El Hospital Nacional de Parapléjicos celebraba el pasado año su 40 aniversario siendo el hospital público más importante de España en el tratamiento de rehabilitación de la lesión medular. Gestionado por el Gobierno de Castilla-La Mancha, cuenta con investigaciones en marcha y una gran plantilla de profesionales, que sin ellos no sería posible que personas que padecen estas lesiones pudiesen mejorar de la manera tan rápida.

Estas lesiones las podemos clasificar en paraplejia o tetraplejia, pudiendo ser completa e incompleta. En el caso de la primera, la comunicación entre el cerebro y el resto de las partes del cuerpo, a través de la médula espinal, se ve interrumpida de manera total o parcial. Si ocurre de manera total no habría control de ninguna parte del cuerpo a partir del punto donde se produce la lesión. Existe un margen de recuperación mayor si la lesión es incompleta, tanto en el aspecto funcional como de sensibilidad a través de fármacos, terapias, fisioterapias, y aquí es donde hay que sumarle un elemento muy importante que aparece en el proceso de rehabilitación del paciente, el deporte.

Deporte, rehabilitación complementaria
DSC_0059
Miguel Ángel Pérez, responsable de comunicación // Fuente: Esmeralda Díaz

El deporte tiene varios aspectos que son complementarios, en primer lugar el terapéutico, fortalece la musculatura residual de personas que tras la lesión medular tienen un problema de movilidad, entonces practicando determinados deportes que los médicos solicitan al paciente para que realice mejor su movilidad, se ve afectado positivamente el control del equilibrio. Otro factor sería el psicológico, muy importante a su vez con la capacidad de integración. Por ello, habría un aspecto de terapia lúdico-psicológico e integración y ya el siguiente paso sería el deporte competitivo.  Estos son los cuatro pilares del valor del deporte en el Hospital de Parapléjicos según recalca Miguel Ángel Pérez, responsable de comunicación del hospital. A lo que también añade que una persona que haga deporte puede recuperar más y mejor y puede estar en definitiva más fuerte, tenga una lesión medular incompleta o completa.

En cuanto a las actividades y su desempeño, los pacientes disfrutan del deporte de lunes a viernes durante toda la tarde, donde hay modalidades que están de forma permanente como puede ser el tenis de mesa, el tiro con carabina o la oferta de handbike, y otros como es el bádminton o el tenis que se realizan dos días en semana. La práctica de deporte al aire libre se postula como otra alternativa real, aportando dinamismo, como puede ser el senderismo o hacer bautismo de submarinismo.

DSC_0197
Pacientes practicando el tiro de carabina // Fuente: Esmeralda Díaz
Alumnos y pacientes

Desde hace muchos años el hospital y la universidad tienen un convenio de colaboración mediante el cual los alumnos de Inef realizan las prácticas, al igual que los alumnos del módulo de Tafad.

Todos los años los alumnos de Inef de segundo o tercer curso organizan una fiesta del deporte en el hospital antes de las navidades, en la que ellos se encargan de todo, y realizan deportes alternativos, diferentes actividades y bailes con los pacientes.

Unas de las colaboraciones que realizan la Facultad de Ciencias del Deporte y la fundación del hospital es el curso que se impartió el pasado 17 de octubre sobre la nueva metodología en natación adaptada. El encargado de impartir el curso fue Juan Vázquez, hablar de natación adaptada es hablar de él. Dicho curso tenía como objetivo  formar a alumnos que serán futuros profesores de natación adaptada  y además a los que tienen convenios de prácticas. El hospital pretende poner en conocimiento de los estudiantes una vertiente muy importante del deporte y, más tarde, trabajar con los pacientes del mismo. En el curso se proyectaron videos de pacientes practicando natación para así explicar de manera más concreta la metodología. Se habló desde las técnicas bobath y vojta, hasta cómo intentar detectar la actividad refleja para así evitarla y las posibles posiciones de equilibrio para, con ello, establecer patrones.

DSC_0195
José Miguel y una monitora jugando al tenis mesa con dos pacientes // Fuente: Esmeralda Díaz

José Miguel López, jefe de la sección de rehabilitación complementaria y también monitor a pie de pista, comenta que antes era el baloncesto el deporte rey, sin embargo hace unos años dejó de serlo porque la población del hospital ha envejecido y ha disminuido el número de pacientes jóvenes, al igual que el número de pacientes de otras comunidades a causa de los recortes en sanidad.  Por ello, se decidió quitar el baloncesto y dedicarse más al deporte individual como bádminton, tenis, natación, y ahora se han puesto de moda las handcycling o handbike. Las bicicletas de mano es un deporte que se está empezando a implantar en el hospital. Los beneficios que aporta la práctica de este deporte son fortalecer el tren superior, las musculaturas superiores de brazos, cuello y pecho.  Junto a la Federación de Ciclismo de Castilla-La Mancha, el hospital tiene un programa para introducir las bicicletas en los pacientes. “Hemos tenido gente que al final está desarrollando este deporte. Y sí, tenemos valores emergentes en bicicleta de mano, incluso creo que vamos a colocar a mucha gente en la élite de este deporte que es muy novedoso” afirma el responsable de comunicación.

