El objetivo de erradicar los principales problemas que se encuentran en nuestras sociedades actualmente como son el cambio climático, las desigualdades sociales y el mal uso de los recursos, llevó a los líderes mundiales en el año 2015 a firmar un acuerdo global. Un acuerdo donde se elaboró una nueva agenda de desarrollo sostenible con 17 objetivos que marcan las pautas de las políticas de sostenibilidad en todos los países firmantes con el fin de llegar al año 2030 y alcanzar esa realidad soñada por todos en la que un mundo sostenible es posible.

Es por este motivo que iniciativas como la del Proyecto de Integración Socio laboral “Fuera de Serie Moda re- “de Cáritas Diocesana de Albacete que impulsa la sensibilización y concienciación de la ciudadanía tanto en el ámbito laboral para las personas que más dificultades tienen para alcanzarlo como en el ámbito medioambiental propulsando el compromiso y el consumo responsable, ayudan a cumplir los objetivos de desarrollo sostenible. Además, un proyecto que conjuga los tres ejes principales de las políticas de sostenibilidad de Castilla-La Mancha, el de crear empleo, apostar por el reciclaje y un consumo responsable. Un proyecto que, como ha confirmado la presidenta de Cáritas, Rosa García, ha creado 16 puestos de trabajo, de los cuales nueve de ellos, son de inserción social junto con la JCCM y el Consorcio Provincial de Medio Ambiente como entidades colaboradoras

Prendas éticas

El origen de dicho proyecto nació con la necesidad de crear empleo para las personas que tienen más dificultades para encontrarlo y en riesgo de exclusión social y junto a la necesidad de hacer una sociedad más concienciada con el medioambiente, el reciclaje y un consumo responsable. Como bien ha explicado la presidenta de Cáritas Diocesana, Rosa García “darle una nueva vida a la ropa es darle más años de vida a nuestro planeta”.

Por lo tanto, han inaugurado una tienda física en pleno corazón de Albacete, ubicada en el número 26 de la calle Tinte, donde reciclan la ropa que donan las personas para finalmente venderlas al peso, es decir, la ropa pasa por un cuidado proceso de lavado, secado, planchado, perchado, etiquetado y colocado visiblemente bajo criterios profesionales promoviendo su reutilización y contribuyendo así al ahorro de materiales en la fabricación de nuevas prendas. Todas las prendas del establecimiento (ropa, calzado y complementos) proceden de las recogidas en unos puntos establecidos por toda la provincia de Albacete.

Pero ¿Cuáles son los medios con los que cuenta e incentiva a la provincia de Albacete para llegar a los objetivos sociolaborales?  Gracias a la colaboración de las administraciones públicas como en este caso lo es la Diputación Provincial de Albacete, que ha proporcionado 136 contenedores de recogida de ropa en toda la provincia (de ellos 51 en Albacete) facilitando a los habitantes el destino ético de la ropa y calzado que no usen. El presidente de la Diputación, Santiago Cabañero, quien también asistió a la inauguración del local, manifestó que “Una labor de conciencia básica y muy necesaria conforme avanzan los tiempos: donde cualquier prenda la catalogamos de fuera de moda o de la temporada pasada y termina en la basura o en el fondo del armario sin ser aprovechada, y debemos de crear una económica circular por eso, desde la diputación nos comprometemos a facilitar más contenedores para el desarrollo de este compromiso medioambiental y consumo responsable y poner nuestro granito de arena hasta donde podamos”.

Objetivo 12 “consumo responsable”

El simple hecho de confeccionar unos jeans nuevos conlleva 7500 litros de agua, es decir, el equivalente a la cantidad que bebe una persona promedio en siete años. Este es solo uno de los datos alarmantes del estudio ambiental publicado en la página de Noticias ONU que revela el costo de estar siempre a la moda nos sale por un alto precio monetario y medioambiental. Pocas son las personas que piensan en la industria textil como la segunda más contaminante del mundo de acuerdo con la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD). Los datos de la UNCTAD muestran la escalofriante cifra de medio millón toneladas de microfibra son vertidas en el mar cada año, lo que equivale a 3 millones de barriles de petróleo. Además, la industria textil genera más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos, repercutiendo en el cambio climático y el calentamiento global del planeta.

