La contaminación del plástico es un problema que afortunadamente conocemos todos. Sin embargo, las acciones para evitarlo no son suficientes. Cada año, según ambientum.com, llegan a los mares y océanos 8 millones de toneladas de plástico, lo que equivale al peso de 800 Torre Eiffel o el peso de 14.285 aviones Airbus A380. En nuestro país, cada día se abandonan 30 millones de latas y botellas. Ponerle fin a esta contaminación es más fácil en tres establecimientos de Cuenca que además de vender sus productos a granel evitando el consumo masivo de plásticos, apuestan porque sean ecológicos, como es el caso de Coopera Natura.

Productos Coopera Natura. Fotografía: Julia Olmo
Coopera Natura

Todo empezó en el Mercado de la Paz, donde el Instituto Despensa Natura creó un puesto para poder vender sus propios productos fomentando la agroecología. Un proyecto que creció, haciendo cestas semanales e introduciendo productos de la zona. A raíz del trabajo conjunto con La Entreverá, una cooperativa manchega, el pasado mes de agosto, en la calle Poeta Diego Jesús Jiménez de Cuenca, abría sus puertas Coopera Natura, un proyecto basado en la agroecología, es decir, en consumir una alimentación ecológica de una manera justa, tanto sostenible para el medio, como sostenible económica y socialmente.

«…Un producto de la zona sin tratamiento de pesticida y con una elaboración en la cual no metes tecnología más allá de la tecnología de la cocina tradicional.”

Otro de los factores importantes del proyecto es el consumo local. Coopera Natura apuesta por los productos ecológicos y cercanos, trabajando a través de la economía colaborativa. “Nuestros precios no los marcamos nosotros, ni la cooperativa La Entreverá que realmente hace de enlace llevando productos. De la mancha los lleva a zonas como Valencia y se trae productos de allí. Nos diferenciamos en que nosotros no marcamos precios, los marca el productor”, nos explica Jaime Illana, uno de los artífices del proyecto.

Productos frescos de la zona, fruta, verdura de temporada, pasta, lácteos, aceite o vino manchego, son solo algunos de los productos que podemos encontrar. Uno de los que más llama la atención es la pasta de espelta, Jaime nos desvela el por qué “es un proyecto de Valladolid, es un pasta de espelta integral que se cocina en tres minutos. Lo curioso que tiene es que es una pasta que nos hacen en el momento. Cuando la pedimos muelen el  trigo nos hacen la pasta y nos la envían. A mí me gusta pensar que es un producto muy exclusivo porque no hay otro lote que sea igual que este, te llevas pasta con personalidad”.

Productos Coopera Natura. Fotografía: Julia Olmo

Lo que antes era una moda, el consumir productos ecológicos, ahora, se está convirtiendo en una realidad, y con tanta variedad de productos, los clientes son muchos. “Tenemos clientes de todo tipo, desde gente joven a gente mayor que viene porque le recuerda a lo que compraba antes y que además”, recalca Jaime: “al fin y al cabo esto no es una innovación, esto es cómo cultivaban, cómo compraban y cómo comían nuestros abuelos. Un producto de la zona sin tratamiento de pesticida y con una elaboración en la cual no metes tecnología más allá de la tecnología de la cocina tradicional”. Los conquenses son conscientes de los beneficios de consumir este tipo de alimentos. Además, “poder ponerle cara a los productores y saber dónde podemos encontrarlos, es algo que el consumidor valora mucho y creo que es una tendencia que va a seguir así”, explica Jaime.

Cestas y desconexión

Copera Natura, no solo vende sus productos, el espacio está pensado para poder ofrecerlos  en la parte de cafetería. “Un kilo de harina es un kilo de harina, nosotros lo que hacemos es transformarlo para poder darle ese valor para degustar, para que tú puedas ver realmente la calidad de las harinas, de los frutos secos… Pueden venir a tomar café y té con bollería casera y también cervezas con tapas que elaboramos con los productos que aquí vendemos”.

Además, trabajan bajo pedido para evitar la merma de verduras y no tener que desecharlas. A través de una lista difusión de WhatsApp, puedes enviarles un mensaje indicando que quieres entrar dentro de esa lista. De este modo, todos los viernes, te envían un enlace con las ofertas de la próxima semana para que puedas hacer tu pedido hasta el lunes e ir a recogerlo a partir del miércoles.

María Teresa, de 4eco, preparando un pedido. Fotografía: Julia Olmo
4eco

En la actualidad la droguería produce la mayoría de los productos envasados en plástico. Desde hace casi 2 años, en Cuenca, es posible reducir el uso de este material en productos de limpieza gracias a María Teresa López, propietaria y a 4eco. Ella siempre había trabajado en una copistería y decidió apostar por un negocio basado en la economía circular, es decir, en contra de ‘usar y tirar. “Con el tema de la imprenta y la copistería no iba muy lejos, entonces, como el local es mío, pensé en hacer algo diferente”, nos cuenta María Teresa.

