Desde que hace ya cinco años diera comienzo Albanime “4Players”, nadie pensó que año tras año se superaría hasta alcanzar la madurez actual. Y todo gracias al apoyo por parte de la gente, tanto de Albacete como de otros puntos de España. Ya antes de traspasar la entrada podemos ser testigos de ello, al encontrarnos con multitud de personas haciendo cola. Muchos de ellos van disfrazados de los personajes de sus series o películas favoritas, desde Son Goku de Dragon Ball hasta Capitana Marvel de Los Vengadores, desde niños hasta personas más mayores, gente que a priori no tienen por qué tener nada en común pero que en el fondo comparten una misma idea: disfrutar de su pasatiempo favorito.

Una vez entramos a Albanime salta a nuestra mente un pensamiento: cómo es posible que en un recinto como es el Recinto Ferial de Albacete, que no destaca por ser excesivamente grande, se pueda albergar y ofrecer tanto y tan variado. En muy pocos metros cuadrados podemos degustar lo mejor de la comida tradicional japonesa, ser partícipes de un torneo del popular juego League of Legends o comprar una taza del último anime que hayamos visto.

Torneo de League of Legends en Albanime

Para quien no lo sepa aún, el Albanime se celebra hasta en dos ocasiones cada año. Esto es así desde dos mil quince cuando se decidió que, además de la edición de abril, se implementaría una segunda en el mes de octubre (19 y 20 de octubre). El fin era que esta última no se centrara tanto en lo japonés puramente dicho y diera cabida a otras temáticas para atraer a un público diferente. De ahí su coletilla “4Players”: “Yo es la primera vez que vengo y de momento me parece bastante entretenido”, nos dice Juan Campaña, uno de los muchos asistentes de este Albanime.

Largas colas en los puestos de comida japonesa

Esto lleva a que uno de los puntos fuertes de la edición de octubre es que no solo está hecha para los más apasionados del anime. Se trata de un evento en el que si no estás muy familiarizado con el tema, te ofrece otras posibilidades de entretenimiento. Así nos encontramos con actividades como peleas medievales o un campo de batalla para jugar a un sucedáneo del Paintball donde las armas no disparan como tal. No obstante, si queremos algo más tranquilo tenemos también varias exposiciones de fan-art o, por qué no, una zona de juegos de mesa. Asimismo, nos encontramos con un stand en el que tendremos que demostrar nuestras dotes en geografía y completar un mapa de Europa con piezas país por país.

Multitud de actividades pueden desarrollarse en esta edición del Albanime

Además, al tratarse de la edición “para jugadores” el mundo de los videojuegos está más presente que nunca. Así tenemos una gran zona de pantallas donde confluyen consolas de juegos retro con lo último de la industria. ¿Esto qué significa? Pues que podremos jugar tanto a clásicos como Donkey Kong de Super Nintendo o a sistemas míticos como la Dreamcast de SEGA como probar las gafas de realidad virtual de PlayStation 4. Otra área casi de igual extensión está dedicada en exclusiva a juegos de Pokémon, ideal para los fans de la saga. Pese a todo ello, algunos creen que en el fondo no hay una gran diferencia entre ambas ediciones y que en esencia se trata de lo mismo. Esa es la opinión de Diego Martínez, quien lleva viniendo durante años: “Me gusta que haya un segundo Albanime al año pero creo que, pese a la intención de hacer un evento diferente del original, no se consigue plasmar sobre el papel esa ambientación gamer”.

Los videojuegos son uno de los grandes atractivos entre los asistentes al evento

Del mismo modo en Albanime nos topamos con una gran cantidad de puestos de venta de todo tipo de souvenirs, que van desde posters y tazas hasta camisetas y peluches. Algunos stands sorprenden por la calidad de las figuras y piezas que ponen a la venta. Es el caso del puesto de la Asociación Para la Conservación y Difusión del Kárate Clásico de Okinawa, una asociación madrileña que con sus katanas y armaduras clásicas japonesas demostraron que también se puede sorprender al espectador. Como dato curioso decir que uno de los productos más vendidos en esta edición ha sido la bandera LGTBI, la cual era portada por un gran número de personas.

