Carlos Maldonado es el ganador de la tercera edición del programa gastronómico Masterchef de Televisión Española. El talaverano se enfrentó a la guerrera Sally en una disputada final, en la que el joven arriesgó con platos que fueron piropeados por Ferran Adriá, Joan Roca y Andoni Luis Aduriz. Carlos Maldonado ha conquistado al público con su honestidad y su naturalidad en la cocina y fuera de ella. Tras la merecida victoria, el joven puso rumbo a otra nueva aventura culinaria,  pero en esta ocasión fue sobre ruedas y acompañado ya que participó con su padre en el programa Cocineros al Volante. Los talaveranos se recorrieron España en furgonetas de comida rápida donde preparaban los platos y competían por convertirse en el mejor `Food Truck´de España. `Los Maldonado´, nombre que les identificó durante el concurso, consiguieron el segundo puesto en Cocineros al Volante.

Pregunta: ¿Por qué decidiste dedicarte a la cocina?

Respuesta: Como muchos jóvenes, no he tenido claro lo que he querido hacer. Me metí a hacer mecánica y no me gustó, administración, educación física, he estado trabajando de socorrista y también de guardia de seguridad. Quise hacer cocina porque me encanta y siempre me ha gustado y nunca me he fijado en ella como si fuese una profesión sino que siempre lo he tomado como un placer. Hace dos años decidí apuntarme al Grado Medio de Cocina del IES San Isidro de Talavera de la Reina, pero la venta ambulante no daba mucho rendimiento y decidí buscarme un trabajo para compaginarlo con la cocina. Trabajaba de ocho de la noche a ocho de la mañana de vigilante de seguridad y sin dormir me iba a clases de cocina. Mis padres me dijeron que tenía que elegir, o la cocina o el trabajo y decidí elegir la cocina. Aprobé el primer curso pero me di cuenta que había hecho muy mal por haber dejado el trabajo porque las cosas no iban bien y volví a vender con mi padre. Por el tiempo que me ocupaba el trabajo no podía ir a las clases, entonces dejé el curso.

P: ¿Por qué te apuntaste a Masterchef?

R: Mi madre me apuntó a Masterchef, yo ni lo sabía. Me llegó un e-mail diciéndome que me habían cogido para el casting y dije se han equivocado, yo no he echado nada y luego mi madre me dijo que lo había mandado ella.

P: ¿Cómo fueron las pruebas de selección?

R: En la primera prueba presentas un plato libre, lo presentas en frío y si les gusta a los jueces pasas directamente a hacer una prueba en la que no te avisan absolutamente de nada. Yo no tenía nada que perder porque estaba vendiendo en la calle, todo lo que te ofrezca Masterchef son ganancias. Al pasar las pruebas empieza la tensión, las cámaras y aparece una caja sorpresa, la levanté y era un carré de cordero. Decidí hacerlo al horno con una salsita y lo presenté bonito y gustó. Pasé unas 5 o 6 pruebas más, el año pasado hubo una criba de 16.000 personas.

P: ¿Qué no hemos visto de Masterchef?

R: Cuando te cogen te dan un día para hacer la maleta y te vas a vivir a la casa donde estamos todos juntos. Se graba durante 5 días a la semana, unas 9 o 10 horas al día. Los fines de semana te daban clases y muchos libros para aprender por tu cuenta. Son tres meses, mucha presión y no tienes a nadie a quien contarle lo que te está ocurriendo. Nos dejaban hablar con los familiares 10 minutos a la semana, con el manos libres para que no contases nada.

Masterchef es una experiencia que se la recomiendo a todo el mundo

P: ¿Pensaste en algún momento que podías ganar el concurso?

R: Nunca lo puedes llegar a pensar. Cuando Sally y yo competimos en la final fue el momento que menos tensión tuve porque me planteé las cosas. Cuando quedas con una compañera solo dices mira ya paso de preocuparme y pensar, me da igual ser primero que segundo, yo ya he cumplido mi objetivo, mira hasta dónde he llegado y ahora quiero disfrutar de este día.

P: ¿Por qué decidiste apostar por el bocadillo de calamares para la final?

R: Son recetas que ya estaban pensadas, pero tú entras al supermercado y no sabes lo que hay. Eso estaba dentro de mis planes pero no para hacerlo en la final sino para hacerlo fuera o a lo largo del concurso. Había los ingredientes que necesitaba y decidí hacerlo. Yo creo que más que por sabor gustó por decisión y por atreverme a hacer en una final una cosa tan simple y rara, tan impresionante. Se sale un poco de la lógica que presentaría cualquier persona.

P: ¿Te salió todo como esperabas en la final?

R: No, no me salió todo como esperaba. El postre no me gustó, el hielo seco no funcionó, mira que me funciona siempre. El hielo seco tendría que haber soltado un montón de humo que era más que nada imagen. Hubiese sido impresionante.

P: ¿Cómo recuerdas tu paso por el programa?

R: Es una experiencia que se la recomiendo a todo el mundo. Disfrute, emoción, nervios, aprendizaje, la oportunidad de conocerte a ti mismo y a otras personas.

