El lanzador de disco Carlos Parra ha viajado a finales de octubre a la Residencia Blume pero para quedarse. En este Centro de Alto Rendimiento del Consejo Superior de Deportes de Madrid residen las grandes promesas del deporte español en el que el conquense tendrá un hueco.

Al joven de 22 años le ha llegado esta oportunidad a través de un amigo con el que entrenaba haciendo lanzamiento de disco. “Me dijo que si me interesaba entrenar con él, enseguida comencé los trámites con el entrenador que me dijo que adelante que ahí íbamos”, afirma Carlos Parra. El conquense lleva entrenándose desde pequeño pero más profesionalmente hace siete años cuando su destino se cruzó con su entrenador, Miguel Ángel Castillo, que comenzó a prepararle en lanzamiento de disco, ya que antes era en peso.

La Blume está habilitada para todas las necesidades de sus deportistas como servicios de fisioterapia, entrenadores y médicos. Los jóvenes marchan a esta residencia con la esperanza de entrar en la élite del deporte, pero el camino no es fácil. Se busca una preparación física perfecta que requiere muchas horas de preparación, una trayectoria que busca una meta complicada que no siempre premiada.

IMG-20151015-WA0002
Carlos Parra entrenando

Además, el lanzador ha encontrado otra oportunidad y ha fichado por un club de división de Honor, el C.A. Elche Decatlón. Esta ocasión le surgió porque lo vieron en alguna de sus competiciones y le preguntaron que si estaba interesado en las condiciones. Ahora Carlos Parra entrenará lunes y viernes en Cuenca; los martes, miércoles en Madrid; y los fines de semana tendrá que viajar con su nuevo club para competir. Un enredo de viajes al que se le ha puesto una gran ayuda, le han dado la oportunidad de que su entrenador se pueda ir también y lleve el entrenamiento a medias.

Un camino difícil

Parra observa este deporte con unas posibilidades duras pero tampoco lo considera imposible. “Lo que pasa es que para vivir de esto no tienes que ser bueno, tienes que ser el mejor. Entonces es muy difícil, mientras que viva con mis padres si puedo seguir así y ganar, pero ya para dedicarme siempre es complicado porque no da para mantener a una familia”, afirma el atleta.

En España aunque siempre ha tenido buenos deportistas, a los deportes minoritarios no se le ofrece demasiadas oportunidades. Trofeos llegan a España casi todas las semanas pero se suele valorar, principalmente se le da importancia a lo sucedido en el fútbol y se obvia lo demás. Este problema también lo sufre el deporte conquense. Carlos Parra se encuentra jugando en un Club de división de Honor pero encuentra muchas diferencias respecto otros deportes y a pesar de su logro ve difícil poder vivir de esto. El atleta cree que hay una gran diferencia con los deportes mayoritarios, “es porque es este deporte, yo estoy como en primera división de fútbol, pero no tiene nada que ver con los futbolistas, es así de injusto”. Ahora Carlos Parra se adentra en una doble oportunidad donde el disco será su mejor aliado con residencia en la Blume.

The following two tabs change content below.

Sheila Algarra

Leave a Response