Realizamos la compra de alimentos en supermercados o por vía online todos los días sin ningún tipo de problema. Sin embargo, nos olvidamos que gracias al sector del transporte comercial y a los camioneros en concreto, podemos tener comida en nuestros hogares, gasolina en nuestros vehículos o cualquier artículo que se nos pase por la mente.

En estos momentos de pandemia, el papel que realiza el transporte es fundamental. Medicamentos, mascarillas, guantes o incluso las futuras vacunas que van a llegar a nuestro país en 2021 son transportadas y repartidas por conductores profesionales. No apreciamos el esfuerzo y el trabajo que realizan constantemente. Jornadas interminables, poco tiempo de descanso o retenciones en sus salarios son algunos de los problemas que sufre el sector del transporte comercial.

 Pésimas condiciones que sobrevive el transportista

Las restricciones que ha impuesto Europa para prevenir el aumento de contagios de Covid-19 dificulta la labor de los camioneros. Ya sea realizando viajes nacionales o internacionales, las condiciones laborales que padecen los conductores son pésimas.  El cerramiento de restaurantes y alojamientos de carretera es sin duda el problema que más les preocupa.

“Los bares y hoteles de carretera es el único lugar donde podemos comer caliente, asearnos y descansar»

El camionero jienense José María Roa reparte productos de alimentación en países como Francia, Holanda y Alemania. Expresa su disgusto por «tener que comer productos de gasolinera durante dos semanas y sin poder ducharse de forma decente».

Los transportistas que realizan rutas internacionales pueden estar hasta tres semanas sin volver a sus hogares. Lo mínimo que piden al  Ministerio de Sanidad es dar prioridad a la atención de necesidades básicas durante el transcurso del viaje. La apertura de establecimientos de hostelería y restauración de carretera para una digna alimentación y descanso es lo mínimo que debe de realizar el gobierno central en agradecimiento a la labor que realizan, sobre todo en tiempos de pandemia.

El descanso es un aspecto fundamental para la salud. La falta de sueño o un mal reposo puede provocar el aumento de tiempo de reacción y reflejos, cualidades que cualquier conductor debe de tener en optimas condiciones, sobre todo aquellos profesionales que manejan toneladas de mercancía constantemente. Los horarios de trabajo de los camioneros pueden llegar a niveles extremos.  Jornadas de hasta 6 horas consecutivas de conducción sin pausa o 56 horas de conducción semanales incluso superando las 90 horas cada 15 días. A ello, hay que añadir los horarios de trabajo alternos, realizando jornadas de mañana, noche o combinando ambos turnos.

Habitáculo de un camión Foto: José María Roa

Por motivos excepcionales provocados por el coronavirus, el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana ha modificado el horario de las jornadas de trabajo y descanso. Así, la jornada laboral pasa de 9 a 11 horas. En cuanto al descanso del conductor sucede lo contrario, se reduce su jornada de 11 a 9 horas.

Además de la falta de necesidades básicas, los transportistas comerciales no se sienten respaldados por el gobierno. El transporte es sin duda uno de los gremios principales del sector terciario y de la economía del país. Circula por ‘las venas’ de  España para entregar tanto productos importados como exportados. En su día, la ausencia de mascarillas y geles en los puestos de trabajo preocuparon al sector. Las empresas de transporte no podían facilitar el material sanitario básico para la protección de sus conductores. El CETM (Confederación Española de Transporte de Mercancías) consiguió proporcionar mascarillas a todos los trabajadores del sector en el mes de abril, realizando su recogida en la administración de Correos más cercana.

El pasado 30 de Noviembre, la OMS (Organización Mundial de la Salud) realizó un comunicado indicando la vacunación de los transportistas, declarados como trabajadores esenciales frente al Covid-19. El gobierno español ha indicado que  la primera fase de vacunación entre los meses de Enero a Marzo no incluirán a los camioneros. “En ACUTRANS vamos a solicitar al Ministerio de Sanidad que incluya a los transportistas en el grupo de trabajadores esenciales para que puedan ser vacunados”. Son palabras de Juan González, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Transporte de Mercancías por Carretera de Cuenca.

Golpe al transporte comercial

La crisis económica provocada por el Coronavirus está afectando a todos los sectores de trabajo incluido la importación y la exportación. Los últimos datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo indica que la exportación en España ha descendido un 12,6% en los meses comprendidos entre Enero-Septiembre respecto al año 2019.

Los últimos datos que recoge Statista indican que el número de camiones registrados en los últimos 15 años ha tenido sus altibajos. En el año 2019 se registraron 223.326 camiones, lejos de los casi 400.000 camiones inscritos entre los años del 2005 al 2007. Se estima que España necesita en la actualidad 15.000 camioneros para conseguir un equilibrio entre trabajo y trabajador.

Fuente: Stadista

¿Por qué este descenso vertiginoso del número de camioneros? La respuesta es por las condiciones laborales. La relación entre el trabajo que realizan los camioneros y su remuneración no es la más estable. Un transportista aprendiz que realiza rutas internacionales puede cobra entorno 1.600 y 1.800 euros mensuales. Sin embargo, hay empresas que por su política retiene una pequeña parte del salario durante el primer año de contrato para evitar que abandone su puesto de trabajo. Por otro lado, algunas empresas de transporte basa la nomina en kilómetros realizados y no en la horas de trabajo como bien explica el camionero internacional Daniel Ruíz, “He realizado jornadas de trabajo de hasta 15 horas para poder realizar viajes de 1.000 kilómetros y conseguir más dinero».