Me gustaría saber más, necesito aprender y formarme

P: ¿En qué te ha cambiado la vida?

R: En todo, ahora estoy estudiando cocina en el Basque Culinary Center que es lo que me gusta, trabajando cara a cara con Joan Roca, Ángel León y los hermanos Torres. Estuve dando un evento con ellos y son espectaculares. Es un cambio alucinante y lo mejor que es un cambio dirigido hacia lo profesional. Personalmente me he conocido a mi mismo, soy más exigente en el trabajo, mido más todo lo que hablo y hago e intento que salga todo correcto. Me gustaría saber más, necesito aprender y formarme.

P: ¿Con qué cocineros famosos te gustaría trabajar?

R: Soy un principiante y ahora mismo un referente es cualquiera del que puedes aprender algo. Me gustaría trabajar con todos pero siempre dirigido a mi estilo, quiero aprender de ellos, con ellos. Yo quiero desarrollar mi estilo, mis formas y crearme.

P: ¿Cuál va a ser tu estilo?

R: No tengo ni idea de mi estilo, tengo que descubrirlo pero quiero seguir con mi línea y con lo que estaba haciendo hasta ahora. Me gusta mucho la comida asiática, la comida tradicional y me gusta la vanguardia.

P: ¿Cuál es tu plato preferido?

R: No tengo ningún plato preferido, yo soy muy tragoncete, me encanta comer. Cuando estás en la playa mirando al mar te apetece una paella con arroz negro, yo soy de arroz negro. Cuando te vas a hacer una ruta a la Sierra de Gredos te apetece un chuletón de Ávila con patatas fritas. Según el momento, el cuerpo te pide una cosa u otra, cada momento y lugar requieren su plato.

P: ¿Cómo fue la experiencia en el programa Cocineros al volante con tu padre como compañero?

R: Fue un rollo completamente diferente que por un lado lo necesitaba. Cocineros al volante fue una aventura en la que nos recorrimos toda España. Mi padre es un genio, le vende hielo a un esquimal pero cocinar no se le da del todo bien. Nos lo pasamos muy bien. En un food truck el problema que tienes es el espacio, estás metido en una furgoneta y por mucho que quieras desarrollar o elaborar siempre tienes que tener otro sitio donde tengas tus cosas.

descarga
Foto: Los Maldonado en  Cocineros al Volante  de TVE

P: ¿Te planteas hacer un food truck?

R: Sí, está en proyecto. Seguramente cuando acabe de estudiar en la Basque Culinary Center empezaré a trabajar en serio en eventos con food truck. Voy a buscar un buen equipo y llevaremos a Talavera y a su gente por toda España. La comida va a ser clásica pero vanguardista.

P: ¿Qué experiencia te gustó más?

R: Son diferentes. Masterchef es muy profesional, mantener mucho las formas y el nivel de exigencia es altísimo. Cocineros al Volante es para disfrutar, podíamos salir de paseo, podíamos cenar todos juntos y nos lo pasábamos genial.

P: ¿Por qué crees que la cocina está de moda actualmente?

R: Yo creo que una cosa se pone de moda porque la gente lo apoya. La cocina no está de moda, la gente la ha puesto de moda. Los programas de televisión solo funcionan si la gente los apoyan y gustan.

P: La cocina es un trabajo muy sacrificado, ¿qué te hace seguir ilusionado?

R: Es muy sacrificado, te tiene que gustar mucho y te tiene que gustar dar ese servicio al comensal y dar esa satisfacción a la gente. Hay que tener en cuenta que cuantas más fiestas hay, más trabajo tienes y que cuando la gente está disfrutando, tú estás trabajando dentro de la cocina. Es muy sacrificado pero muy satisfactorio. A mí me encanta cuando das algo y la gente prueba tu comida y te dicen ¡está buenísimo!, ¡me encanta!, eso no tiene precio, eso vale las doce horas que has estado metido trabajando.

P: ¿Qué plato prepararías para estas Navidades?

R: Yo creo que volvemos a la cultura y a los sentimientos. Creo que en las Navidades lo que menos importa es lo que pongas en la mesa, realmente lo que importa es la gente con la que te lo vas a comer, es un momento de familia y amigos. En estas fechas, yo haría una terrina de cordero con salsa de vino y ajo negro que está muy bueno.

P: ¿Cuál crees que es el secreto de tu éxito?

R: Teóricamente cocinar bien ¿no? Jaja. Yo creo que el éxito ha venido por la televisión, la televisión me ha dado una imagen. Soy un proyecto de cocinero y ahora es cuando tengo que dar la talla y ser cocinero de verdad y aprender.

P: ¿Cuál es tu próximo objetivo?

R: Realmente, los objetivos van llegando a base de trabajo. Por ahora quiero seguir disfrutando y trabajando, dando caña y no cerrarme a ningún proyecto. Los reconocimientos van llegando solos, si llegan y si no, lo que quiero es disfrutar por el camino.

 

 

The following two tabs change content below.

Leave a Response