El modelo que impera actualmente en nuestra sociedad es el de la ropa rápida, es decir, aquella que ofrece a los compradores cambios seguidos en las diferentes colecciones a precios bastante asequibles alimentando de esta manera, a los consumidores a comprar y desechar las prendas con bastante frecuencia. La consecuencia de esta nueva línea de consumo textil, es la gran cantidad de fabricación de ropa, solo en el periodo de 2000 a 2014 se duplicó según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), quien también considera que esta tendencia de consumo que tenemos hoy en día es responsable directa de una amplia gama de efectos negativos en el ámbito social, económico y medioambiental. Es por esta razón, que la industria de moda debe cambiar, tanto productores como consumidores. Son ya numerosas las compañías que empiezan a integrar los principios de sustentabilidad a sus estrategias de negocios, ejemplos como la marca internacional de ropa H&M que tiene en todas sus tiendas físicas contenedores donde poder depositar la ropa que ya no se quiera usar, para más tarde reutilizarla de nuevo para las personas que más la necesiten. Iniciativas como estas y personas comprometidas con el medio ambiente, como la diseñadora de moda y fundadora de Novel Supply, Kaya Dorey quien ganó el premio ambiental de la ONU “Campeones de la Tierra” en la categoría juvenil por su propuesta de diseñar un sistema de producción con materiales que no afecten negativamente al medio ambiente y así, poder dar con soluciones para la basura que se produce en el proceso de manufactura son los que ayudan a conseguir el Objetivo 12 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. Además, la diseñadora reafirma que “Existe una presión social y puramente real para comprar, en cambio, no hay un freno para disminuir la producción del consumo excesivo” por lo tanto, la concienciación y sensibilización de la sociedad es fundamental para llegar con éxito al objetivo de un consumo responsable con el medio ambiente ya que, como ciudadanos globales tenemos un papel importante por desempeñar y terminar con la cultura del desperdicio.

En la localidad de Albacete, la iniciativa de Cáritas, mencionada anteriormente “Fuera de Serie” tiene uno de los puntos clave para la recogida de ropa en la famosa tienda de ZARA. Un contenedor donde las prendas que no se utilizan son recogidas y posteriormente se reutilizadas, donándolas, en este caso, a Cáritas Albacete y, si se encuentra en un estado muy deteriorado, se reciclan. Este sistema de reciclaje en prendas es llevado en todas las tiendas de la marca ZARA a nivel nacional y reparten la ropa a las ONG locales de cada ciudad donde se encuentren.

Contenedor de recogida de ropa en la tienda de ZARA de Albacete

Economía Circular

Una buena similitud de economía circular sería el “no desperdicio”, es decir, debemos de cambiar la forma que tenemos actualmente de producir y consumir, de trabajar en nuestras conciencias y cambiar el chip, empezando a cambiar los hábitos y, acercarnos a un estilo de vida más sostenible. En la práctica la economía circular se puede llegar a conseguir mediante el reciclaje, la reutilización y la refabricación de los productos. Este es el ejemplo que ha tomado “Fuera de Serie” una forma de no producir desechos es volver a reutilizar las prendas y consumir de una manera más moderada y con conciencia. La ropa usada que se deja en los diferentes contenedores distribuidos por la provincia es seleccionada en una planta ubicada en Ribarroja (Valencia) y, una vez en la nave que tiene en el polígono de Albacete Cáritas, la ropa es valorada en función de su calidad y se deja colgada en perchas a la espera de que desde la tienda de la calle el Tinte se haga el pedido semanal, ninguna prenda es desperdiciada.

Un dato a tener en cuenta que apuntó la directora de la entidad Rosa García, fueron las casi 500 toneladas de ropa usada que recogió Cáritas en toda la provincia, entre enero y septiembre de este año, mientras que en el año 2017 fueron 635 las toneladas de textil, procedentes de dichos contenedores que antes de esta iniciativa ibas a distintas parroquias de toda la región.

Desafortunadamente, muchas personas ven antes el valor económico del producto que el valor social y ambiental, es decir, un producto que contamina gravemente, por desgracia, su precio no lo refleja y muchas personas optan por la opción económica antes que por la sostenible. En los años 70, se estableció el principio de “el que contamina paga”. La idea era principalmente hacer pagar los costos ambientales, pero igual de importante o más era decir el coste social de los productos en el que nadie se fijó. Por esta razón, a pesar de estos esfuerzos, este principio de pagar costes ambientales nunca se ha llegado a cumplir y actualmente podemos comprobar como el que realmente protege el medio ambiente aun encima lo paga, porque el producto verde suele ser en muchos casos mucho más caro que el producto que tiene un impacto ambiental.

Justicia Socio-ambiental

Hacer de esta sociedad una sociedad mejor con el medioambiente.  Este es el principal objetivo de la agenda 2030 y que, con ejemplos como los que representan Fuera de Serie, aportando su granito de arena, es posible. El Consejero de Desarrollo Sostenible del Gobierno regional, José Luis Escudero, también presente en dicha inauguración del local, ha mencionado las prioridades que tiene el gobierno regional de Emiliano García Page, Estas prioridades van de la mano con las de este proyecto, ya que, pone en el centro a las personas y también al propio planeta para crear prosperidad ambiental. Es por esto por lo que, desde el gobierno regional, como bien ha explicado Escudero, van a desarrollar la Ley de personas consumidoras de Castilla-La Mancha (que espera su aprobación para finales de año) donde uno sus principios son promover un consumo responsable, una economía circular y la inserción sociolaboral.

Contribuir a la agenda 2030 es motivo de todas las personas hacía  un camino universal que desde castilla la mancha se quiere recorrer. El hecho de impulsar espacios donde la moda es sostenible y la economía solidaria nos lleva a cumplir el objetivo.

Foto de portada:  Inauguración de la tienda “Fuera de Serie” en la calle del Tinte (Albacete)

Leave a Response