Uno a uno, asustadizos, impacientes y nerviosos, los estudiantes van llegando a la secretaría del Colegio Mayor Galileo Galilei. Podían haber elegido cualquier otra ciudad donde vivir esta experiencia. Pero han elegido Valencia.

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en adelante UIMP, es una universidad pública con domicilio en Madrid, pero con sedes en toda España. Cartagena, Santander, La Línea de la Concepción, Granada, Huesca, La Coruña, Cuenca, Sevilla, Barcelona, e incluso en Tenerife, además de nuestra protagonista, Valencia, son las distintas sedes que alberga este organismo.

Un poco de historia

Su nombre rinde homenaje al político y erudito español, Marcelino Menéndez Pelayo. La UIMP se trata de un Organismo Autónomo perteneciente al Ministerio de Educación, además de ser la institución pionera en España en cursos de verano y cursos de lengua y cultura española para extranjeros. Pero respecto a lo que a nosotros nos ocupa, hablaremos concretamente de los cursos de inmersión lingüística.

4.000 son los estudiantes de todo el territorio nacional, habiendo sido previamente becados por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que podrán disfrutar de una semana en la sede elegida, en este caso, Valencia, en régimen de pensión completa en el Colegio Mayor Galileo Galilei de la ciudad, y más de ocho horas diarias de clases con profesores nativos.

Funcionamiento de la UIMP

Una ver concedida la beca para formar parte de estos cursos de inmersión lingüística en lengua inglesa de una semana de duración, y habiendo superado una prueba online con conocimientos básicos en dicho idioma, los alumnos, llegados desde distintos puntos de la geografía nacional, deben llegar al lugar de residencia un día antes del comienzo del curso, es decir, el domingo.

Una vez allí, se pone a su disposición una habitación compartida, y se les otorga un carné como miembro de la UIMP, con el que podrán acceder al comedor tres veces al día, desayuno, comida y cena, y con el que podrán beneficiarse, además, de algunos descuentos.

Frases como de dónde vienes o qué estudias son algunas de las más sonadas en la tarde del domingo, en la que los estudiantes comienzan a presentarse y a conocerse. Tras la cena, la noche se presenta “toledana”, los alumnos apenas pueden pegar ojo pensando en el examen que deberán superar a la mañana siguiente para poder seguir formando parte de esta aventura.

arton583

A las 8 y media de la mañana, tras el desayuno, los estudiantes acuden a la Sala de Banderas del “Galileo”, donde tiene lugar una reunión en la que se les mostrará el horario de toda la semana, el funcionamiento del curso, y las distintas actividades que se llevarán a cabo. Actividades, algunas obligatorias, como el “one to one”, actividad en la que cada estudiante en solitario deberá mantener una conversación de al menos veinte minutos con un auxiliar de conversación; y otras no obligatorias pero igualmente divertidas como una tarde en la playa o la visita city-tour por la ciudad.

Una vez terminada la primera reunión, cada estudiante se dispone a pasar una prueba, tanto escrita como oral que determinará su continuación en la UIMP. Tras la prueba, se asigna a los estudiantes en tres niveles, según sus conocimientos, básico, intermedio y avanzado, además de dos grupos específicos de Ciencias Sociales por un lado, y Ciencias de la Salud por otro.

Superada la prueba, el curso continua, y lo hace desde las 9 de la mañana, en horario intensivo hasta las 13:15 horas, y desde las 3 hasta las 6 de la tarde. Los estudiantes paran para comer y tienen breaks (descansos) de quince minutos entre clase y clase. Tres son los profesores que tiene cada grupo y es muy importante el hecho de que tanto los teachers como los auxiliares de conversación, todos ellos nativos, mantienen conversaciones con los estudiantes no solo durante el transcurso de las clases, sino también durante los horarios de desayuno, comida y cena, sentándose a su lado en el comedor y charlando sobre su jornada. Además, durante las actividades, todos los juegos y visitas guiadas por la ciudad se desarrollan en inglés.

Pruebas a superar

Es importante destacar que, absolutamente todas las clases que lleva a cabo la UIMP son orales, se practica la conversación, la fluidez a la hora de hablar y para nada, salvo en algunos casos aclaratorios, se realiza la práctica gramatical o escrita. Lo importante, según afirman los nativos es tener una buena y fluida conversación, que los alumnos no “se estanquen” y sean capaces de quitarse el miedo a hablar en público. De esta forma concibe la enseñanza Heather Harris, profesora nativa del nivel intermedio.

Pero, ¿Qué piensan los alumnos? En su caso, Laura Romero y Samuel Rodríguez, alumnos de nivel básico A2 afirman que lo esencial, y lo que más valoran de este tipo de actividades es la conversación, pues reconocen que en toda su trayectoria con el inglés “nunca nadie les ha enseñado a hablar, sólo ejercicios de gramática que no les han servido para nada”.

Prueba de que las clases se desarrollan en su totalidad en lengua inglesa, es que los alumnos el jueves deberán preparar y presentar una presentación oral en clase de tema libre y de una duración mínima de 15 minutos, en la que el profesor valorará su progreso y sus capacidades. Tanto esta presentación como un examen final el último día, serán los que determinen si el alumno podrá ser meritorio del certificado oficial.

En resumidas cuentas, tanto a nivel personal como profesional, se trata de una experiencia única e inolvidable para dichos estudiantes, pues no sólo han tenido la oportunidad de adentrarse en un idioma nuevo, sino que también han podido disfrutar de lo desconocido, una nueva ciudad, unos desconocidos que han terminado siendo amigos y más de mil anécdotas que contar cuando vuelvan a casa.

Leave a Response