Desde la revolución industrial se empezó a utilizar la combustión del petróleo y del carbón para producir más energía y así fabricar aún más. Cada vez ha ido aumentando más hasta provocar que las emisiones de gases de CO2 en esas combustiones, generen un efecto invernadero afectando al cambio de clima. Desde hace mucho tiempo, en ámbitos científicos se ha ido avisando de que esto iba a pasar. Es ahora cuando la ciudadanía está viendo y percibiendo estos cambios que se están produciendo. Una de las actuaciones importantes en las que todos pueden contribuir a salvar el planeta es compensando su huella de carbono, de tal forma que se pueda disminuir la emisión de CO2 que uno mismo puede llegar a producir, a nivel personal y empresarial.

La huella de carbono es la cantidad de CO2 que por tu actividad estás emitiendo a la atmósfera. Además, se puede aplicar a cualquier cosa, como a una persona, a un coche, a una empresa, entre otros. Un ejemplo para entenderlo podría ser cuando todas las mañanas vas a trabajar y en vez de ir en bicicleta o transporte público, lo haces en tu coche. A día de hoy, puedes contabilizar las emisiones que emites, puedes medirlo dependiendo de tipo de coche que sea y la duración de su uso. En el caso de una persona se puede calcular a lo largo de un año. Normalmente se aplica a las empresas por su actividad durante un año, y esa sería su huella durante ese periodo determinado. Lo que se está intentando es minimizar esa huella que genera la empresa o la persona a través de distintas alternativas.

Cualquier persona o empresa puede compensar su huella de carbono, en el caso de una empresa “a partir del protocolo de Kioto se generaron unas normas en las que se ponían unos límites. Hay unos límites, tú tienes unos derechos de emisión, es decir, tu puedes emitir 5 toneladas al año, si te pasas, eso que te has pasado debes cubrirlo de una manera. La manera es si yo a lo mejor puedo emitir 10 y emito 3, pues ahí entra el mercado de los créditos de c02. Eso sería la primera parte, la más gruesa, que es el mercado obligatorio de CO2” afirma Miguel Ángel, licenciado en Ingeniería de Montes y trabajador de consultoría forestal, llamada Agresta. A lo que suma “luego está el mercado difuso que todavía no está regulado a nivel internacional, pero sí que se está trabajando en ello. Es conseguir esas emisiones que tú no tienes que pagar por ellas, intentar reducirlas, y en un futuro, conseguir que tu huella sea un balance de 0”.

Algunas empresas tienen una gran capacidad de emisiones que seguramente se pasen y tienen que recurrir a la compra de esos créditos de carbono a otras empresas o países, normalmente en vías de desarrollo, ya que su ambiente es mucho más sano y lo que ellos no emiten lo venden a otras empresas que emiten más. Sin olvidar las posibles emisiones de CO2 que no están reguladas por el mercado obligatorio. “De esta forma entras en el mercado difuso y eso no es obligatorio, es voluntario. Entonces voluntariamente puedes decir esta es mi huella yo quiero minimizarla y puedo hacer varias cosas como, por ejemplo, hacer una repoblación en una zona quemada. Esas plantas están absorbiendo c02 de la atmosfera, entonces hay una compensación de lo que yo emito con lo que absorbe esa planta. Y compenso lo que yo emito con lo que se absorbe” apunta el consultor forestal.

Actualmente como está planteado el mercado “hay un tejido industrial que beneficia a muchos países, especialmente a los desarrollados, y unos intereses en los que ese mercado y esa empresa continúan. Lo que sí que se ha comprobado es que cuando hay un incremento como la temperatura de la tierra supere un umbral determinado que cuando supere dos grados la temperatura por encima de la temperatura que había antes de la época industrial, las catástrofes van a ser increíbles. Ya se va notando, ya vamos casi un grado de aumento, las catástrofes van in crescendo” afirma Pilar Durante, doctorado industrial e ingeniera de montes.

Compensar tu huella de carbono para que sea 0, lo que consigues es no emitir CO2. Es un cambio muy brusco. El consultor forestal sostiene que, si todo el mundo se concienciara y quisiera llegar a ese objetivo de alcanzar al 0 absoluto, aunque es muy difícil, se disminuiría muchísimo las emisiones de co2 y el efecto negativo que eso está produciendo en el clima. Además, es una contaminación que afecta a la salud de las personas, de los animales y de las plantas. En Madrid, muchas veces se para el tráfico porque hay medidores y unos límites, si se sobrepasan, esas emisiones importantes de CO2 provocará unos cambios importantes de salud. Las enfermedades pulmonares están creciendo exponencialmente estos últimos años.

