El aceite de oliva es uno de los principales productos españoles gracias a sus grandes beneficios y propiedades, y que permiten que esté presente en todas las cocinas de España. Pero, no solo en nuestro país sino en gran parte del mundo porque España es el primer exportador de aceite de oliva a más de 100 países. La recogida de la aceituna es una de las campañas más esperadas en España por su gran relevancia a nivel económico. 

Con la llegada del invierno y de los meses más fríos del año, comienza la campaña de la recogida de la aceituna que representa aproximadamente el 60% de la producción de la UE y el 45 % de la mundial, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.  En Estados Unidos existe un problema por la tasa del 25% que Trump estableció el año pasado. Ahora, con la llegada de Joe Biden a la presidencia del Gobierno de Estados Unidos se espera que haya un acuerdo para paralizar esta tasa al aceite de oliva español. Pero, a pesar de los aranceles y del coronavirus, se ha producido un “alto ritmo de exportación mensual al principio de campaña y en el último semestre”, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Aunque el volumen ha sido superior respecto a campañas pasadas, el precio de las exportaciones en millones ha bajado un 6% respecto a la temporada pasada. Italia, Estados Unidos, Portugal, Francia y Japón son los cincos principales destinos en valor de exportaciones de aceite de oliva. 

La calidad y cantidad del llamado oro líquido, aceite de oliva virgen, está marcado por el estado de maduración de las aceitunas. Las temperaturas extremas, la zona geográfica, la ausencia de lluvias o el tipo de poda que se realice influyen en la maduración del fruto. La temporada suele empezar en noviembre y acabar en enero, aunque, en ocasiones, se puede prolongar hasta abril o mayo. La recolección de la aceituna varía dependiendo de la zona geográfica de España, ya que en la zona sur empieza antes que en el centro de España. Existen dos diferentes tipos de aceite de oliva: el aceite de oliva y el aceite de oliva virgen extra. La principal diferencia es que el aceite de oliva virgen extra es un aceite puro, mientras que el aceite de oliva ha sufrido una serie de mezclas con otros aceites refinados que hacen perder propiedades del fruto. 

Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha es una de las principales regiones en la recogida de este fruto, ya que se sitúa en la segunda productora a nivel nacional con cerca de 450.000 hectáreas de olivar, 83.000 olivicultores y alrededor de 260 almazaras. Debido a la situación tan atípica que estamos viviendo por la pandemia, la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha elaborado una nueva orden para garantizar la seguridad y evitar posibles brotes de COVID-19.  Según esta orden: “La empresa empleadora o usuaria tiene que adoptar un Plan de contingencia COVID-19 que incluya las medidas organizativas, técnicas y de formación de las personas trabajadoras que aseguren la prevención y control de la transmisión y la infección por SARS-CoV-2 entre el personal trabajador, en todos los procesos relacionados con la recogida, transporte y almacenamiento de la producción agrícola.”

Olivares / Miriam Bachiller

El presidente de la cooperativa El Progreso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), Jesús Julián Casanova estima que “se prevé una campaña de ocho millones de kilos casi el doble que el año pasado, aunque no se alcanzará la media de recolección en la cooperativa que suele ser de 10 millones de kilos”.  Por su parte, el secretario general de ASAJA (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores) de Castilla-La Mancha, José María Fresneda, cree que “todavía es pronto para hacer una previsión de la campaña exacta, aunque sí se prevé un incremento del 20 y 30% más de la producción del aceituna y de aceite de oliva en la región”. En cuanto a la calidad del fruto en Castilla-La Mancha, el secretario general de ASAJA Castilla-La Mancha tiene claro que “será una calidad muy buena porque las condiciones climatológicas han sido excelentes y tampoco se han detectado enfermedades”. 

Unos precios iguales

Ricardo González, agricultor de Tarancón (Cuenca) cree que “aunque será una campaña muy buena debido a la calidad de la aceituna, los precios siguen siendo muy bajos”. El año pasado a este agricultor le pagaron entre 31 y 33 céntimos y “no es un precio rentable para los costes de producción y se acaban cogiendo por no dejarlas ahí, pero no por rentabilidad”.  La crisis que arrastra este sector es motivo de preocupación para los agricultores que, año tras año, ven cómo los precios no consiguen subir sino mantenerse e incluso bajar. Frecuentemente, se organizan manifestaciones o movilizaciones de los agricultores para reclamar unos precios dignos y justos que permitan compensar los gastos de producción que conlleva esta recolección.

La situación provocada por la pandemia ha cambiado este año la forma de trabajar, ya que se deben seguir una serie de normas que ha impuesto la Consejería. Además, ha repercutido a la hora de contratar a personal porque muchos prefieren contratar a gente cercana y de confianza para evitar a aquellos que no son responsables en su entorno privado. Se espera que esta campaña sea igual de favorable, respecto a los contagios por COVID-19, que la vendimia donde apenas hubo brotes por este virus. El coronavirus también perjudicará a aquellas familias que vivan fuera de Castilla-La Mancha porque no podrán acceder, debido al confinamiento perimetral, para recoger sus olivares. 

Olivares / Miriam Bachiller

En Castilla-La Mancha, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el precio del aceite de oliva virgen por 100/kg ha bajado en las últimas cinco semanas. La semana 44 el precio era de 205,50 euros por 100/kg, mientras que ahora el precio es 201,00 euros por 100/kg bajando un 2,2%. El precio de campaña 19/20 fue un 4,7%, mientras que el inicio de esta campaña está en 5,8%. En cuanto al precio del aceite de oliva virgen extra, el precio ha aumentado en las últimas cinco semanas un 13% siendo 242,25 euros por 100/kg. En general, el precio de la campaña ha aumentado un 12,7% frente a un 9,6% en la campaña 19/20. La región castellano manchega es la segunda, entre cuatro, que mejor paga cada 100 kg de aceite de oliva virgen por detrás de Cataluña. Pero la última en cuanto a aceite de oliva virgen extra está por detrás de Andalucía, Extremadura y Cataluña. No obstante, en países como Italia, Grecia o Túnez, el precio del aceite de oliva virgen extra ha bajado en las últimas tres campañas. 

La campaña de la aceituna, otro invierno más, está en pleno apogeo aunque de una forma diferente. Las altas temperaturas han conseguido que comience antes de la cuenta y las buenas previsiones alegran a los agricultores pese a unos precios bajos. Ahora, se espera que la recolección pueda seguir su curso sin ningún contratiempo para que una vez más nuestro conocido y prestigioso aceite de oliva llegue a nuestras mesas y cocinas.

The following two tabs change content below.

Miriam Bachiller Fernandez

Latest posts by Miriam Bachiller Fernandez (see all)

Leave a Response