La resistencia es clave para poder soportar la dureza de un triatlón. Esta disciplina consiste en realizar tres deportes en uno: natación, ciclismo y carrera a pie. En un triatlón olímpico se deben recorrer 1500 metros a nado en aguas abiertas, 40 km en bici y 10 km de carrera. España puede presumir de tener al mejor triatleta del mundo, el pentacampeón Javier Gómez Noya.

La concentración, la constancia y la capacidad de sacrificio son tres aspectos fundamentales para ser un triatleta profesional. El afán de superación y la pasión por el deporte es lo que llevó a Fran Perales a iniciarse en este mundo. Con tan solo 11 años, este joven decidió abandonar Talavera de la Reina para formarse como portero en la cantera del Atlético de Madrid, donde permanecería hasta los 18 años. Una etapa soñada para cualquier niño de esa edad, a lo que se sumaba ser internacional con la Selección Española. Pero en 2011 la suerte se cebó con el joven portero,  un choque con el delantero del FC Barcelona en el Mundialito sub´17 provocó que se llevaran al guardameta en camilla con un fortísimo traumatismo facial que hacía peligrar su continuidad en el mundo del fútbol. “No pensé que mi etapa en el fútbol había acabado pero si sabía que posiblemente esa proyección que tenía podía verse cortada. Cuando regresé al equipo, después de la lesión, la selección dejó de llamarme”, recuerda Fran Perales.

Tras su aventura en el Atlético de Madrid y una vez recuperado de la lesión, el joven decidió seguir creciendo como futbolista en las filas del Sevilla, Lleida y posteriormente el CD Toledo. La rutina de trabajo exigía una dedicación completa.  “Cuando era pequeño podía combinar el colegio, entrenar y estudia. De juvenil en el Atlético de Madrid y posteriormente en el Sevilla, Lleida y Toledo era una rutina diaria de levantarse, ir a entrenar y descansar. Vivías por y para ello”.

Al finalizar la temporada en el Toledo, Fran Perales se planteó su continuidad en el fútbol y decidió dejar el deporte que había formado parte de su vida durante tantos años. “Me hice una pregunta muy simple durante varios meses y la respuesta era la misma. Me levantaba cada mañana a entrenar y me preguntaba ¿eres feliz? y no lo era. Intenté volver a ilusionarme pero demasiadas malas experiencias me habían mermado la moral y la ilusión”, confiesa Fran Perales.

Una nueva ilusión

Pero una nueva etapa apareció en su vida y este joven talaverano volvió a recuperar esa ilusión perdida. Su pasión por el deporte es lo que ha provocado que haya decidido formarse como triatleta y combinar estos tres deportes. “Siempre me ha gustado correr y nadar, cuando lo dejé me planteé correr un maratón y lo preparé en un par de meses. Corrí la maratón de Madrid en abril y ya me planteé algo más. Veía entrenar a mis compañeros del Tritalavera y fue cuando decidí ponerme a ello”

IMG_1372
Foto: Fran Perales

Apenas seis meses han pasado desde que el triatleta se iniciase en este mundo y ya lleva a sus espaldas ocho triatlones en los que ha podido experimentar la dureza de esta modalidad. “Disfruto con todo especialmente nadando y corriendo. En la bici sufro algo más porque también es el sector en el que más fallos no humanos puede haber, un pinchazo o una caída y además es el más tenso. La carrera a pie también es muy dura por la carga que ya lleva tu cuerpo y la salida en la natación tiene lo suyo”.

En estos meses, el talaverano ha competido como triatleta independiente, no formaba parte de ningún club por lo que los entrenamientos han sido autónomos, tratando de informarse por Internet y adaptándolo a sus capacidades. Rutas en bici, kilómetros a nado en piscinas de Talavera y horas de carrera forman parte de su rutina de entrenamiento. Además, la alimentación es un factor fundamental sobre todo en temporadas de grandes cargas de trabajo.

