¿Y si te pagaran por hacer lo que realmente te gusta? ¿Y si tu tarea consistiese en hablar de los libros que lees, los espectáculos a los que asistes, las series que ves o la música que escuchas? ¿Y si pudieras realizar gran parte de tu trabajo desde el propio sofá de tu casa? Javier Rodríguez Marcos vive esa situación: es el coordinador de Babelia, el suplemento cultural de El País, y se siente realmente afortunado con la labor que desempeña en el periódico.

El pasado miércoles 21 de octubre Rodríguez Marcos acudió como conferenciante a la Facultad de Periodismo de la UCLM. La charla, que llevaba por título “Experiencias de Periodismo y Cultura en el siglo XXI”, estuvo dirigida por el doctor en Comunicación Antonio Fernández Vicente. El coloquio sirvió para que los asistentes conociesen de primera mano la experiencia del coordinador de Babelia en el mundo periodístico.

Uno de los asuntos que se abordaron en la charla fue el desprestigio de la profesión en un momento de exceso de información. Precisamente ante el hecho de que cada persona tenga algo que decir, Rodríguez Marcos señaló que «la gran tarea del periodista es seguir haciendo de puente entre las cosas que suceden y lo que la gente espera saber». El resto de la charla estuvo enfocada a los principios generales y a las cuestiones de redacción, así como a la difusión de la información.

Uno de los asuntos destacados del coloquio fue la actual crisis del periodismo que, según el coordinador de Babelia, «no es tanto del periodismo en sí, ya que la sociedad sigue necesitando información, sino del cambio del modelo industrial». Un cambio de modelo que, en palabras de Rodríguez Marcos, no es sino «el reflejo de una sociedad que ha pasado de pedir ‘información de menú’ a buscar ‘información a la carta’».

Rodríguez Marcos: «El gran reto de un periodista cultural es tener en cuenta la información que le viene filtrada e ir más allá».

De igual forma, también hizo hincapié en los hábitos de lectura de los lectores. Por una parte se habló de la diferencia que existe entre la presentación de noticias de las ediciones en papel y las ediciones digitales; por otra, de los ritmos de lectura que van de lunes a viernes y fines de semana, pues son los sábados y domingos cuando se concentra más información y se acumulan todos los suplementos. En cuanto a la difusión, los periódicos en papel siguen siendo hoy en día el soporte económico de los grandes medios de comunicación.

Otra cuestión de gran relevancia para Rodríguez Marcos fue la importancia que tiene para un periodista el saber seleccionar bien. «El gran reto de un periodista cultural es tener en cuenta la información que le viene filtrada e ir más allá; distinguir la información de la propaganda, lo que es ocio de lo que es espectáculo». Por tanto, el criterio del periodista es esencial para poder seleccionar los mejores datos, ya que en la actualidad los redactores se enfrentan a la superabundancia de noticias. «Un dato no es más que una categoría que hay que filtrar y poner en su contexto; y ahí es donde entra el trabajo del periodista: hoy en día el mejor periodista es el que más criterio tiene».

Aparte del modelo industrial y de la selección de noticias, también mencionó la forma en que hay que redactar en función del medio en el que te encuentres y al público que te dirijas, ya que en ocasiones los periodistas tienden a creer que «todo el mundo controla cualquier tema». Lo ideal es escribir para todos los lectores. Hay que tratar de tener en cuenta que «el lector que viene a la sección de cultura es el mismo lector que va a la sección de política y luego lee la de deportes». A ese hecho hay que añadir que la calidad guarda relación con el rigor de la información. «Cuanto menos duda una persona sobre la información que está transmitiendo, mejor es capaz de transmitirla» explicó Rodríguez Marcos.

El periodismo ciudadano también tuvo un hueco durante la charla al hacer referencia a la muerte del periodismo tradicional. Se trata de un tipo de periodismo al alcance de todos gracias a las redes sociales, pero con ciertas limitaciones; como argumentó el coordinador de Babelia, «genera constantemente tweets y no tiene un orden, sino que está toda la información yuxtapuesta; es un montón de algo que alguien tiene que ordenar». Finalmente, Rodríguez Marcos dio por terminada la conferencia tras un turno de preguntas por parte de los asistentes en el que se trataron asuntos tales como la diferencia que hay entre Babelia y otros suplementos culturales o la calidad y gratuidad de los periódicos.

Javier Rodríguez Marcos, de aficionado al fanzine a redactor de El País

A pesar de no haber cursado los estudios de Periodismo –pues estudió Filología-, Javier Rodríguez Marcos lleva trabajando para El País desde el año 2001. Su vocación periodística surgió en la adolescencia, cuando se dedicaba a escribir fanzines (fan’s magazine) para diversas revistas. Más adelante trabajó como free lance para publicaciones de todo tipo: de literatura, de arte… Posteriormente colaboró en La Vanguardia y trabajó también para el ABC Cultural; en definitiva, Rodríguez Marcos ha dedicado una larga etapa de su vida a la cultura. «Lo bueno que tiene el periodismo cultural es que puedes convertir en profesión lo que empieza siendo una afición». Recientemente también ha mostrado su faceta más poética con la publicación de su poemario ‘Vida secreta’.

Rodríguez Marcos: «Para ser periodista hay que saber escribir; lo importante es practicar y practicar».

Cuando se le pregunta por los hábitos de redacción en el suplemento de El País, Rodríguez Marcos asegura que son «menos rutinarios que en el diario». Una de las ventajas que destaca de Babelia es la atemporalidad de las noticias: «permite un mayor reposo, anticiparte a la información, elaborarla de otra manera; tiene otro plazo». Asimismo, recalca la mayor flexibilidad del medio en comparación con el diario principal. «Los días que se cierra, que son los lunes y martes, hay que estar allí hasta el cierre; pero a diario te puedes quedar en casa documentándote, moviéndote por sitios, viendo exposiciones…».

Babelia, suplemento cultural de El País
Babelia, suplemento cultural de El País

En relación a los requisitos necesarios para trabajar en medios de comunicación en la línea de Babelia, Rodríguez Marcos señala que la formación nunca es suficiente, ya que, además, «hay que tener un mínimo de cultura». Si bien los conocimientos son importantes, también subraya que «para ser periodista hay que saber escribir en un periódico; eso es algo que se consigue con el tiempo». Para el coordinador, la clave del buen periodismo es la práctica: hay que escribir constantemente y leer periódicos. «Lo importante es practicar y practicar porque la escritura es como un músculo; si corres todos los días media hora, terminas respirando bien al correr: el periodismo es igual».

The following two tabs change content below.

Nazaret Benito

Estudiante de Periodismo en la UCLM. Redactora en 'El Observador de Castilla La-Mancha'. Cargada de energía y ganas de aprender. De vez en cuando, me da por escribir...
Nazaret Benito

Nazaret Benito

Estudiante de Periodismo en la UCLM. Redactora en 'El Observador de Castilla La-Mancha'. Cargada de energía y ganas de aprender. De vez en cuando, me da por escribir...

Leave a Response