Las agencias internacionales de noticias tuvieron su origen en la segunda mitad del Siglo XIX y su creación fue necesaria por varias razones; el capitalismo industrial se expandía, el consumo de prensa crecía y con ello también la inclusión de las nuevas tecnologías de la comunicación. Se producía una demanda cada vez mayor de información por parte de la sociedad, y los diarios, radios y televisiones no contaban con el capital humano necesario para cubrir todos los eventos que surgían en todo el mundo. Además, las gacetas tenían la costumbre de copiarse las noticias ya que era la única posibilidad que tenían de recibir información exterior. Cabe destacar un hito que marcó un antes y un después en el trabajo de las agencias de noticias: la invención de la máquina de escribir. En 1868, la máquina de escribir y el telégrafo dieron lugar al teletipo, el aparato que facilitó el envío de las noticias de las agencias a sus suscriptores de todo el mundo.

La primera agencia de noticias fue la Agencia Havas (actual Agence France Press, AFP). Esta agencia se creó en Paris en el año 1835, con el fin de distribuir información económica para los hombres de negocios. Otras de las primeras agencias de noticias fueron EFE en España, Reuters en Reino Unido, ANSA en Italia o Associated Press en Estados Unidos, entre otras.

Las agencias internacionales de noticias tienen una red de corresponsales cuyo objetivo es recoger las noticias de los distintos lugares en los que se encuentran. Estos corresponsales envían la información a la sede central de la agencia, donde la tratan para después enviarla a sus clientes. Entre los clientes de una agencia internacional de noticias destacan periódicos, radios, revistas, televisiones o portales online. Estos clientes pagan a la agencia por la información que después ellos exponen en sus diferentes plataformas, por eso es habitual ver una redacción similar de una noticia en varios diarios, ya que la información recibida es la misma o muy parecida.

Las agencias de noticias pueden ser nacionales o internacionales, además de públicas o privadas. Entre las nacionales e internacionales se establece una diferenciación según el territorio en el que trabajan; las nacionales centran sus negocios en el país donde tienen su sede y allí distribuyen la información a los medios nacionales. Las agencias internacionales, sin embargo, disponen de grandes recursos económicos, ya que cuentan con una red de corresponsales destinados en países de todo el mundo y distribuyen la información en varias lenguas.

 

La trayectoria de las agencias internacionales de noticias

Como he mencionado anteriormente, el teletipo marcó un antes y un después en el trabajo de las agencias ya que permitió enviar las noticias a todos los suscriptores de todo el mundo. En los años 80, la invención del ordenador propició un gran avance, ya que las máquinas de escribir fueron sustituidas por los ordenadores, lo que permitió modificar las notas de prensa con gran rapidez y supuso un gran avance tecnológico para las agencias y para el mundo entero. También cabe destacar que durante el periodo de entreguerras se consolidaron dos medios de difusión que compitieron con las agencias: la radio y la televisión. Éstas, lograron adaptarse a este panorama y no se enfrentaron a un rival de peso hasta el surgimiento de Internet a finales del Siglo XX (1969).

Hasta la llegada de Internet, las agencias han ido adaptándose a los nuevos panoramas informativos con la llegada de otros nuevos medios como los que he mencionado anteriormente. Con la llegada de la era digital, la introducción de cualquier innovación tecnológica supuso una transformación de las rutinas periodísticas y al surgimiento de otras nuevas. Por ejemplo, la invención de la fotografía abrió un amplio camino para el despegue del fotoperiodismo y las agencias incorporaron a sus rutinas periodistas multimedia y diseñadores gráficos que se ocuparon de añadir fotografías, infografías, vídeos y audios a las noticias, algo que ha aumentado las posibilidades de comunicación y que hace la información más atractiva.

Internet ha cambiado los procesos de intercambiar la información y la manera de comunicar, ya que ha aumentado las posibilidades de comunicación. Se ha producido un profundo cambio en la relación que los medios tienen con su audiencia ya que ahora el periodista no es el único intermediario entre el emisor y el receptor. Con las posibilidades que ofrece la red, un ciudadano puede mostrar una información y compartirla o buscar sus propias fuentes, además de poder hacerlo también una empresa periodística y esto es algo que podría afectar notablemente al trabajo de las agencias internacionales de noticias al no ser las únicas que tienen acceso de primera mano a la información.