La cultura japonesa está presente en los numerosos stands de la feria

Muchos puestos se dedican a comprar su material a un tercero y venderlo por un poco más, sin embargo otros, aunque menos, fabrican de forma artesanal sus productos. Se trata de comerciantes que vienen de otras partes de España y de otras ferias y que poco a poco van consiguiendo aumentar su mercado, como pueda ser Sara: “Yo soy de Murcia y me muevo por bastantes lugares: Elche, Cartagena, Torrepachecos, etcétera. O sea, yo creo que cuando te dedicas a esto tienes que moverte. No puedes quedarte en un sitio porque si no no ganas, no te sale rentable (…) La experiencia de ir a este tipo de ferias es a veces muy buena y otras veces te cabrea. Aquí en Albacete, por ejemplo, el stand es gratuito y no tenemos que pagar por nada y ya empiezas a ganar dinero desde el principio. En otros como Murcia nos cobran ya de primera 300 euros para poder estar, a lo que sumas materiales, alojamiento,…para que luego sea un mal salón”.

La escena independiente se va abriendo poco a poco un hueco en esta industria

Como cada año las ponencias han sido uno de los principales centros de atención de toda la feria. En este caso el hype era bastante alto debido al nivel de los invitados: los actores de doblaje Luis Posada y David Brau, quienes han puesto su voz a algunas de las figuras más reconocidas del cine de los últimos años (Jack Sparrow o Loki, entre otros). A lo largo de su exposición fueron muchos los que no dudaron en pedirles recrear algunas de las escenas más famosas en su carrera de doblaje, haciendo estallar en aplausos el auditorio cada vez que lo hacían.

 

Los actores de doblaje Luis Posada y David Brau hicieron las delicias del público

Como ya hemos dicho al principio la feria está repleta de personas disfrazadas con el propósito de imitar lo más fielmente posible a un personaje, es decir, lo que popularmente se conoce como cosplays. Algunos lo recrean con más éxito que otros pero lo que no se puede negar es que logran atraer la atención de los asistentes, en especial de los más jóvenes, que no dudan en sacarse una foto con ellos. En este Albanime, además, una de las principales atracciones ha sido la presencia de tres de los cosplayers más famosos del panorama nacional actual como son Merian, Rai y Dedalo. Este último es quien nos cuenta cómo surge todo: “A mí realmente desde pequeño me ha gustado disfrazarme y crear cosas con las manos. Cuando conocí que había más gente que también hacía esto y que iban a convenciones fue como un sueño hecho realidad y desde entonces no he parado de ir a este tipo de eventos”.

Para Rai este hobbie tiene sus puntos positivos y sus puntos negativos: “Es cierto que esto te quita mucho tiempo. Yo voy un poco por temporadas. Hay veces que estoy constantemente dedicando mi tiempo al cosplay y otras que lo abandono un poco, pero quieras que no siempre estás buscando por Internet qué comprar para el siguiente cosplay o viendo un videotutorial. Yo al menos lo tengo todo el tiempo en la cabeza, sobre todo cuando lo haces de manera regular. Se trata al fin y al cabo de un estilo de vida”. “Llevo ya unos años en las que cada dos por tres voy a eventos, prácticamente todos los meses. En mi caso todos los fines de semana lo dedico o bien a trabajar en mis cosplays o en acudir a eventos de este tipo. El ritmo es bastante alto” incide Merian.

Merian, Dedalo y Rai, tres de los cosplayers más importantes del panorama actual

En algo en lo que sí coinciden todos ellos es en las ganas de reinventarse y hacerlo cada vez mejor: “Siempre que nos metemos en un cosplay grande intentamos que tenga alguna parte que no hayamos hecho antes para investigar cómo se hace. Intentamos proponernos nuevos retos. Es verdad que a veces te metes en unos embolados que luego te arrepientes en plan ¿pero por qué estoy haciendo esto? pero sí, disfrutamos mucho más del cosplay haciendo cosas nuevas que cosas que ya sabemos hacer”.

Leave a Response