La cultura ha sido uno de los ámbitos que también se ha visto afectado de gran manera por la Covid-19. Tras haber reiniciado su actividad después del confinamiento, el incremento de contagios y casos ha hecho que el ámbito cultural vuelva a sufrir un gran revés. En Cataluña, teatros, cines y salas de conciertos deberán de permanecer cerradas 15 días por ahora, pero contarán con ayudas económicas. A pesar de estas ayudas, la cultura está en un punto límite, ya que este cierre volverá a producir grandes pérdidas en este sector.

Según el Comercio Interior del Libro, el sector editorial español creció en el año 2019, siendo así el sexto año consecutivo de crecimiento. Mejoró sus cifras entorno a un 2,4%, hasta casi alcanzar los 2,5 millones de euros. Lo positivo para el ámbito editorial es que estas cifras se han ido manteniendo en los últimos años, registrando así una regularidad. Además, durante el año 2019, se vendieron cerca de los 163 millones de ejemplares en papel, 0,8% más que en 2018, y casi 13 millones de ejemplares en versión digital, bajando un 1% respecto a la pasada campaña.

También se editaron cerca de 83.000 títulos, incrementando así un 8% respecto al año anterior. De esa cifra 61.000 fueron en papel y 23.000 en digital, incrementando las cifras así un 6,6% y un 12,3% en comparación a la pasada campaña. En general, la temporada anterior al Covid-19 dejó muy buenos números y crecimiento, pero la llegada de la pandemia ha causado grandes daños.

Evolución del número de ejemplares de libros editados y vendidos en España de 2004 a 2018/ Statista

La paralización que sufrió este sector con el estado de alarma causó entorno 1.000 millones de euros de pérdidas, 800 en el mercado interior del libro y unos 200 en el mercado exterior. El sector del libro es líder en el ámbito cultural en España, y ha sufrido grandes pérdidas, sobre todo con la suspensión de sus dos festivales estrellas, Sant Jordi y La Feria del Libro de Madrid. Actualmente, las personas que pertenecen a este sector temen otro posible estado de alarma, ya que, si se da, las consecuencias podrían ser aún más graves.

A parte de los distintos eventos citados anteriormente, también se han visto afectados otros festivales literarios tanto a nivel regional como nacional. Estos festivales llevan celebrándose durante muchos años, con el objetivo de ser una fiesta para la lectura y promover la literatura. Con la Covid-19, muchos de ellos se han visto alterados, algunos se han celebrado cambiando el formato, y desgraciadamente, otros tantos se han tenido que suspender.

Las Casas Ahorcadas, festival conquense de nivel nacional

Uno que se ha visto afectado de gran modo es el Festival Internacional de las Casas Ahorcadas, que iba a celebrar su octava edición este año. Las Casas Ahorcadas es un club de lectura de Cuenca, que se describe visceral como un zarajo crudo, mas negro que el resolí, y con peor hostia que el alajú caducado. Fue galardonado en 2016 como el mejor club de lectura de Castilla-La Mancha, reconociendo así la gran labor que realizan en su día a día. Con más de sesenta socios, se suelen reunir cada quince días para hacer un recorrido por las novelas criminales de cada país.

Desgraciadamente, la edición de este año se tuvo que suspender debido a la crisis sanitaria en la que se encuentra inmersa España. Inicialmente, el festival se iba a realizar entre el 7 y 9 de mayo, se aplazó para septiembre y posteriormente ha tenido que suspenderse de manera definitiva. “Teníamos pensado realizar el festival para final de curso, sería aproximadamente para junio si va todo bien. Actualmente hay que pensar en la salud ante todo” declaró Sergio Vera, presidente de la Asociación Cultural de las Casas Ahorcadas.

A pesar de esto, desde la organización se programaron encuentros virtuales, que comenzaron el pasado 11 de septiembre, con la temática central de la novela criminal histórica. Los encuentros se celebran cada quince días y ya en el confinamiento estuvieron en marcha, reanudándose en el pasado mes de septiembre. “Funcionamos de manera virtual a través de la plataforma Zoom. Hemos estado realizando encuentros virtuales con autores que tenían pensado venir al festival” afirmó Sergio Vera.

“Lo bueno que se puede sacar de los encuentros virtuales es que los miembros del club están más sueltos a la hora de hablar”

Los encuentros virtuales son muy comunes en esta nueva normalidad, ya sean en trabajos o centros lectivos, ocupan la tónica dominante del día a día. Como cualquier cosa tienen su lado positivo y negativo. “Lo bueno que se puede sacar de los encuentros virtuales es que los miembros del club están más sueltos a la hora de hablar. Además, hemos podido contar con autores que sería imposible de manera presencial y se ha podido sumar gente de los alrededores e incluso el extranjero” declaró Sergio Vera, comparando la situación actual con la que se vivía hace meses.