Tráfico en la carretera hacia Madrid. // Fuente propia

La forma de calcular las emisiones de CO2 es en el peso de gas emitido en toneladas, dependiendo de la empresa que sea emite x toneladas de peso a la atmósfera. Desde el protocolo de Kioto, lo que se pretende regular es que esas emisiones lleguen a un límite de emisiones, y, sobre todo, actuar en minimizar las que ya se están emitiendo. También conseguir disminuir esas emisiones mediante otras alternativas como la absorción de ese gas a través de la vegetación. En el marco de este protocolo del Ministerio para la Transición Ecológica, en el periodo de 2008-2012, la Unión Europa y sus Estados Miembros tenían la obligación de reducir hasta un 8% de emisiones de CO2. En cambio, en el periodo 2013-2020, quieren conseguir reducir las emisiones de estos gases en un 20%.

CeroCO2 es una calculadora de emisiones de gases de efecto invernadero. Gracias a sus herramientas puede analizar tu entidad o tu actividad y calcular las emisiones de CO2 emitidas. Además, compensa tus emisiones de CO2. Para ello, se ciñen en las metodologías y normativa internacional Greenhouse Gas protocol, aplicando factores de emisión apropiado a su fuente de emisión y pasa su correspondiente sector de actividad. Todos los resultados son recogidos en una memoria de emisiones de CO2 donde se realiza un seguimiento de su progreso.

Cuenca es una de las ciudades que menos emisiones de CO2 emite, al tener menos industria esas emisiones se pueden minimizar, y no se contribuye en gran medida a ese incremento de CO2 en el ambiente. Se pueden apreciar los efectos a nivel global con respecto al cambio climático. El punto positivo de esta ciudad es que cuenta con una amplia masa forestal cerca de la ciudad que eso ayuda mucho más. Además, se habla de que Cuenca podría ser un sumidero de fijación de CO2. La vegetación al crecer utiliza el CO2 y lo transforma a través del proceso de la fotosíntesis en el crecimiento de la planta, y ese CO2 que está en el ambiente se fija en la madera, entonces es una forma de quitar ese gas extra que estamos echando, y utilizarlo en algo que sea más positivo.

Desde Agresta, trabajan en zonas que han sido incendiadas, ese CO2 acumulado ya no está y es una zona con nada o poca vegetación para poder volver hacer una reforestación de esa zona, y así a lo largo del tiempo pueda absorber ese CO2. También trabajan en las masas forestales gestionadas de manera sostenible, si con esa gestión provocas que haya un incremento de absorción de CO2 mayor que si no la gestionas, se desarrollara sin hacer ningún tipo de actuación. Han demostrado que esas actuaciones que se hacen sobre las masas forestales para un mantenimiento sostenible de esos bosques, además de los objetivos de mantener y conservar los ecosistemas, también provocas que haya un incremento en la absorción de CO2 que el que habría si no las gestionas.

Árbol con muchos años de antigüedad. //Fuente propia

Las actuaciones concretas suelen ser cortas, un ejemplo sería el árbol tiene una vida en algunos de 100 años, 120, 140, 200 años y en ese periodo, una zona con esos árboles en lugar de crezcan todos a la vez y se mueran a la vez, pues lo que se hace es ir cortando unos cuantos dejando otros para que crezcan y puedan echar semillas. Es una manera de que el desarrollo de la masa forestal vaya siendo continuo a lo largo de la vida y se pueda aprovechar esos recursos naturales de una manera sostenible, y mediante esos tratamientos poder incrementar esa absorción de CO2.

Mercado Voluntario

Ahora mismo dentro del mercado es donde entran aquellas empresas con acciones que sus emisiones no son tan importantes, pero si existen emisiones y de alguna forma se quiere incentivar esa conciencia social. Una de las formas de este mercado voluntario es compensarlo a través de determinadas fuentes de absorción de CO2 porque es uno de los gases más contaminantes, pero no es el único, cuando hablamos de gases de efecto invernadero como el azufre, nitrógeno, entre otros.

Pilar Duarte menciona que una gran ventaja de masa forestal es que principalmente nuestra cobertura vegetal absorbe lo que necesita para su crecimiento, tras su fotosíntesis, respira oxígeno y en cambio absorbe CO2, se puede emplear este método para compensar emisiones de este mercado voluntario. De hecho, la consultora afirma que dentro del ministerio existe un registro oficial donde las empresas puedes registrar esas compensaciones de carbono y a cambio el ministerio te otorga un sello en el que tu como empresa puedes utilizarlo o bien por responsabilidad corporativa, porque crees que tus emisiones se deben de compensar, o bien utilizando cada vez más un incentivo. Hay otros fines como, por ejemplo, a optar a determinados proyectos que se validan cuando por ejemplo haya empresas que tengan una opción encaminadas a la reducción de sus emisiones.

