Nada se sabe sobre cuotas de refugiados sirios que tengan previsto llegar a la ciudad conquense, así lo corrobora María José, la Responsable de ACCEM en Cuenca, tras la última reunión con el Ayuntamiento de la ciudad el pasado jueves, en la que se dieron cita ACCEM, Cruz Roja y otras asociaciones que no cuentan con la experiencia de las anteriores en materia de inmigración y refugiados políticos.

En los últimos meses en los que portadas de periódicos e informativos han abierto reiteradamente con imágenes de refugiados sirios tratando de llegar a Europa, en una lucha desesperada de supervivencia, los principales líderes se han reunido en Bruselas para decidir cuántos acogerían los distintos países de la UE.

De los casi 4 millones que han salido ya de Siria los principales países de acogida son: Turquía, el Líbano, Jordania e Iraq, según ACNUR y por ese orden. Países todos ellos que cuentan con sus propios conflictos internos, lo cual hace prever un continuado éxodo. ACCEM “lleva acogiendo sirios desde hace tiempo, no es una novedad. Si está saliendo ahora es porque el conflicto se ha generalizado”, asegura María José.

De los 1’9 que ya ha acogido Turquía, la UE ha de repartirse 120.000. Una cifra casi ridícula en comparación a esos 4 millones que apuntaba ACNUR y que además ha sido rechazada en bloque por los países del Este. Si los países menos desarrollados acogen esas cantidades “nosotros podríamos acoger más” aseguran desde ACCEM Cuenca.

Según el abogado Andrés López Milla el reparto se hace “en función de cuatro criterios de distribución: la población, el PIB, el nivel de desempleo y el esfuerzo previo de acogida de cada país, siendo Alemania el país que más refugiados puede acoger”, lo cual corrobora la mayor capacidad que tenemos para acoger respecto a los principales receptores y, de cualquier forma “llegarán a lo largo de 4 años. La llegada va a ser muy escalonada, para que no se concentren en un sitio” asegura María José desde ACCEM.

En el caso de España se baraja una cifra en torno a los 15.000 refugiados, que podrían residir en nuestro país “de 6 meses a 2 años”, según fuentes legales, y que además se financiarán “principalmente con dinero europeo. Vienen ya con una cuota asignada que nosotros debemos gestionar para buscarles una vivienda, enseñarles el idioma o comprarles ropa. No podemos depender de la caridad de la gente, el refugiado tiene derecho a los recursos básicos” aseguran desde ACCEM.

Las principales organizaciones españolas que se están coordinando con los ayuntamientos y el Gobierno central son: Cruz Roja, ACCEM o CEAR (la última no opera en Cuenca). Todas ellas se están haciendo cargo de canalizar las oleadas de solidaridad que se despertaron con historias como la de Osama Abdul Mohsen (el entrenador sirio) u otras que han dejado de serlo, como la del pequeño Aylan Kurdi en aquella playa turca.

En cualquier caso, hasta la ciudad conquense también ha llegado la necesidad de poner en manos de Ayuntamiento y organizaciones los recursos disponibles, dado que “sería la primera vez que Cuenca tiene una experiencia de este tipo. Hasta ahora los refugiados que llegaban a Castilla La-Mancha iban al centro de refugiados de Sigüenza (Guadalajara)”.

Desde un complejo turístico en la Alcarria (Guadalajara), dos viviendas en Motilla del Palancar (Cuenca) hasta una residencia de estudiantes (de manera provisional) o el ofrecimiento de pisos piloto inutilizados por las constructoras. Todos ellos recursos que se han ofrecido voluntarios hasta ahora para ayudar a estas asociaciones “pero no es tan fácil, porque no los puedes ubicar en un pueblo perdido, tienen que aprender primero el idioma” explica María José.

