Parece algo anclado en el pasado, correspondiente a la época de crisis. Pero no es así: La pobreza sigue presente en España. Y, lamentablemente, más que nunca. Según los datos del VIII Informe anual de seguimiento del indicador AROPE en España y sus comunidades autónomas, elaborado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) en el año 2017, un total de 12.338.187 personas, es decir, el 26,6% de la ciudadanía, se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión social.

Dentro de este porcentaje, nos encontramos a las personas sin hogar. Ellos son uno de los colectivos más vulnerables de nuestra sociedad, y que requiere de más visibilización. ¿Es suficiente, en términos prácticos, nuestro sistema de protección social actual para garantizar el derecho a una vida digna a quien lo ha perdido todo? Además, hay otros problemas candentes, como las largas listas de espera quirúrgica, las pensiones, los desahucios, que se encuentran a la orden del día…El estudio, realizado a partir de los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE) y Eurostat, arroja varios datos muy reveladores.

Población en riesgo de exclusión social en España. fuente: Informe AROPE 2018.

El carecer de trabajo deja de ser una excusa en los últimos años, ya que el 30% de las personas en exclusión social tiene un empleo, el cual conlleva, muy usualmente, condiciones precarias. El único punto positivo podemos encontrarlo en la disminución de los datos del año pasado. 1,3 puntos, lo cual supone unas 600.000 personas menos. Sin embargo, estos datos aún se alejan de las 11 millones de personas en exclusión social que se contabilizaban en 2008, al inicio de las crisis. No solamente tenemos que centrarnos en España, sino en todo el mundo. Contamos con los recursos necesarios. También con el progreso económico y tecnológico, pero en Occidente sigue faltando esa pizca de conciencia que haga ver la verdadera urgencia del problema. Hablando de nuestra comunidad, y siguiendo los datos ofrecidos por el INE, la tasa de riesgo de pobreza indicada en el último informe AROPE se situó en un 28’1%. Se mejoró así la tasa de 31’7% del año anterior (2016)

¿Cuál es el papel de las ONG?

Uno de los activos más importantes con los que cuenta la sociedad para revertir esta situación son las instituciones sin ánimo de lucro. Ayudan a miles de familias a lo largo del año y sus acciones tienen un enorme impacto en muchas vidas. No obstante, ¿Abarcan las ONG todo lo que quisieran? Cristina Delgado, Técnico provincial de Plan de Ayuda Alimentaria de Cruz Roja en Cuenca, explica que su tarea en este ámbito se limita a repartir las provisiones de comida que les llegan desde el Banco de Alimentos.

Al preguntarle por las edades más frecuentes de los solicitantes responde que tienen a gente necesitada de todas las edades, pero que “la franja de 30 a 50-60 años sería la franja con más gente en vulnerabilidad”. Los factores para el reparto vienen dados por los miembros de la unidad familiar, ingresos económicos y las posibilidades del solicitante de insertarle al mercado laboral.

Cruz Roja ayudó en la provincia conquense a más de 1500 personas durante todo el año 2018. A día de hoy, hecho ya el recuento del mes de septiembre de 2019, cuenta con 7302 socios y 2320 voluntarios. Pero entienden que implicarse tanto no debe ser algo único y exclusivo del voluntariado, sino que insisten en la necesidad de mayor ayuda gubernamental.

Otra de las ONG más importantes a nivel nacional es Cáritas. Según su web, el último dato financiero facilitado son los 353.076.763 euros del año 2017. El 73% proceden a través de donaciones privadas, mientras que el 27% restante se trata de subvenciones de las instituciones europea, central, autonómica y local. En Cuenca, Cáritas cuenta con 320 voluntarios.

¿Se implica lo suficiente el Gobierno para ayudar a cambiar las cosas?

La pobreza se sitúa como la mayor preocupación de los españoles (60%), tal y como refleja el CIS del pasado mes de septiembre. Los problemas de índole económica se encuentran en el tercer puesto (25’3%) Con estos datos en cuenta, sería normal pensar que los políticos, representantes de los ciudadanos, hacen todo lo posible para cambiar el panorama. ¿Es realmente así?

