¿Sabías de la existencia de «videojuegos» que en lugar de disfrutarlos mediante la vista se disfrutan mediante el oído? De la mano de Sergio Vera, impulsor del club de novela negra Las Casas Ahorcadas nos adentramos en éste campo del desarrollo de videojuegos intentando descubrir qué características debe tener un videojuego para que sea accesible para todo el mundo

Hoy os invitamos a descubrir un audiojuego llamado Papasangre, una historia de terror en la que el jugador tiene que guiarse exclusivamente por su oído para sobrevivir al ataque de unas bestias que lo acechan. Sin embargo, lo más relevante de éste juego es que, al basarse en escenarios sonoros, puede ser disfrutado especialmente por personas ciegas. Lo descubrimos con Sergio Vera, promotor de las Casas Ahorcadas, que nos explica algunas características que debería tener un juego para que sea realmente accesible para todo el mundo y que, además, aumente la experiencia sensitiva del jugador, aumentando a su vez la diversión.

Sergio Vera es una de las personas más activas del ámbito cultural de Cuenca. Ésta semana ha vuelto a traer a un escritor de novela negra para tener un encuentro con los participantes en el club de lectura de novela negra Las Casas Ahorcadas. Esta vez, el encuentro era con Carlos Salem, que venía a presentar su obra «Muerto el perro» y se realizó el 19 de diciembre en la Biblioteca Municipal de Cuenca, celebrándose además a las 00:00 en la Romería de la Habana un recital de la mano del autor.

The following two tabs change content below.
Mi primera experiencia con el periodismo fue con la Revista Redacción del IES Campo de Caltrava. Después de eso, y del taller de radio de la Universidad Popular de Miguelturra no pude parar. Creé La cueva del río en 2010 con el objetivo de llegar a convertirla en un sueño hecho realidad. Aprendo esta profesión en la Facultad de Periodismo de Cuenca y en El CRisol de Ciudad Real. Tuve un romance con la música. Ahora somos muy buenos amigos.
David Sanroa

David Sanroa

Mi primera experiencia con el periodismo fue con la Revista Redacción del IES Campo de Caltrava. Después de eso, y del taller de radio de la Universidad Popular de Miguelturra no pude parar. Creé La cueva del río en 2010 con el objetivo de llegar a convertirla en un sueño hecho realidad. Aprendo esta profesión en la Facultad de Periodismo de Cuenca y en El CRisol de Ciudad Real. Tuve un romance con la música. Ahora somos muy buenos amigos.

Leave a Response