La omnipresente crisis económica ha azotado todas las áreas de la economía. Se consume menos, se reducen los sueldos y el poder adquisitivo y las empresas experimentan pérdidas económicas. Esto afecta todas las empresas, desde las más empresas más grandes hasta los pequeños comercios, que se ven en la obligación de hacer “recortes” para poder mantenerse. Estos recortes muchas veces pasan por reducir su inversión publicitaria, necesaria en toda táctica de marketing para influir sobre la mente y las necesidades de posibles consumidores.
Disminuir el presupuesto en marketing puede representar un ahorro económico para la empresa, pero también puede significar una disminución en las ventas y los ingresos, ya que reducirá el número de compradores potenciales.

En tiempos de crisis, ¿las empresas aumentan o reducen su inversión publicitaria?

Las campañas publicitarias convencionales que se llevan a cabo a través de anuncios en televisión, radio, prensa e Internet suelen tener un coste muy elevado. Los costes de dichos espacios varían en función que la audiencia que previsiblemente vaya a tener, en unas franjas que vienen determinadas por el propio medio. Se estima que una campaña de publicidad notoria en la televisión española de un producto corriente cuesta unos 1.500.000 euros al mes. En Internet el coste medio para que una campaña sea rentable es de 10.000 euros al año. El informe de 2012 de Infoadex arroja el dato de que el decremento de inversión publicitaria experimentado por la televisión (medio de mayor alcance) en el año 2011 ha sido del -9,5%, situando su cifra en 2.237,2 millones de euros frente a los 2.471,9 millones del año anterior. En el resto de medios convencionales (diarios, radio, dominicales, cine) se registran también grandes pérdidas durante el último año. El único medio que ha experimentado aumento en inversión publicitaria ha sido Internet, que ha tenido un crecimiento en 2011 de 12,6%. Por su parte, la publicidad no convencional (marketing telefónico, tarjetas de fidelidad, folletos) ha experimentado un descenso del -6,8%.

Estos datos muestran que numerosas empresas han tomado la decisión de recortar su inversión publicitaria en los medios debido a su alto coste, renunciando con ello a gran número de posibles compradores. Sin embargo, esto no cambia el hecho de que los consumidores siguen demandando, aunque sea en menor medida, determinados bienes y servicios, y que las empresas necesitan recursos para destacar por encima de la competencia en la batalla de la oferta y la demanda, que por otro lado se hace más notable en tiempos de crisis debido a que los consumidores se lo piensan más a la hora de decidir en qué gastar el dinero. La publicidad sigue siendo necesaria, y dado que el coste de una campaña publicitaria como se venían haciendo puede ser “inasumible” por muchos anunciantes empiezan a surgir nuevas formas de hacer publicidad. A su vez los datos de 2011 muestran que la publicidad a través de Internet es la única que no ha experimentado pérdidas, luego una alternativa viable ha de pasar inevitablemente por este soporte.

Campañas 2.0.

En esta tesitura empiezan a aparecer nuevos medios publicitarios más económicos y creativos como son las redes sociales. Algunos ejemplos son las páginas corporativas en Facebook y Twitter y la difusión de vídeos a través del portal YouTube. Un estudio independiente llevado a cabo por los asesores de marketing José María Capella Oliva y Ramón Puig Rosich en 2010 sobre el caso concreto del sector cervecero en España revela que la empresa Heineken alcanzó un mínimo de 17.700.000 impactos publicitarios gracias a una campaña llevada a cabo a través de publicidad encubierta en un evento deportivo, cuya imagen fue difundida través de las redes sociales. Para llegar a este mismo nivel de audiencia con una campaña en televisión convencional habría necesitado una inversión de 442.510 euros, frente a los 35.000 que se ha calculado que cuesta desarrollar este tipo de publicidad. Esto sería lo que se ha llamado Campaña 2.0, y se presenta como una alternativa muy económica las campañas publicitarias convencionales a la que se están sumando numerosas empresas.

(Fuente: http://www.slideshare.net/makeiteas…)

Las Campañas 2.0. no solo se han aplicado en el ámbito de la publicidad comercial, también en el de la propaganda política. En las elecciones de 2007 en Estados Unidos, Obama usó el mundo 2.0. como plataforma central de su campaña, y esto le sirvió como apoyo fundamental para ganar las primarias y posteriormente las presidenciales. A través de medios de comunicación social como YouTube y las redes sociales, Obama se movió por la Web 2.0 para conseguir sus objetivos.

(Fuente: http://www.abc.com.py/articulos/red… )

Leave a Response