Dimisión del presidente, coches afectados, contaminación… No hace falta ir más allá, el caso Volkswagen está presente en la calle desde hace unas semanas. Un grupo automovilístico con 78 años de vida metido en el mayor escándalo de su historia y con ello, los clientes de dicho grupo. Audi, Seat, Skoda o Volkswagen, alguno de nosotros y si no conocidos posee un vehículo de esta marca, estos son los realmente afectados, los clientes que se sienten engañados. Pero, ¿y los concesionarios? Es pronto para sacar conclusiones y también para tachar a los culpables, pero también son afectados.

Llamadas telefónicas constantes, preguntas de clientes que no saben si su coche está afectado o no, esto es la rutina actual de un concesionario del Grupo Volkswagen desde que la universidad de Virginia Occidental destapara un trucaje en las emisiones de óxido de nitrógeno en vehículos de esta marca escogidos al azar. Estos vehículos sobrepasaban los niveles permitidos en hasta 30 veces debido a un software instalado en el motor, específicamente en los motores diésel EA189. Lo que desataba que la ONG estadounidense International Council on Clean Transportation (que fue la que encargó el estudio a dicha universidad) informara a la agencia medioambiental de lo sucedido.

Después de esto,  los concesionarios se ponían en alarma y pronto empezaron a pedir explicaciones a la marca. Según explica Amadeo Villar, gerente de Turismos Villar S.L. que lleva al frente la venta y postventa de vehículos del Grupo Volkswagen desde hace más de 20 años en Cuenca, lo primero que recibieron al enterarse de la noticia fue una lista de bastidores de los coches afectados y un “manual de cómo responder a los clientes en sus preguntas”. A partir de aquí, lo que más le preocupa a Villar es la desconfianza que se ha generado en sus consumidores. “Paso vergüenza cuando le digo a clientes que no se mucho más que lo que sale en los medios de comunicación”, asegura.

audis viaje alemania

La gente ya no sabe qué pensar, principalmente porque no tienen personas particulares a las que indicar de responsables y engloban a todo el Grupo y todo lo que conlleva. Un ejemplo es el de Cristina Ballesteros, una cliente de Turismos Villar desde hace más de 13 años y que afirma que sintiéndolo mucho, tiene que denunciar al concesionario “Yo sé que probablemente ellos no tengan nada que ver, pero en mi familia tenemos cinco vehículos Volkswagen, nos sentimos estafados y como no tenemos con quien mostrar nuestro enfado, vamos a denunciar al taller”, declara Cristina.

Aunque no todos los clientes piensan igual. Según afirma María Vicenta Sevilla, vendedora en Audi desde hace más de una década,  “hay gente muy comprensiva y que te dicen que no van a dejar de comprar el producto por este escándalo”. Los clientes quieren que su coche vaya bien y consuma poco, algo por lo que estas marcas se han caracterizado siempre. “Sólo espero que con el cambio de software los motores no empiecen a consumir más y perder potencia, algo que podría pasar”, sostiene M. Vicenta.

Gastos económicos

En referencia a los datos económicos que puede ocasionar el caso, el Grupo correrá con todos los gastos, pero no queda aquí. Los clientes efectivamente no tendrán que pagar, pero los concesionarios ya están ajustando las cifras. Primero por los coches que tienen en stock (ya que es un capital muerto que tienen sin poder vender) y por los pedidos cancelados y que no se pueden entregar a sus correspondientes usuarios. “El delegado de zona vino unos días después de saltar la noticia a los medios de comunicación y me dijo que no me preocupara por los vehículos de stock que estuvieran afectados porque me los iba a retirar rápidamente, lo que me hace pensar que más gente de la que pensamos era consciente de esta manipulación de los motores” asegura el gerente de T. Villar. Es extraño que en tan poco tiempo la marca hubiera decidido qué hacer y sobre todo retirar los vehículos de forma tan rápida, ya que “la cantidad ascendía a unos 450.000 € aproximadamente entre vehículos Audi y Volkswagen”, afirma.

En referencia a gastos de taller, la marca les pagará el tiempo que tarden en modificar el software o en ciertos modelos cambiarlo entero, pero el tiempo y gastos de recepción, lavado, desplazamientos a los clientes y vehículos de sustitución no serán abonados, por lo que será el concesionario quien tenga que ponerlo de su capital. “Nos abonarán las facturas y el tiempo de obra fichado el día 20 del mes siguiente” atestigua Nacho Villar, jefe ventas de Audi. Volkswagen y Skoda en Turismos Villar y representante de la asociación de concesionarios de Cuenca.

viaje alemania II

Ley de emisiones

La ley  de emisiones Euro V es la vigente hasta septiembre de 2014, periodo de manipulación del software en los motores diésel por parte del Grupo VW. Cabe aclarar que todos los motores actuales (vigentes en la normativa Euro VI) no tienen ningún tipo de irregularidad. Ya que esta última ley es más estricta, pretende igualar las emisiones de los motores diésel a los de gasolina.  “Lo que está claro es que las leyes europeas vigentes no funcionan, porque si no, las medidas que utilizan para revisar la contaminación habrían descubierto este fraude antes”, afirma Antonio Garrido, propietario de un Audi A4 afectado. Y que además explica que pondrá a la marca las reclamaciones necesarias si al revisar su coche y hacer el cambio de software su coche no da el mismo resultado. Dejando claro que no tomará ninguna acción en contra del concesionario Audi en Cuenca porque desde el primer momento se han puesto a mi disposición.

Por otra parte, Juan Carlos Roldán, vendedor de vehículos Volkswagen en Cuenca, aseguró que “en cuestiones generales hay que mirar dos opciones: una que los mecanismos de control de emisiones que pone la Unión Europea sean insuficientes, y otra más grave que Volkswagen haya hecho otra trampa diferente para pasar esos controles”. Roldán cree que en términos europeos Volkswagen no cesará su actividad debido a la gran inversión que tiene sobre todo en Alemania y España, pero que en Estados Unidos, la marca se verá muy afectada y que “a partir de ahora, se venderá muy poco por allí” porque los americanos son “muchos más estrictos en este ámbito de contaminación que nosotros” además de que el Grupo no tiene mucha inversión por América.

The following two tabs change content below.

Irene Gonzalez

Latest posts by Irene Gonzalez (see all)

Leave a Response