La gimnasia estética es poco conocida y todavía no está federada por su parecido a la gimnasia rítmica.

arton435-2617f

 

 

 

 

Laura Fernández solo tiene 16 años y lleva más de media vida dedicándose a la gimnasia rítmica. Lo que comenzó siendo una actividad extra escolar con solo 6 años ha terminado siendo su gran pasión. Con 10 años se presentó a las pruebas de acceso del Club Altozano en Albacete para poder dedicarse con mayor esmero a la gimnasia rítmica y llegando a competir durante 3 años en los campeonatos europeos de este deporte.

En 2012, Laura se metió en el mundo de la gimnasia estética una variante de la rítmica, en la que no se utilizan aparatos (mazas, aros o pelota) y en la que el movimiento corporal y la flexibilidad son protagonistas. Además la gimnasia estética es un deporte grupal por lo que la compenetración y la sincronización entre las componentes del grupo es indispensable. La gimnasia estética no está federada ya que al ser una disciplina tan similar a la gimnasia rítmica no se considera como un deporte diferente, además, hace tan solo 7 años que se creó, por lo que es relativamente nueva. Esta joven deportista ya ha participado en varios campeonatos europeos y en dos mundiales de este deporte tan desconocido.

En 2012 y 2013, Laura y sus compañeras participaron en los campeonatos europeos quedándose entre las 10 primeras, lo que les dio acceso a los mundiales. Cada año se celebra un campeonato mundial de gimnasia estética. En 2014 la sede fue Rusia y en el próximo 2015 será Brasil.

Durante todo este tiempo, Laura ha compartido su día a día y sus estudios con largas horas de entrenamiento, sacrificando sus relaciones sociales para dedicarse a sus sesiones y a su club. Cerca de las 20 horas semanales, es el tiempo que la gimnasta dedica a entrenar, junto a sus compañeras de grupo. Según ella, los entrenamientos son una parte esencial ya que al ser un grupo compacto no puede fallar, ya podría perjudicar al ritmo de las demás.

Para Laura, lo más emocionante son los días previos a un campeonato en la que los entrenamientos se intensifican y las jornadas se alargan. Alimentación equilibrada, controles de peso, viajes, nervios y mucha ilusión se mezclan en esa semana. Durante los entrenamientos realizan 8 veces el ejercicio entero que van a presentar y realizan concentraciones de relajación, puesto que lo principal es calmar los nervios. Durante toda su trayectoria como gimnasta ha ganado más de 30 medallas en ambas disciplinas que todavía guarda con cariño en una caja.

Laura, aparte de gimnasta, es estudiante de Bachillerato y la compaginación entre estudios y deporte cada vez es más costosa, lo que la ha llevado a plantearse abandonar este deporte. Aunque la idea no le guste, considera más importante centrarse en sus estudios y sacar una carrera adelante, incluso se imagina trabajando en el periodismo deportivo para no desvincularse por completo del mundo del deporte. Y es que, para ella increíble e imprescindible son las palabras que mejor definen este deporte minoritario que tantas alegrías le ha dado.


The following two tabs change content below.

Irene Roncero

Leave a Response