A las empresas les compensa introducirse en el mercado voluntario. Primero porque es la tendencia de este mercado que sea oficial y estas otras empresas también en un futuro se llegue a una obligatoriedad para compensarlas. También es la tendencia a regular este mercado con bonos de CO2, más conocidos como bonos de carbono. “Que se hagan dentro del mercado voluntario estos bonos de carbón o que también se hagan efectivo. Que te compensen económicamente una transacción, te emito tanto o emito menos, luego puede vender estos bonos a otras empresas que me los va a comprar. Y yo tengo unas transacciones económicas, gracias a esos bonos, beneficio puramente económico, aunque ahora beneficio moral, ético también existe. A nivel gubernamental se está apoyando esas iniciativas que tengan ese sello o esa compensación para poder optar a eso. Incluso hay muchas empresas en las que tienen una parte social y una obra social independientemente de su actividad normal. Todas estas acciones de mejorar el medio ambiente e intentar involucrase tiene una mejor imagen a esa empresa” manifiesta Pilar.

Además, añade que en el mercado obligatorio si tú te pasas se penaliza. Por ejemplo, en el impuesto de la luz, está subiendo porque precisamente están generando muchas más emisiones y están siendo penalizadas y eso está repercutiendo en las facturas de la luz que nosotros estamos pagando. Hay muchas formas de ver como se está incrementando ese precio, pero sobre todo por el precio tan alto que se les va a cobrar por pasar ese límite a muchas empresas energéticas principalmente. Otra opción es compensar con proyectos en otras zonas.

Evidencias

Paradójicamente las emisiones aumentan y siguen aumentando. Desde el punto de vista de la consultora, de momento a nivel mundial, esperan que las políticas que se estén haciendo tengan en alguna ocasión el efecto deseado.  Actualmente la industria tiene mucho poder y demanda e incluso en muchos países como EE.UU. que no ha firmado convenio mundial para sumarse a esas medidas. Hasta ahora no hay una obligatoriedad de los países a que se reduzcan, es un compromiso que se hace firme si tú firmas el tratado que te obligan a comprometerte, pero si quieres no lo firmas, hay negaciones frente a los cambios climático.

Algunas de las evidencias comentadas por Pilar se han visto reflejadas en los últimos cuatro años más calurosos en este rango de esta serie temporal que tenemos de medición de temperatura; en toda la biodiversidad que se ha perdido; y en el porcentaje de superficie de hielo de los glaciares.

Existe una intención del mercado porque de hecho en 2015 en el acuerdo de París, los países que habían firmado este convenio se habían comprometido a reducir sus emisiones en un plazo de tiempo determinado. Hay intención, se habla de tema, todos los años hay una cumbre, pero la realidad es que los esfuerzos reales se están poniendo desde hace muy poco. Son vinculantes, pero España no ha incumplido el bajar el límite de las emisiones. Pero como él, los otros diez países han superado los límites permitidos anualmente que se establecen desde la comisión.

Energías renovables

Es una de las cosas que en España se debería de incentivar. España es un país del sol, podríamos hacer muchas más cosas con la energía solar, energía eólica, etc. “Todas tienen su controversia, se podría invertir mucho, pero cada una tiene una controversia a la hora del impacto que causa medio ambientalmente. España podría mejorar la línea en ello porque los recursos los tenemos”, argumenta Duarte.

Desde Agresta, conocen muchos proyectos que se están haciendo en zonas donde existe una deforestación y el hecho de incentivar, reforestar está compensando estas emisiones. “Es ahí donde el banco mundial está dando esos créditos e interviene el fondo monetario internacional con todas sus controversias. Es él quien interviene a gestionar esos créditos y esos proyectos para que luego tengan una validación y luego un control sobre si esas emisiones son reales, una medición de esas emisiones está moviendo bastante dinero, no es todo en negro porque la contrapartida local también se está beneficiando de eso. El porcentaje que queda de zonas naturales aquí en España es muy pequeño. El hombre ha gestionado las masas desde hace mucho tiempo, entonces, una masa gestionada por si misma tiende a estancarse. Eso se debe de seguir gestionando para que pueda ir recuperando su estado natural”, concluyen los compañeros de la consultoría forestal.

Gestos cotidianos

Algunos de los posibles gestos cotidianos con lo que se puede contribuir a mejorar el planeta y colaborar con uno de los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, son acciones como el uso abundante del coche, en vez de eso utiliza bicicletas o transporte público. Evita el avión, es uno de los transportes que más contamina. Y a la hora de lo que se consume, es decir, por ejemplo, el consumir los plásticos, se hacen a través de petróleo y para construir eso también contamina. Si tú lo que consumes es algo cercano, evitas que otro transporte contamine al traértelo. Sobre todo, tener cuidado en lo que uno hace, en lo que se mueve y lo que consume.

Leave a Response