Por suerte para las agencias, ni los nuevos hábitos de consumo de información, ni las nuevas rutinas periodísticas, ni la globalización de las empresas multimedia han  dañado el trabajo de las agencias de noticias, como demuestran numerosos estudios. Schramm, en su estudio sobre la cobertura de noticias sobre los países en desarrollo, realizado entre catorce periódicos asiáticos en 1977, concluyó que el 75% de las noticias procedían de las cuatro grandes agencias de noticias (AP, UPI, Reuters y AFP). Por otra parte, Sparkes estudió un año después el panorama en Norteamérica, y demostró que más de un 70% de las noticias sobre Estados Unidos en los periódicos canadienses procedían de agencias de noticias, mientras que más del 80% de las noticias sobre Canadá en periódicos estadounidenses también habían sido extraídas de agencias.

 

El trabajo de campo: los corresponsales

La diferencia entre un corresponsal y un reportero es que este primero suele residir en la ciudad o país en el que desarrolla su trabajo, mientras que el reportero es enviado para una cobertura de un periodo de tiempo temporal.  Los corresponsales tienen un papel muy importante en el periodismo ya que son una fuente de información fiable, pues están en el momento y lugar de los hechos y, en la mayoría de ocasiones, son testigos directos de la información que transmiten.

Muchos corresponsales son enviados por los medios de comunicación para los que trabajan a la ciudad o país donde van a desarrollar su trabajo, pero también existen los corresponsales freelance, que también trabajan con medios de comunicación pero de forma autónoma. Este tipo de contratación es posible verla cuando un medio no tiene los recursos suficientes para hacer frente a los costes que supone tener a varios profesionales destinados en diferentes lugares del mundo.

El papel de los corresponsales es fundamental para que los usuarios de los medios puedan recibir una información internacional de calidad y fiable, sus crónicas y noticias son fundamentales en las páginas que abren la actualidad. Pero, sin embargo, este oficio está en peligro desde que estalló la crisis del periodismo. La situación que están atravesando muchos medios de comunicación precariza el periodismo y hace que peligre la información internacional debido a los recortes de costes que están llevando a cabo las empresas periodísticas debido a la crisis económica, algo que hace del periodismo una muerte anunciada y que cada día existan más periodistas freelance; esta figura se ha multiplicado en los últimos años. Según las cifras de la Asociación de Trabajadores autónomos, entre 2008 y 2012 se registraron en España más de 2.000 nuevos periodistas freelance. Y, aun así, según el Observatorio de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), esto representa un quinto de los casi diez mil puestos de trabajo que han sido destruidos en el sector desde el inicio de la crisis en el año 2008. Esto tiene sentido al pensar que la información internacional requiere grandes costes y las empresas de comunicación han recortado gastos en corresponsalías y reporteros. Es una situación complicada ya que mientras las empresas periodísticas recortan gastos en internacional, muchos de esos periodistas se ven obligados a viajar a esos países por cuenta propia, con menos seguridad y de forma más precaria, con el fin de conseguir esa información que luego venderán a dichas empresas.

Esta falta de protección de los corresponsales freelance se deja ver, por ejemplo, en países como Siria. Según el Comité de Protección de Periodistas (CPJ), 28 periodistas murieron allí en 2012 debido a la peligrosidad del conflicto, algo que hace que muchas empresas dejen de trabajar con freelancers al no querer contribuir a que reporteros sin contrato tomen riesgos innecesarios.

Pero, dejando a un lado las condiciones de trabajo de los corresponsales de las agencias internacionales, voy a centrarme en el maravilloso trabajo que realizan estos periodistas para contribuir a la formación de la opinión pública y para que los ciudadanos tengamos una información internacional de calidad.

Internet es un entorno en el que todos los usuarios pueden opinar y emitir informaciones que pueden tener distintos grados de veracidad. Podemos encontrar informaciones de todo tipo y también opiniones sin fundamento y sin ningún valor. Aquí es fundamental el trabajo de los periodistas de agencia, ya que son la mejor voz para contar lo que pasa en el exterior, ya que, como comentaba anteriormente, están en el lugar de los hechos cuando estos ocurren y conocen la información de primera mano. Además, contribuyen a la creación de análisis documentados, entrevistas con puntos de vista relevantes para su contexto o a la aportación de reportajes desde lugares apartados de la actualidad, algo que hace todavía más rica su función. Además, estos periodistas también “criban” la información para diferenciar los contenidos verídicos de los falsos. En definitiva, son capaces de evaluar el grado de fiabilidad de las informaciones contradictorias de los medios de comunicación.

