La Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE), ha visitado la Facultad de Periodismo de Cuenca para impartir una conferencia sobre “Masculinidad hegemónica: de la cultura de la violencia a la cultura de la violación”. Los encargados de esta charla han sido David Kaplún, antropólogo y socio de la asociación, y Carolina Pulido, socióloga y consultora independiente.Ambos han intentado desmontar los clichés que existen en nuestra sociedad, así como las diferencias de género que existen en las cadenas generalistas de nuestro país. Dos ejemplos serían Divinity, cuya programación está dedicada al género femenino: programas de cocina, de decoración o de bodas entre otros, mientras que Energy hace justo lo opuesto: películas de acción, policiacas o programas sobre competiciones de motor.

Pulido ha afirmado que los seres humanos no nacemos con unos gustos predeterminados, no son instintivos, es la sociedad la que nos impone desde que nacemos estas normas. Por su parte, Kaplún ha reivindicado que “para lograr la igualdad, los hombres deben trabajar la empatía; los sentimientos o el cuidado de la casa”, mientras que la mujer debe trabajar en todo lo contrario, en el empoderamiento: lograr altos cargos de responsabilidad, creer en sus capacidades o tener su propia autonomía.

David Kaplún y Carolina Pulido miembros de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE). Foto realizada por Ariadna Burgos

En segunda instancia, los ponentes han hablado de la violencia explicando que esta no se ejerce contra cualquiera sino contra quien uno sabe que puede: “agredimos a las mujeres porque las consideramos inferiores” ha sostenido Kaplún. Por su parte, Pulido ha añadido que “nos están educando desde la Cultura de la violación”, desde la familia con los chistes ofensivos hacia la mujer, pasando por la educación que se imparte desde los colegios hasta la vida exterior de la sociedad, como la televisión por ejemplo.

Pulido ha explicado que en el colegio pocas veces se han dado charlas sobre sexualidad y placer, sino que se imparten desde la perspectiva de la sanidad o de advertencia a las mujeres para que no se queden embarazadas, dejando a un lado la responsabilidad del hombre. En la parte externa influye la televisión, una televisión que se ha dedicado desde sus inicios a estereotipar, jerarquizar y por supuesto, utilizar a la mujer como objeto sexual en la publicidad.

Asuntos como las relaciones abiertas o la industria del porno también han sido abordados en la conferencia. En ella, los alumnos y profesores asistentes han podido cuestionar a los ponentes y añadir sus propias opiniones y experiencias. Tanto Kaplún como Pulido, al finalizar la ponencia, han instado a los futuros periodistas a hacer un buen uso de la comunicación ya que los medios influyen en la opinión de la sociedad. Utilizar el lenguaje inclusivo, evitar culpar a la víctima, evitar el sensacionalismo, así como respetar la confidencialidad y el anonimato de la víctima, son algunas recomendaciones para intentar lograr la igualdad real entre hombres y mujeres.

The following two tabs change content below.

Ariadna Burgos

Alumna de la Facultad de Periodismo (UCLM) No vengo a cambiar el mundo, pero casi. Resiliencia como forma de vida. Mi voz, como la tuya, también cuenta; acabemos con las injusticias y desigualdades.
Ariadna Burgos

Ariadna Burgos

Alumna de la Facultad de Periodismo (UCLM) No vengo a cambiar el mundo, pero casi. Resiliencia como forma de vida. Mi voz, como la tuya, también cuenta; acabemos con las injusticias y desigualdades.

Leave a Response