En el resto de Castilla La-Mancha, Toledo también se prepara para “acoger dos familias” confirma la madre superiora del convento Santa Isabel. Ésta cuenta que se ha habilitado una zona del convento, concretamente dos casas, donde convivirán las dos familias. La madre superiora también asegura que lo que más les interesa es que “vengan niños porque son los que más sufren las consecuencias del conflicto y son los más vulnerables”. Además, la ciudad “está totalmente involucrada” con esta causa y “están llegando muchas donaciones al convento”

En la provincia albaceteña, el seminario diocesano y así lo afirma la secretaria de su canciller, Antonio Abellán, “va a ceder parte del centro de migraciones de Fuensanta y del convento de Franciscanos de Almansa para ayudar a los refugiados que lleguen desde el conflicto Sirio”. Ciudad Real, por su parte, también se une a la red de acogida, ya que acogerá dos familias en el pueblo de Torre de Juan Abad.

Ahora lo difícil es canalizar y organizar esos recursos para conseguir una adaptación eficiente a las necesidades de los refugiados, como indican las asociaciones.

accem
Día mundial del refugiado/ Fuente: ACCEM
Los derechos de los refugiados

Según el diccionario de la Real Academia Española dar asilo político consiste en el “asilo que se concede a un extranjero desterrado o huido de su país por motivos políticos”, pero en la práctica no siempre es así, ya que desde que llegara la primera ola masiva de refugiados procedentes de la guerra de Siria, en Europa, algunos líderes Europeos no han “respetado protocolos legales de los refugiados en esta crisis” tal y como afirman fuentes de El Mundo.

En primer lugar, se incumple el artículo 14 de la Declaración Europea de Derechos Humanos, ya que según éste “en caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en otros países”. En concreto, un claro ejemplo de este incumplimiento lo pudimos ver a finales de septiembre en Béziers (Francia) gracias a un vídeo subido a la página web del Ayuntamiento por su propio alcalde, Robert Ménard, en el que muestra un desprecio absoluto a las familias de refugiados que se encuentran en dicha localidad. En el video se puede ver cómo el alcalde acompañado de policías armados y varios seguidores va casa por casa comunicando a los refugiados sirios que “no son bienvenidos” en Béziers e increpándolos para que se marchen.

En segundo lugar, nos encontramos con la Carta de Derecho Universal de 1951 y su artículo sobre refugiados que dice que un Estado debe proteger a las personas que “no son nacionales suyos y cuya vida o libertad están en peligro por actos, amenazadas y persecuciones de las autoridades de otro Estado”. Volviendo al ejemplo anterior, cuando el alcalde de Béziers fue puerta por puerta de los refugiados, el líder francés, Francois Hollande no quiso tomar medidas sobre tal asunto.

Alemania, por su parte ha incumplido el Protocolo de Dublín que según fuentes de El Mundo indica que “los solicitantes de asilo deben quedarse en el país en el que registran”, un incumplimiento en positivo ya que en Berlín atenderán todas las solicitudes vengan de donde vengan.

Aunque el abogado, Andrés López Milla afirma que “hay que esperar más tiempo para ver cómo afectan dichas llegadas a cada país, en el caso de España los refugiados están amparados por la Ley 12/2009, de 30 de octubre, reguladora del derecho de asilo y de la protección subsidiaria, la no admisión a trámite o la denegación de las solicitudes de protección internacional determinarán, según corresponda, el retorno, la devolución, la expulsión, la salida obligatoria del territorio español o el traslado al territorio del Estado responsable del examen de la solicitud de asilo de las personas que lo solicitaron, salvo que, de acuerdo con la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero”.

El paso legal tan solo sería el último de una gimcana por la supervivencia en la que, tras haber superado “persecuciones, torturas y detención indefinida cuando intentan llegar a través de Libia y Malta”, según recoge www.es.amnesty.org, les sigue el rechazo en una Europa avanzada en derechos internacionales, que se pierde en inefectivas guerras de cuotas. Mientras, se les agota el tiempo a las víctimas de un conflicto que dura ya más de 4 años.

 

The following two tabs change content below.

Maria Gualda

Latest posts by Maria Gualda (see all)

Leave a Response