A pesar de las ventajas citadas anteriormente, las cosas negativas también están presentes en estas reuniones. “También tiene cosas malas, por ejemplo, todo es más frio, no nos podemos tomar algo después de las reuniones. Pero hay que sacar cosas positivas de todo” afirmó el presidente de la Asociación Cultural de las Casas Ahorcadas.

A pesar de los inconvenientes de la situación actual, esta asociación sigue en marcha, tras haberse renovado en el formato, pero manteniendo la misma esencia, el amor por la literatura.

Getafe Negro, pioneros en el formato online

“Estos autores de manera presencial hubiera sido imposible tenerlos, por el gasto económico que suponen”

Uno de los festivales literarios más famosos de España se ha podido celebrar, gracias a la reinvención que ha sufrido su formato. El festival organizado por Lorenzo Silva ha sido el pionero en organizar todo de manera online y digital, siendo un gran éxito. Este formato ha traído grandes ventajas al festival, ya que ha podido contar con autores de gran prestigio internacional. Esto se pudo apreciar en la primera mesa redonda, en la que estuvieron presentes Bernard Minier, Luca D´Andrea y Fabiano Massimi. “Estos autores de manera presencial hubiera sido imposible tenerlos, por el gasto económico que suponen” se declaró desde la organización del Festival de Getafe Negro.

Desarrollo del evento Getafe Negro/ Imagen cedida por el festival

Los contactos de los organizadores fueron claves para contar con un programa tan bueno a un coste cero, ya que las reuniones eran de manera virtual y se podían seguir por streaming. “No es lo mismo que tenerlos de manera presencial, pero sí pudimos aprovechar esa ventaja para poder tenerlos de manera virtual” se afirmó desde la organización del festival.

Con este ejemplo dado por Getafe Negro, la pregunta es la siguiente: ¿Se seguirá este modelo para el futuro o los festivales preferirán esperarse y celebrar el evento de manera presencial cuando la situación mejore?

Almoradiel Lee, esperanza en tiempos complicados

No todo es malo para la cultura en tiempos de Covid-19, un gran ejemplo de ello es el Festival Nacional de Literatura Almoradiel Lee. Este festival que se realiza en La Puebla de Almoradiel (Toledo), municipio que supera por poco los 5.000 habitantes, hace participe a toda la localidad, incluyendo instituto y biblioteca. “No hay más objetivo que incentivar la lectura entre los alumnos, es una actividad de fomento a la lectura diferente, muy atractiva e interesante. En nuestro centro siempre se ha promovido la lectura de una u otra manera” declaró María Esperanza Ramírez, una de las principales organizadoras del evento.

“Tenemos una ilusión contenida, porque es todo tan incierto, tan inseguro. Hemos previsto dos escenarios posibles: presencial, que es lo que deseamos por encima de todo o por videoconferencia»

La quinta edición del Festival tendrá lugar del 4 al 11 de noviembre, a pesar de los malos tiempos por los que pasa el país y la región, el evento tiene pensado realizarse de una manera u otra. “Tenemos una ilusión contenida, porque es todo tan incierto, tan inseguro. Hemos previsto dos escenarios posibles: presencial, que es lo que deseamos por encima de todo o por videoconferencia, que sería más light. En el caso de la presencialidad, el aforo no puede superar el número de 50 alumnos” afirmó María Esperanza.

Otras ediciones se inauguraban de manera espectacular, ya que entorno a unos 400 alumnos recibían a los invitados en el gimnasio del Instituto de la localidad, el I.E.S Aldonza Lorenzo. Este año será una acogida más humilde, pero la ilusión siempre estará presente. A pesar, de que no puedan asistir tantas personas, los institutos de las otras localidades podrán seguir el evento a través de Facebook.

Imagen del Festival Almoradiel Lee en 2019/ Carlos González

Organizar un evento de este calibre en la situación actual en la que se encuentra la sociedad es una tarea muy difícil para las personas encargadas de ello. Respecto a otras ediciones, el equipo que organiza `Almoradiel Lee´ ha tenido que adaptarse a la nueva normalidad. “Ahora tenemos presentes cosas que antes no teníamos como incertidumbre por la situación y todo más apagado, con el fin de respetar las medidas de seguridad” declaró María Esperanza. Además, desde este festival se ha llevado a cabo una idea innovadora, para que los alumnos no se queden sin la firma de los autores. La firma de los libros, momento más deseado por el alumno se llevará cabo. Los libros se recogerán en bolsas con los nombres puestos para dejarlos en cuarentena durante 72 horas, pasándoselos al autor posteriormente para que los firme ya solo.

“De una manera u otra, lo que nos importa es que los alumnos lean y que disfruten de una actividad única en toda Castilla La Mancha. En ningún centro de la región se produce un evento de estas características” declaró María Esperanza, satisfecha con la labor del festival. Eventos como este ayudan al desarrollo de la literatura y de las actividades culturales en tiempos muy complicados y dan esperanza e ilusión a un sector que se ha visto afectado de gran modo.

The following two tabs change content below.

Carlos González

Latest posts by Carlos González (see all)

Leave a Response