchel de reaccionar.

Elaboraciónpropia

Con el empate, el Borussia Dortmund pierde la estela del lider de la liga y único equipo imbatido en Europa en todas las competiciones, el Bayern de Munich de Pep Guardiola. De los dos puntos, la diferencia con la victoria en esta jornada del equipo muniqués por 0-3 frente al Mainz 05, pasa a cuatro y aún sigue por delante de un rival directo como el vecino Schalke 04 de Genselkirchen aunque a un sólo punto.

Por parte del Darmstadt, celebraron el 2-2 como una victoria y es que sacar un punto de un estadio como el Signal Iduna es de mucho mérito ya que el Borussia Dortmund es uno de los “gallos” de la Bundesliga 1 y su estadio de los más difíciles de Europa. Con el empate, el novato equipo suma 9 puntos en 7 jornadas y sigue en la zona noble de la clasificación. Habrá que estar atentos a este recién ascendido que, hablando pronto, ha llegado a la primera división de Alemania para quedarse.

The following two tabs change content below.

Leave a Response