«Si alguien viene y no tiene envase, se lo doy…»

La idea y filosofía de 4eco viene desde Vitoria, gracias a un joven que desarrolló la idea de no generar más envases de plástico y la formulación de los productos. “La idea era esa, no generar más envases de plástico. Incluso los que me vienen a mí, los que yo pido, son bidones de 25 litros que tengo que devolver a fábrica, es un retorno de envases total”, nos cuenta la propietaria de la tienda.

En el establecimiento podemos encontrar diferentes productos, para la lavadora, detergente tanto líquido como polvo, suavizante, y limpieza del hogar, friega platos, friega suelos, todos ellos eco sostenibles. Para poder adquirirlos basta con llevar nuestros propios envases, o en su defecto, nos los puede proporcionar María Teresa: “Si alguien viene y no tiene envase, se lo doy. Tengo de 2, de 1, de medio y de 5 litros, yo los cobro. Pero si tú un día dejas de venir a comprar, tienes que devolver los envases y yo te devuelvo lo que te cobré. Mucha gente también que viene con botellas y no se llena todo, pues las deja aquí y así mucha gente utiliza lo que van dejando otros”. Los suavizantes y detergentes y friega suelos son neutros por las posibles alergias de los consumidores, pero se puede elegir su aroma entres las 10 diferentes que hay en la tienda.

Aromas que se añaden a los productos. Fotografía: Julia Olmo

En Cuenca cada vez son más las personas que tienen claro que para comprar un producto de limpieza tienen que ir a 4eco, como es el caso de Carmen: Llevo viniendo desde que abrió, casi dos años. Empecé a comprar aquí por el tema del plástico. Lo hago por eso, esto debería estar también disponible en los supermercados, además, los productos son muy buenos”.

En enero se cumplirán dos años de su apertura. En el primero, se logró reciclar más de 1.000 botellas nos cuenta María Teresa: “calculando el número de gente que entraba y los productos que compraba, pensando que ellos venían con su envase, he podido reciclar unas 3.000 botellas de plástico. Hay mucha gente que lo tiene claro, y para comprar el producto de limpieza, viene aquí, son productos eco sostenibles porque no tienen sello ecológico pero son ecológicos, casi al 95% biodegradables”.

 

Tés de Pekoe. Fotografía de Julia Olmo
Pekoe 

En bolsas de papel, así es como ofrecen sus productos de té, café y espacias a sus clientes; los bombones, en cajas de cartón. De esta manera, Pekoe, ayuda a reducir el consumo de plástico. Sus dueños, empezaron con una tienda en Córdoba hace 19 años, y desde hace 3, continúan la aventura en Cuenca.

Hace poco tiempo que se cambiaron de local, a uno más grande en la misma acera, en la calle José Cobo, para expandir el negocio a productos salados. Una buena idea ya que ha favorecido a las ventas. “Aquí se ve todo mejor, hay gente, clientes desde que empezamos que entran y dicen pero si tenéis especias, hemos tenido siempre, pero como estaban detrás de la caja, no se apreciaban bien. Además a la gente le gusta venir, leer a ver que lleva esto, le encanta”, nos cuenta Roxana Podobia, la encargada.

El té es el producto estrella de esta tienda que lo  vende a granel, normalmente de 100 gramos o 200 gramos, aunque va por temporadas  nos explica Roxana: “en verano sale mucho el té verde, porque es mucho más frutal, es perfecto para hacerlo en frío. Por ejemplo de cara al invierno sale más el té negro que es como más calentito, lleva más especias”. El café es otro de los favoritos por los conquenses y visitantes que pueden adquirirlo molido o en grano. No faltan los bombones y las galletas.

Paquetes de té. Fotografía: Julia Olmo

Si algo caracteriza a la tienda es su escaparte. Muchos de los clientes, pasan gracias a él, como es el caso de Begoña: “Es la primera vez que paso. Me ha llamado la atención sobre todo el escaparate y el olor al entrar. Estoy buscando un detalle para dar a los invitados de un evento. Vengo por paso frecuentemente por la puerta, me gustó y decidí entrar”. Y es que otro de los servicios que ofrece la tienda es la posibilidad de encargar regalos o cestas. “Nos gusta un regalo bien presentado”, nos dice Roxana: “Hacemos cestas de todo tipo, según los diferentes presupuestos que tiene la gente. (…) Siempre tenemos alguna cesta preparada ya sea para gente que viene con prisas o para que se hagan una idea y luego ya la gente puede elegir lo que le quiere poner, ya sea chocolate, galletas, mermeladas, ahora hemos ampliado productos de vino, alimentación salada, de la marca la Chinata,  todos sus productos llevan aceite de oliva virgen extra y es brutal”. Regalos diferentes y originales para la próxima fiesta, la Navidad, y Roxana nos avisa: “Estad pendientes de cara a Navidades porque el escaparate va a ser brutal”.

Entrada de Pekoe. Fotografía: Julia Olmo

Leave a Response