Esfuerzo y superación
DSC_0061
Adrian Pérez // Fuente: Esmeralda Díaz

Adrian Pérez es un destacado caso de esfuerzo, es un joven abogado de 24 años que sufrió un accidente cuando conducía un kart y chocó con uno de los laterales, salió despedido y el golpe le causo la lesión medular, de la que hoy en día el joven solo cuenta con sensibilidad del esternón para arriba. La recuperación avanzó de manera muy favorable como él mismo cuenta, “a los dos meses  y medio ya estaba bastante mejor, en parte gracias a los fisioterapeutas y a la gente de terapias. Te recuperas muy rápido, empiezas a vestirte tú sólo, no a ser independiente pero casi y ya pues empecé hacer deporte, a jugar al ping pong, a hacer cosillas, siempre me había gustado el deporte y quería seguir”.

José Miguel como monitor y jefe de rehabilitación complementaria manifiesta que el deporte es una parte más de la rehabilitación y que de hecho está preinscrita por el médico. Para Adrián, una recuperación sin el deporte hubiera sido muy aburrida y además recalca que la evolución no se hubiera notado de la misma manera porque afirma que progresas físicamente y que mantener la mente ocupada es esencial. “Ayuda mucho psicológicamente, por eso te comento lo de tener la mente ocupada, de ponerte objetivos, no objetivos como ir a unas olimpiadas pero simplemente ir mejorando, hoy no he conseguido hacer esto pues mañana lo sigo intentando. Son pequeñas cositas que uno siempre le gusta superarse” explica Adrián. De hecho, el joven jugaba en la selección riojana de baloncesto y, por ello, el deporte siempre ha estado en su vida y desde el primer momento que tuvo la lesión pensó en el baloncesto en silla de ruedas pero por casualidades de la vida, según palabras suyas, no puede realizar ese deporte. Todo ello, porque tiene una fijación muy grande en la espalda de placas de titanio para sostener la misma, que le impiden hacer ciertos movimientos porque le provocan mucho dolor.

Sin embargo, probó las handcycling, le gustó y le propusieron ir a la carrera Liberty Seguros  y se animó a participar “de perdidos al río, me apunté, eran 10 km, tardé mogollón pero terminé y me encantó sobre todo porque era una carrera popular en la que va la  gente corriendo normal. Nosotros salimos primero y cuando ellos te alcanzan prácticamente te llevan ellos, no empujan por supuesto, pero te van animando todo el rato, fue un poco emotivo”. Este deporte le viene muy bien porque no es sólo que no le duela la espalda, sino que se la fortalece aun más.

IMG-20151013-WA0022
Adrián Pérez sobre una handbike // Fuente: Adrián Pérez

El joven ya ha participado en alguna prueba de Bilbao y Jerez, que son ya carreras más largas y que su objetivo principal es mejorar los tiempos, y fue a partir de ahí cuando empezó a plantearse más enserio la competición en general. El problema viene dado con la bicicleta, ya que estando hospitalizado hace uso de la bicicleta del hospital. Una vez dado de alta tiene que conseguir una de ellas. Los precios son muy elevados y no es capaz de afrontar el coste, por ello está buscando patrocinadores. Con una bicicleta propia no tendría que descartar, como objetivo, el prepararse para unas paralimpiadas.

Más allá del deporte

Miguel Ángel Pérez Lucas, responsable de comunicación y el que dirige el portal temático de lesión medular Infomedula , y Juan Carlos Monroy Escalona, fotógrafo clínico del hospital, crearon este libro, Más allá del deporte. La idea del libro es reflejar mediante fotografías el esfuerzo deportivo de las personas con discapacidad destacando que todos somos iguales por naturaleza. En cada una de sus páginas aparecen términos muy importantes como adaptación, capacidad, confianza, superación o fuerza.

“La fuerza del cuerpo se consigue con esfuerzo. La fuerza interior se consigue con gimnasia para el alma, conviene hacer primero unos estiramientos de espíritu”.

 

El Hospital de Parapléjicos intenta intervenir en la continuidad del paciente respecto al deporte una vez dado el alta, mediante una red de contactos muy grandes que es lo que tiene mayor eficacia, el contacto directo y no los acuerdos. José Miguel comenta que se quedó con una frase que dijo un médico rehabilitador que si “el deporte para las personas sin discapacidad es bueno para las personas con discapacidad es fundamental, porque potencia la capacidad residual”.

 

The following two tabs change content below.

Esmeralda Diaz

Leave a Response