Este comentario versa sobre el texto: ¿Polarización ideológica o económica? Relaciones entre los medios y el poder político y corporativo (Juan Carlos de Miguel y Víctor Pozas).
En primer lugar cabe destacar el papel ideológico y su influencia política en los medios de comunicación, se puede decir que en todo estado el color político dominante es el que influye en la comunicación tanto pública como privada pero esto se ve más en la pública ya que por ejemplo en España la televisión pública es RTVE y es llevada por el grupo político mayoritario en el Gobierno esto hace que dependiendo quien esté en el Gobiernos RTVE tenga un color y otro. En el texto al principio se desarrolla que no es principalmente el partido que gobierne del color que sea el que decide sobre los medios de comunicación en épocas como la que se vive actualmente sino que lo que decide es la economía, ganar más o menos dinero. 

En el texto se diferencian tres tipo de sistemas mediáticos de Hallin y Manzini (2008), el modelo mediterráneo o pluralista polarizado (Grecia, Italia, Portugal y España), el del norte de Europa o democrático corporativo (Austria, Países bajos, Noruega, Suecia, Finlandia) y el modelo del Atlántico Norte o liberal (Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña). Dicha clasificación se realiza a partir de diferentes variables, como las características de la industria de la prensa, el nivel de profesionalización de la profesión periodística, el papel del Estado en los medios de comunicación y el grado de paralelismo político. El modelo mediterráneo que es el que se da en España, Grecia, Portugal e Italia es un modelo similar a los modelos latinoamericanos. Según estos autores lo que caracteriza al sistema mediático español es bajo nivel de difusión de diarios, tradición de periodismo político, instrumentalización de los medios de comunicación privados, politización de la radio y televisiones públicas y limitado desarrollo del periodismo como profesión autónoma. Por el contrario, los países del norte de Europa se diferencian de los del sur en el número de diarios distribuidos, en el norte es mucho menor ya que se centran más en radio y televisión, en España es también importante la difusión de la prensa del corazón basada en programas, cosa que no se da en otros países.Retour ligne automatique
En cuanto al paralelismo político, que se refiere al grado de politización de los medios de comunicación, en los países del modelo mediterráneo la prensa tiende a favorecer al partido de turno.

Hablando de la instrumentalización de los medios privados, en España se da una clara división de medios entre los dos grupos políticos mayoritarios. El PP se puede decir que tiene afinidad con el grupo El Mundo (El Mundo, Expansión, Marca, Radio Marca, Veo TV) ya que en sus diarios se puede ver la clara tendencia derechista. Y el PSOE está más vinculado al grupo PRISA (El País, As, Cinco días, SER, Cuatro). Esta situación no solo se da en España, Berlusconi en Italia posee los tres canales de televisión más importantes. Esto hace desde mi punto de vista que los medios de comunicación no cuenten toda la realidad ya que se ven afectados tanto por un color político como por sus dirigentes y sus prioridades.

En relación a la politización de la radio y la televisión publica como ya he mencionado anteriormente tiene que ver con el color del gobierno en España el único que intento cambiar que en la televisión pública ubiera un poca de paridad de opiniones fue el gobierno de Zapatero lo que ha vuelto a cambiar recientemente con el Decreto Ley 15/2012 por el cual vuelve a ser el Gobierno de turno el que influye mayoritariamente en la decisiones de RTVE.

El clientelismo que no es otra cosa que el caciquismo, se da mucho en el modelo mediterráneo ya que en tres de los cuatro casos se ha vivido una dictadura hasta no hace mucho tiempo. “En el panorama de los medios el clientelismo ha estado presente en las poco más de tres décadas de democracia. En España, como se analiza después, fue evidente la relación clientelista entre Jesús de Polanco/ PRISA y los gobiernos del PSOE de Felipe González, así como la vinculación de Telefónica con el gobierno de Aznar”. (Hallin y Mancini, 2008). Como ejemplo de clientelismo el texto habla de las licencias otorgadas en Madrid por Esperanza Aguirre a canales con tendencia derechista mientras que dejó sin licencia a los de tendencia de izquierdas.

También se dan guerras internas entre conservadores y progresistas en este contexto podemos hablar de las dos guerras del futbol, en las cuales dos canales pelearon por conseguir la licencia de emisión de partidos. En la primera guerra pelearon por este caso dos canales de tendencias políticas diferentes Canal Satélite/PRISA versus Vía Digital/Telefónica, numerosos medios llegaron a la conclusión que esta disputa era más bien entre PP y PSOE que entre los propios canales. Estos acabaron fusionándose. En 2007 estallo otra guerra del futbol pero esta entre cadenas de la misma ideología lo que las llevo también a la fusión. Cabe destacar en este contexto la guerra por llamarlo de alguna manera que hubo entre ABC y El Mundo en el contexto de los atentados del 11M, en este caso los dos grupos tienen tendencias de derechas pero a la hora de dar la noticia la dieron de diferente forma lo que les llevo a una guerra de poder, es decir, haber quien daba mejor la noticia y quien vendía más ejemplares esta situación llevo a los dos grupos a los tribunales ya que llegaron a descalificarse el uno al otro.

Como conclusión, la política está muy presente en los medios de comunicación tanto sean de derechas como de izquierdas desde mi punto de vista es la política lo que domina los medios de comunicación ya que son los propios partidos o políticos en más concreto en numerosas ocasiones accionistas de los grandes medios de comunicación, esta situación hace que no se cuente siempre la verdad sino que se maquille para beneficiar al político de turno.

The following two tabs change content below.

Leave a Response