Es cierto que un conductor oficial puede llegar a cobrar entre los 2.500 y 3.000 euros. Sin embargo, no cuenta con el tiempo suficiente para poder disfrutarlo. Los largos viajes internacionales que realizan por Europa pueden llegar incluso a los 21 días dentro de un camión. Tan solo cuentan con un día y medio de descanso, dos con mucha suerte para poder descansar en su residencia y disfrutar del tiempo en familia, amigos o para uno mismo. Ser caminero puede producir una gran cantidad de ingresos económicos pero, ¿A qué precio?

Tacógrafo digital Foto: José María Roa

Es un trabajo muy sacrificado. Ya no solo hay que contar las horas que marca el tacógrafo sino también el trabajo extra que realizan. El tacógrafo es un dispositivo que marca y registra los datos de aquellos vehículos que superen los 3.500 kilos. Los kilómetros recorridos, la velocidad a la que va el camión o el tiempo en movimiento son algunos de los valores que indica el tacógrafo. Cada conductor antes de poner en marcha el vehículo deberá introducir una tarjeta en el tacógrafo para grabar la información necesaria durante el transcurso del viaje. Sin embargo, el dispositivo no marca las horas de espera, carga y descarga, horas que no están registradas en el contrato, horas que son descontadas de descanso.

España necesita camioneros

A lo largo de los últimos 15 años el número de camioneros ha descendido casi un 50% según los datos mencionados y reflejados en la tabla de ‘Idealista’. El número de transportistas de mercancías que se han jubilado el pasado 2019 es mayor que los nuevos conductores que inician su andadura dentro de un camión como indica explica Juan Martínez, encargado de transportes ‘J.Cano’, destacando la «crisis económica y las condiciones en las que vive el conductor» como argumentos del descenso de camioneros

“Cada vez hay menos mano de obra”

Según el estudio “Entendiendo la brecha entre oferta y demanda de conductores de camión en España”  España necesitara 45.000 camioneros para el año 2025. El salario del camionero ha descendido tanto que no compensa pasar cerca de 15 días viviendo en un habitáculo, realizando horas en exceso, un descanso escaso y unos horarios alternos. Antes de la crisis económica que sufrió en España en 2008, muchos jóvenes dejaron sus estudios para trabajar en la construcción o dentro de un camión. Dichos empleos siguen siendo igual de duros y sacrificados pero su remuneración económica era mayor superando los 2.000 euros a jóvenes de 21 años, edad mínima para conducir un camión.

Cuando España estaba saliendo del pozo de la recesión económica, la actual crisis sanitaria ha golpeando de nuevo con fuerza tanto a España como al resto del mundo. Sorprendentemente con el número de parados que tiene nuestro país, superando los 3.800.000 desempleados, es complicando entender porque un sector importante como el transporte con un sueldo más que aceptable en estos tiempos no ocupe los puestos de trabajo necesarios.

Autoescuela Rubio Foto: Francisco Roa

Para poder paliar la crisis que está teniendo el transporte, los empresarios tienen diferentes posturas. La idea que más cobra fuerza es la vinculación del Ingreso Mínimo Vital para aquellos que se convierta en conductores profesionales. El objetivo es conseguir que aquellas personas que están en paro pueda aprender un nuevo oficio y adquirir el carnet tipo C (camiones no superiores a 7.500 kilos).

En las autoescuelas el número de alumnos para sacarse el CAP (Certificado de Aptitud Profesional) varía dependiendo de la economía de la zona. «El número de alumnos para sacarse los carnets tipo C, CAP o ADR ha aumentado durante la época de la crisis. No solo te sirve para trabajar de camionero, muchas empresas pequeñas necesitan repartidores y saber controlar cualquier vehículo puede aumentar las posibilidades de encontrar un empleo», son las declaraciones que realiza Alberto Ocaña, profesor de la Autoescuela Rubio de Cuenca.

A parte de las diferentes ideas para combatir el problema de falta de conductores lo que más debería de cambiar son las condiciones de trabajo.  Realizar descansos de 36 horas semanales ininterrumpidas pero no en la cabina de un camión, sino no se puede realizar en el domicilio de residencia al menos en un alojamiento adecuado y pagado por la empresa. ¿Merece la pena cobrar 2.500 euros al mes y vivir dentro de una cabina durante 25 días al mes? El equilibrio entre un salario y tiempo en tu hogar y disfrutar de tus seres queridos o de ti mismo es la asignatura que debe de combatir el sector.

En momentos de pandemia los transportistas de mercancías pueden estar agradecidos ya que no le falta trabajo. Sin embargo, por motivos de urgencia, se les ha aumentado las horas de trabajo y el descenso de horas de descanso. Espero que cuando volvamos a la normalidad, el gobierno y los empresarios se replanteé las condiciones de trabajo que se le están dando en la actualidad.

The following two tabs change content below.

Francisco Jose Roa Castaneda

Latest posts by Francisco Jose Roa Castaneda (see all)

Leave a Response