La cultura vegana ha irrumpido con fuerza en la sociedad, cadenas de comida rápida como Burger King han ampliado su oferta alternativa a la carne de vacuno o pollo.  Su apuesta por la hamburguesa Rebel whopper, hecha con ingredientes vegetales ya es una realidad. Sin embargo, algo que aparentemente puede ser una buena noticia, despierta dudas en cuanto a los efectos sobre la salud de las personas. El reto del veganismo  no solo evidencia una alteración en la  comida, supone un  cambio a todos los niveles que implica el consumo.  

Miriam Fabà, es una barcelonesa nacida hace 29 años en la ciudad condal y actualmente reside en Madrid. Hace diez años Miriam dio un giro a su vida introduciéndose en el vegetarianismo y tiempo después en el veganismo. Se formó estudiando Nutrición Natural y Holística, Nutrición Clínica y Deportiva Vegetariana, Raw Food, Chef en tres niveles y finalmente realizó un Máster en cocina vegetariana 70% cruda. La joven ha hecho de su estilo de vida su trabajo, hablamos con ella para resolver ciertas cuestiones sobre el veganismo que se han convertido en preocupaciones sociales

Miriam Fabà impartiendo un taller de cocina en el obrador Terra veritas en Barcelona. losfrutosdelsol.com

P: Hace más de diez años que te convertiste en vegetariana y después pasaste a ser vegana, ¿por qué decidiste dar ese cambio y que diferencias existen entre los dos términos?

R: Como has comentado llevaba mucho tiempo siendo vegetariana y el cuerpo me pedía ir más allá en cuanto a mi alimentación. Comencé a informarme sobre el veganismo y me di cuenta de que se basaba en un principio moral, con mayor compromiso del que estaba teniendo en ese momento al ser vegetariana. Soy una amante de los animales y pensar que mis acciones podían contribuir a disminuir el sufrimiento animal, me hizo dar el paso. Por tanto, lo hice buscando la no explotación, maltrato y muerte de los animales y después por salud. La diferencia entre una alimentación u otra es que una persona vegana no consume productos de origen animal ni los producidos por estos. El veganismo va más allá de la alimentación, esta forma de vida se traslada a la ropa u otros productos. El vegetarianismos  si permite consumir alimentos producidos por los animales y no hay  tanta preocupación por el entono.

P: Compartes tu estilo de vida a través de Instagram, subiendo fotos de lo que comes y tus hábitos de ejercicio. En tu canal de YouTube apareces preparando platos que defines como comida saludable y no aburrida. Además, en tu blog Veganeando aparte de subir todos los ingredientes y modo de preparación de tus recetas, tienes una escuela online llamada lechuescuela, para aprender a cocinar recetas 100% veganas y ecológicas. ¿Cómo surgieron todos estos proyectos?

R: En 2014 pase por una etapa bastante caótica, estaba acabando la carrera de criminología y después comencé a estudiar unas oposiciones, cuyo estudio me tenía bastante absorbida. Como vía de escape empecé  a estudiar cursos de nutrición y a indagar en la cocina que es algo que me apasiona. Mi entorno me preguntaba mucho por lo que comía así que decidí dejar constancia de ello en internet. A partir de ahí, pensé en juntar mi estilo de vida con un trabajo para asesorar a la gente y así nació Veganeando. Con el paso del tiempo percibí que escribir para el blog se me quedaba corto porque soy una persona que me gusta mucho comunicar y así decidí abrir un canal para YouTube. Después me propusieron grabar una serie de cursos de cocina vegana, para introducirlos en el blog en forma de e-book y así lo hice.

Miriam Fabà es una de las “gurús” del veganismo en España que cuenta con más público en redes sociales. En Instagram supera los 50 millones de seguidores. Sara Paniego Muñoz

P: En algunos vídeos de tu canal has declarado que desde que eres vegana percibes que tienes una mejor salud, ¿en que lo notas?

R: Sí, es cierto. Aunque los cambios que se producen no son repentinos, a medida que va pasando el tiempo noto que mi organismo hace una mejor digestión al consumir mayor cantidad diaria de fibra. También, tengo mucha más energía que antes para afrontar el día. Este cambio no solo lo experimenté exclusivamente por dar el paso a una alimentación 100% vegetal, comencé a tener una rutina de ejercicio a consecuencia de estar más enérgica, por eso mi vida se ha vuelto mucho más activa y saludable.