Pablo Martínez, voluntario de Cruz Roja durante los últimos 43 años, afirma que en 2018 y 2019 han recibido algo más de dinero, remarcando la falta de ayudas en años anteriores: “En estos últimos años no se han recibido subvenciones suficientes. Desde los años anteriores al 2015 ha habido diferencia de lo que era la comparación de las entidades. La ayuda se ha incrementado, anteriormente nos cerraban todas las posibilidades de cooperación. Esto se mantiene con las aportaciones de los socios, y anteriormente funcionaba con proyectos subvencionados por entidades como la Junta de Comunidades, el Ayuntamiento o la Diputación…Hubo un tiempo que eso se cortó, ahora se ve que los programas están empezando a funcionar. Pero se necesita más. Como asociación muchas veces no llegamos a donde quisiéramos llegar”.

Luis Ballesteros, voluntario de Cruz Roja Cuenca desde hace 5 años, concuerda en este tema, manifestando que no se cuida a la gente como se debería y que se necesitarían más subvenciones para cubrir sus labores humanitarias: “Los políticos muchas veces están para la foto, pero a la hora de la verdad no hay ayudas suficientes. Aquí pagamos mucha luz, mucho gas, alquileres, alimentos…Cosas que podrían pagar ellos. Son necesidades básicas que si una familia necesita debería proveérselas el Gobierno”. Los voluntarios señalan algunas de las medidas que se podrían tomar para ayudar a reducir las cifras de personas en riesgo de exclusión social: Ampliar el parque de viviendas de alquiler social, impulsar la vivienda social como equipamiento público y promocionar el uso de viviendas vacías, regular el mercado de alquiler…

Población AROPE por edad a través de los años. Fuente: Informe AROPE 2018.

Daniel Rodríguez de Blas, técnico del Equipo de Estudios de Cáritas y de la Fundación FOESSA, (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada) también nos atiende, a través de correo electrónico. Ofrece su punto de vista acerca de estas ayudas: “La apuesta por políticas de recortes económicos durante la crisis nos ha traído esa factura de tantos millones de personas en situación de exclusión. Esto refleja, como mínimo, un descuido en esa obligación por parte del Estado y quienes lo dirigen en sus diversos niveles, ya sea central, autonómico y municipal, de garantizar los derechos de todos los ciudadanos”.

“Todo granito de arena hace montaña”

Además de estas subvenciones, también está en nuestra mano ayudar a los demás. No solamente a través de acciones, sino también con pequeñas donaciones. “Lo que más demanda requiere de voluntarios es en actividades con personas mayores, personas con discapacidad, personas refugiadas, socorro y emergencias…Se puede aportar su persona a través del voluntariado o a través de recursos económicos, todo granito de arena hace montaña”, explicaba Cristina Delgado. Siguen hablando los voluntarios, con toda la razón, en nombre de Cruz Roja, cuando piden más visibilidad y ayuda:   “Lo que necesitamos son mucho más voluntarios, sobre todo aquí en Cuenca. También más información en la prensa, que la gente se conciencie de lo que las personas en vulnerabilidad necesitan. Hoy podemos estar aquí bien y mañana podemos estar pidiendo.”, explica Luis Ballesteros.

Daniel Rodríguez, en nombre de Cáritas, explica que en este tema todos debemos estar concienciados, no solo las altas esferas: “Los ciudadanos no debemos dejar que sean sólo otros -Políticos, líderes…- los que designen hacia dónde vamos como sociedad. Debemos participar y exigir al Estado que se facilite dicha participación. Hay otra cosa que cualquier lector tiene en su mano y es ejercer el poder que nos otorga el mercado como consumidores, practicar un consumo responsable. Decidir dónde gastamos, cuándo y cómo tiene una fuerza moldeadora de la que no siempre somos conscientes. Pensemos en a quién beneficiamos con nuestra compra, la repercusión que tendrá sobre otras personas, sobre el medio ambiente, etc.”

La pobreza es algo que se debería combatir todos juntos. Para erradicar un problema complejo que necesita soluciones complejas, no superficiales.

The following two tabs change content below.

Alejandro Del Valle Jiménez

Latest posts by Alejandro Del Valle Jiménez (see all)

Leave a Response