Antes de competir

La preparación de este deporte engloba el equilibrio entre la resistencia del cuerpo y la concentración de la mente. Antes de cada triatlón es necesario cuidar la alimentación para poder aguantar a lo largo de la competición. “Si es por la mañana intento desayunar lo más sólido posible: tostadas con queso fresco y jamón de pavo, cereales y café. Media hora antes de la carrera me tomo cafeína pura”, resalta Fran Perales.

La mayoría de los deportistas suelen tener algunas manías para que todo salga correcto. Antes de empezar, el triatleta deja todo listo para la competición. “Coloco siempre las zapatillas y el casco igual cada carrera y si la carrera anterior me ha ido bien intento repetir todo lo posible, cinta del pelo, gafas, geles, etc”.

Una vez que está todo preparado es el momento de mentalizarse y concentrarse para tirarse al agua. “Intento repasar todo bien y relajarme lo máximo posible. Hablar con gente me ayuda a olvidarme un poco de la tensión que se siente al tirarse al agua”. Esa tensión no solo se origina por la incertidumbre de saber cómo reaccionará tu cuerpo, además en este deporte influyen las condiciones meteorológicas y los elementos de la naturaleza pueden volverse en tu contra.

Un deporte infravalorado

El triatlón es un deporte infravalorado mediáticamente si lo comparamos con otros deportes que en España tienen muchas más repercusión. El fútbol, el baloncesto y el tenis ocupan los minutos de televisión y rellenan las páginas de los periódicos de mayor tirada de nuestro país. El triatlón pasa a un segundo plano por lo que la labor y el trabajo que desempeñan estos deportistas no se destaca lo suficiente. “La información que se da me parece escasa porque es un deporte durísimo y muy satisfactorio en el que se ahogan muchos problemas y en el que te sientes bien contigo mismo y si puedes ayudar a la gente a ver que no hay límites supone un plus de satisfacción. Se debería dar más importancia al triatlón”, explica Fran Perales.

FRAN
Foto: Fran Perales

El 20 de septiembre de este año, el español Javier Gómez Noya se proclamó Campeón del Mundo en Chicago, revalidando el título por quinta vez en su carrera. Mario Mola y Fernando Alarza, segundo y quinto del mundo respectivamente, encabezan también la clasificación. España puede presumir de tener un cierto dominio en este mundo, pero eso no parece suficiente para conseguir que el triatlón tenga mayor repercusión mediática en nuestro país.

Además, existe una clara diferencia salarial entre este deporte y el fútbol o el baloncesto. Mientras que el sueldo mínimo de un futbolista de primera división ronda los 120.000 euros, según datos de El País, los triatletas no se acercan ni de lejos a esa cifra. Una información de la web Diario del Triatlón especifica que el 75% de los triatletas profesionales internacionales ganan menos de 10.000 euros al año en premios. Gómez Noya tiene un sueldo mucho más elevado pero el resto de triatletas españoles reciben una recompensación económica muy baja, si analizamos la dureza de este deporte que combina tres modalidades en una, en comparación con el resto de deportistas de élite de nuestro país.

Retos

El fútbol ha dejado un sabor agridulce a este futuro triatleta profesional, aun así prefiere recordar la cara positiva de esta experiencia. “Tengo buenos y malos recuerdos, como en cualquier etapa de la vida, me quedo con los buenos con la felicidad que en muchos momentos me hizo sentir por conocer a profesionales y entrenar con ellos, y por las amistades y lecciones para el resto de la vida que me ha dejado”. En esta nueva etapa de su carrera deportiva, Fran Perales solo tiene un objetivo. “Quiero seguir aprendiendo de esto y conseguir hacer un buen papel en campeonatos de España”, declara el talaverano.

El triatlón ha devuelto a este joven las ganas de seguir disfrutando del deporte y la necesidad de superarse cada día. Con solo 21 años ha experimentado la competitividad que existe en el fútbol y ha descubierto el atractivo del triatlón, un atractivo que le apasiona. Los ocho triatlones en los que ha competido este año son un aperitivo, sin duda, de lo que será su largo y prometedor camino por recorrer en este mundo.

The following two tabs change content below.

Leave a Response