P: Dejando atrás tu parte más personal, hablemos de salud. Algunos especialistas han alzado la voz en contra de las corrientes veganas. Los médicos aseguran que la carne tiene elementos muy importantes para el desarrollo humano, ya que aporta proteínas como el selenio que es un antioxidante que previene las infecciones, o el zinc que mantiene la salud de la piel, el pelo y las uñas. Por otro lado, la Fundación Española del Corazón recomienda tomar tres o cuatro porciones de carne a la semana de entre 100 y 125 gramos. Teniendo en cuenta que existen datos que abalan que la carne es un alimento que debería estar presente en la alimentación. ¿Sigues pensando que se puede prescindir de ella?

R: Estoy convencida que se puede prescindir de la carne, no pongo en duda todos estos datos de gente profesional y especializada, pero mis ideales éticos son otros. Con esto quiero decir que para mí es muy importante el entorno y me niego a decidir sobre la vida de los animales, hay alimentos en la dieta vegana que tienen tantas proteínas como la carne tiene. Algunos de ellos son los frutos secos, quinoa, carne de soya, garbanzos, tofu, leche de almendras y las algas, entre otros. Mucha gente tiene el concepto de que la cocina vegana es repetitiva y aburrida, pero la realidad es que existen muchas combinaciones.

P: Cada vez es más frecuente que una pareja vegana transmita a sus hijos en edades muy pequeñas los principios del veganismo y entre ellos el de la alimentación. Esta polémica que ha salpicado a la comunidad vegana ha despertado la sensibilidad de los defensores de la alimentación infantil, que acusan a estos padres de fomentar la malnutrición a través de sus hijos. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

R: Entiendo en parte a todos aquellos que puedan sentir que esos padres no están actuando bien, pero hay mucha desinformación sobre el veganismo y se tiende a verlo como algo malo o raro en los niños. Como conocedora del tema puedo decir que la dieta vegana en los niños es muy recomendable, siempre y cuando sea estudiada y se lleven una serie de controles, para confirmar que no existe ninguna carencia que impida un desarrollo normal. Si yo tuviera hijos, les hablaría sobre el veganismo, pero si me pidieran comer carne o pescado se lo daría. Al final el hacerse vegano no es una imposición, es una elección de vida que hay que tomarla por uno mismo.

P: Manuales y expertos coinciden en que una dieta equilibrada está formada por todos los alimentos básicos como lácteos, frutas, vegetales, pescado, huevos, carne, grasas e hidratos de carbono. Has comentado que una alimentación vegana para los más pequeños es perfecta siempre que se les alimente como es debido, pero durante un embarazo las mujeres deberían consumir algunos de estos productos diariamente de forma amena y alternativa. ¿Es compatible el veganismo con la gestación de un bebe?

R: Es totalmente compatible, pero hay que acudir a un profesional que supervise una tabla de alimentación, que se ajuste a las necesidades de un embarazo, sin dejar de renunciar a las preferencias gustativas. En estos casos probablemente una embarazada vegana tendría que tomar algún suplemento vitamínico o incrementar la dosis del suplemento B12 que en condiciones normales los veganos también lo solemos tomar. Esta vitamina es la que tiene el pescado o los productos lácteos.

P: Pasamos a  temas mucho más globales, que afectan a la sociedad a nivel mundial. Un estudio de 2018 publicado por la Universidad de Oxford reveló que, si todo ser humano dejara de consumir carne y sus derivados, descendería el terreno de cultivo en un 75%. Esto significa que se ahorraría un área similar a las dimensiones que pueden tener EE. UU o China. ¿Consideras el veganismo como una posible solución para atajar el cambio climático?

R: Por supuesto, uno de los lastres medioambientales es la gran cantidad de árboles que se talán para que paste el ganado. La potenciación de esta forma de vida permitiría la liberación y protección de los terrenos para el crecimiento natural de las especies silvestres. Además, ayudaría a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que se propagan por la atmósfera. Es una realidad que la industria cárnica es una de las fuentes más contaminantes del planeta

Productos de alimentación veganos de Lidl. Sara Paniego Muñoz

P: El plástico mata miles de aves y animales marinos porque tienden a confundirlo por alimentos. Has señalado que la práctica del veganismo es una forma de cuidar el ecosistema, ¿no piensas que es contradictorio esa defensa cuando cadenas de supermercados como Lidl, tienen productos veganos envasados en una gran cantidad de plástico?

R: No creo que se pueda calificar de contradictorio, pero la reducción del consumo y uso de plásticos es una problemática que debe estar en la agenda de todos. Desde mi perspectiva, lo que planteas es el segundo paso que hay que dar, no solo la comunidad vegana sino los establecimientos deberían empezar a buscar soluciones. De hecho, ya lo están haciendo con bolsas reutilizables de tela.

P: En 2016 Barcelona fue nombrada Vegan Friendly. Actualmente, es el lugar de España que cuenta con más opciones, siendo 81 los establecimientos que sirven comida vegana. ¿Qué crees que podrían hacer los organismos públicos para implicarse más y visibilizar este estilo de vida?