Nadie mejor que un corresponsal ejerciendo como tal sabe cómo es su trabajo y en qué consisten sus rutinas. Para meternos más en contexto y avanzar en el tema, hablamos con Marta Borras Mínguez, corresponsal de la Agencia EFE en Bruselas, que nos cuenta todos estos detalles.

P: ¿Cómo es el trabajo diario en una agencia?

R: Te puedo hablar, sobre todo, del trabajo en la delegación de Bruselas. Al ser la «capital europea», el 80 % de nuestras notas giran en torno a las instituciones comunitarias. Todos los días, a mediodía, hay una rueda de prensa donde la Comisión Europea hace sus anuncios y se puede preguntar a los portavoces sobre los temas de actualidad. Estos son asuntos que cubrimos a diario.

Además, casi todas las semanas hay algún Consejo de Ministros europeos, a los que asiste el Ministro español de turno. Por supuesto, a eso se suman las cumbres europeas, que en principio son cuatro al año, pero siempre hay cumbres extraordinarias para tratar temas específicos, como por ejemplo lo que ha ocurrido en los últimos años con el Brexit.

P: ¿A qué noticias se les suele dar más importancia?

R: La información más «importante» que cubrimos es de tipo económico. Por ejemplo negociaciones sobre cómo avanzar en la unión bancaria, sobre fiscalidad, multas que la Comisión Europea pone a ciertas empresas, etcétera. También el ámbito exteriores es una cartera importante, así como la política migratoria. Además, desde que Puigdemont llegó a Bruselas, de vez en cuando nos toca cubrir temas catalanes.

P: ¿Cómo se organizan el trabajo los periodistas de una agencia de noticias?

R: En la delegación de la AgenciaEFE somos siete personas y cada uno tiene asignada una cartera concreta. Es importante la especialización en este ámbito porque los temas europeos suelen ser complejos y exigen un seguimiento continuo. Además, muchas veces viajamos para cubrir reuniones relacionadas con la UE en otros puntos de Europa.Es un trabajo siempre entretenido, todas las cosas «gordas» terminan en Bruselas.

P: ¿Cuáles son sus clientes?

R: En la Agencia EFE, nuestros «clientes» o abonados son los medios españoles y también muchos medios de comunicación latinoamericanos, tanto periódicos, como televisiones y radios.

P: ¿Son diferentes, en algún aspecto, las rutinas de trabajo en una agencia o son similares a las de una sala de redacción de un periódico?

R: En mi caso, no puedo decirte si nuestro trabajo es distinto al de una redacción de periódico porque siempre he estado en una agencia.

 

Si algo nos ha quedado claro es que las agencias de noticias han ido viendo cómo día a día ha ido cambiando su rol, su función, sobre todo en dos aspectos importantes: la inmediatez informativa y el monopolio de la información.

La llegada de internet trajo consigo una urgencia en la transmisión de la información y una necesidad por parte de los usuarios de estar recibiendo información en todo momento, algo que impulsó nuevas técnicas a la hora de informar; última hora, crónicas en directo, algo que en principio era propio de las agencias de noticias y que otros medios de difusión adoptaron a su función para poder competir y cumplir los deseos del nuevo panorama informativo.

Ahora, el monopolio de la información no está en manos de las agencias sino que otros medios como los periódicos y los medios nativos digitales se han convertido en “agencias”, y a estas no les ha quedado otra más que adaptarse al nuevo panorama.

Pero si hay algo que va a diferenciar siempre a las agencias de otros medios es la rapidez, la divulgación de una información veraz y sin aditivos, el rigor periodístico, la fiabilidad y el servicio a sus clientes. Y esto es algo que las agencias internacionales de noticias siempre deben tratar de conservar para poder seguir compitiendo en este nuevo panorama y así despuntar y compensar la brusca reducción de ingresos que han sufrido a lo largo de estos últimos años.

Eva Casasnovas

Eva Casasnovas

Estudiante de Periodismo en la UCLM

Leave a Response