R: Los Ayuntamientos de las grandes ciudades tienen bastante poder y mueven mucha gente. El libro que se creó de restaurantes veganos y vegetarianos de Barcelona es una vía por la que deberían seguir trabajando los organismos oficiales. También los restaurantes más convencionales podrían trabajar incluir en su carta opciones veganas. En muchas ocasiones es un obstáculo para alguien que es vegano salir a comer o cenar con amigos, a no ser que por previsión se lleve de casa frutas o frutos secos. Se pueden hacer muchas cosas creativas en la red, como mover campañas de concienciación a través de cortos realizados por comunidades veganas, plasmando en la ficción la realidad más próxima.

P: En 2015 Beyonce anunció que iba a comenzar una dieta vegana por 22 días, para lucir un nuevo aspecto físico en sus conciertos. La siguieron otras celebridades como la diseñadora Stella McCartney o la cantante Mylie Cyrus, todas son ídolos de masas de gente muy joven. Los jóvenes se han convertido en el nuevo perfil más frecuente de persona vegana. ¿Piensas que se trata de un modelo de vida consciente o de una moda temporal, a consecuencia de algo que hace alguien a quien admiran y por ello tienden a imitarlo?

R: Es cierto que muchos veganos nuevos prueban esta alimentación porque sus ídolos la muestran en redes sociales. Al final el patrón de imitar a alguien sin conocer demasiado el mundo vegano termina en quejas porque piensan que hay pocas opciones para comer y terminan abandonando este tipo de alimentación. Quiero creer que se están iniciando en un modelo de vida consciente, ya que han visto la gravedad del asunto y quieren remediarlo y toman el veganismo como una forma de primar no solo su bienestar, sino también el de los animales y medio ambiente. Obviamente, como te he dicho antes parte de ellos con el tiempo lo dejara, pero considero que es un movimiento que ha venido para quedarse y seguir creciendo.

 P: Hablando de modas, desde hace un tiempo se ha empezado a comercializar con productos de cosmética que contienen en su envase el término cruelty-free. Esto significa que durante su producción no se experimenta con animales, ¿se puede decir que la cosmética catalogada como cruelty-free es apta para veganos?

Que un producto sea etiquetado como cruelty-free no significa que necesariamente sea vegano. Estos productos puede que no hayan sido testados en animales, pero si estar compuestos por ingredientes derivados de estos. También, puede pasar al contrario, que el producto no contenga agregados de origen animal, pero esto no certifica que no haya sido ensayado con animales. Lo único que podemos hacer las personas veganas que velamos por reducir al máximo el sufrimiento animal, es tratar de consumir opciones éticas que no son fáciles encontrarlas. En algunos casos el producto te lo indica con un logo, pero no siempre es así porque muchas marcas pueden ser veganas y cruelty – free, pero no indicarlo porque colocar el logo significa un coste añadido para la empresa. Lo más efectivo es este caso es utilizar la aplicación Clean Beauty, haciendo una foto al producto identifica sus componentes.

 

Sellos que identifican un producto cruelty-free. www.crueltyfreepress.com

A parte de la alimentación y productos de belleza, los veganos también tenéis en cuenta la ropa que utilizáis. ¿Dónde se puede encontrar ropa vegana en España?

En España hay muchas opciones tanto de forma presencial como online. La más conocida es We don’t kill animals que cuenta con una tienda física en Madrid y con una web online. Es exclusiva para mujeres y desecha materiales como pieles, plumas, cuero o lana. Su lema se basa en impulsar la moda a través de una serie de prácticas que garanticen la conservación de la vida animal y el planeta. Otra marca muy reconocida  exclusivamente femenina es Pepa Loves, su línea no utiliza lanas, sedas o pieles y solo está disponible en venta online.  Amapola Vegan Shop,  es otra plataforma donde se puede encontrar este tipo de ropa para todos los públicos.

P: Para acabar, para todas aquellas personas que tienen dudas y no saben si hacerse veganas ¿Qué consejo les das y que material de lectura o audiovisual recomendarías sobre el veganismo?

R: Lo más importante es que acudan a un dietista-nutricionista especializado en alimentación 100% vegetal, para que les asesore desde el inicio y así la transición sea lo más provechosa y lo menos dramática posible. Como libros recomiendo Vive Vegano” de Jenny Rodríguez, que se trata de una guía sobre ética animal y alimentaria. También es interesante el libro de recetas veganas “Más vegetales y menos animales” de Julio Basulto. Como documental “Earthlings”, es muy conocido para mucha gente y es el primero que me hizo ver la realizad sobre la muerte de los animales para alimentar al ser humano.

Leave a Response