El judo es un deporte que se conoce por pertenecer a los deportes olímpicos pero son muchos los que desconocen su filosofía, su desarrollo y lo que aporta a los deportistas que los practican. De la mano de José Manuel Rosa, maestro judoka, descubriremos aquellos aspectos más desconocidos de este deporte.

El judo es un deporte más que conocido y que ha traído a España más de una medalla (6 medallas olímpicas y 19 medallas en campeonatos mundiales) pero que son muchas las personas que desconocen cómo nace y cuál es su funcionamiento. Para ello, debemos conocer un poco de su historia.

El judo se trata de un deporte relativamente moderno, ya que hasta principios del siglo XX no nace como tal. Para conocer los orígenes del judo, habría que remontarse a las antiguas escuelas de Jiu – Jitsu japonesas. En estas escuelas se formaban los samuráis, los cuales utilizaban los movimientos de cuerpo y el uso de armas (espadas, palos, etc) para luchar como auténticos mercenarios. Con la llegada de la II Guerra Mundial, las armas comienzan a prohibirse en las escuelas de Jiu-Jitsu y solo se permitía el uso de los movimientos corporales para el combate. En ese momento, aparece el japonés Jigoro Kano, quien decidió seleccionar aquellas prácticas y técnicas no violentas del arte marcial de las escuelas. En un inicio se seleccionaron algunos métodos que podían provocar lesiones y poco a poco fueron eliminándose como es el caso de las luxaciones de las articulaciones quedándose como única opción la luxación de codo, siendo esta la menos peligrosa, que consiste en forzar la articulación del codo en sentido contrario al natural. Esta técnica junto con los desplazamientos, los agarres, los barridos, la lucha de suelo y las proyecciones constituyen el entramado de este deporte.

Son diversos los aspectos que componen a este deporte cuya filosofía se basa en el respeto al otro, la técnica, la no violencia y la madurez del deportista. Para ello, el Maestro – profesor José Manuel Rosa Sánchez nos ayudará a conocer esta disciplina desde dentro. Manolo, como le gusta que le llamen, es cinturón negro sexto dan y lleva en el mundo del judo desde los 18 años, convirtiéndose en el primer maestro en judo de Albacete. Para este maestro es imprescindible la formación del deportista como persona, dejando un poco más al margen la competición y las victorias.

La filosofía del judo

Para José Manuel el judo es un deporte completamente educativo. Por norma general las artes marciales están asociadas a la violencia y la agresión, ya que es complicado saber diferenciar lo que es judo de lo que es karate o taekwondo. Sí es cierto que hay deportes en los que la violencia explícita es la protagonista como el muay thai o el boxeo, sin embargo, el judo es una rama de estas artes en las que la violencia está completamente prohibida y se convierte en un deporte que ayuda a canalizar los nervios y permite que el deportista más activo consiga controlar esa intensidad. Algunos profesionales como médicos o psicólogos animan a los jóvenes con problemas de huesos o simplemente más activos y nerviosos de lo normal a practicar este deporte japonés, ya que, no solo fortalece el cuerpo si no también la mente, aportando seguridad y confianza a quien lo practica.

El saludo

Es común a la hora de ver un combate, descubrir los saludos entre rivales, una pequeña reverencia hacia delante como signo de respeto hacia el contrario. Manolo, hace especial hincapié en que el saludo debe realizarse siempre, siendo un aspecto importante de este deporte. Por ello, los judokas saludan en ciertos momentos muy específicos, lo que demuestra ser un deporte con gran carga disciplinaria, en el que el respeto es un componente indispensable. Los momentos que merecen saludo son: antes de pisar el tatami (la colchoneta donde se realiza el deporte y que es el lugar de trabajo al que los deportistas muestran su respeto), antes de dirigirse a su entrenador o maestro, al inicio y al término de un entrenamiento y por supuesto, antes de iniciar el combate como respeto al rival y al terminar ese combate, se haya ganado o se haya perdido, también se hace esa pequeña reverencia. De hecho, en muchas ocasiones, no es extraño comprobar que tras un combate en el que los deportistas han dado todo de sí, en el momento del saludo, los combatientes se abracen y celebren juntos la victoria de uno de ellos, demostrando con ello la deportividad de esta disciplina.

Saludo previo a un combate // Foto: Irene Roncero
Saludo previo a un combate // Foto: Irene Roncero

De este modo y a través del saludo queda patente que el judo no es solo un deporte competitivo y de lucha, sino también un deporte en el que la presencia del contrario y la tolerancia hacia el rival, junto con la alabanza al trabajo del otro son parte importante de este arte marcial.

El judoki

Para practicar el judo, se utiliza un tipo de traje o uniforme especial. Esta vestimenta recibe el nombre de judoki y se compone de 3 partes; una chaqueta, un pantalón y el obi o cinturón, que dependiendo de la técnica y los conocimientos que se tengan del deporte es de un color u otro. La graduación de color del obi es; blanco, amarillo, naranja, verde, azul, marrón y negro, existiendo cinturones de dos colores entre uno y otro, es decir, entre el blanco y el amarillo, también se encuentra el obi blanco – amarillo, posteriormente el obi amarillo – naranja y así sucesivamente. El cinturón negro se divide en distintos grados llamados danes. Hay un total de 10, aunque en España la persona con el mayor grado de cinturón negro es noveno dan.

Dos jóvenes judokas durante un entrenamiento // Foto: Irene Roncero
Dos jóvenes judokas durante un entrenamiento // Foto: Irene Roncero

Para “subir” de cinturón y obtener el siguiente de la escala, el judokadebe someterse a un examen realizado por su entrenador. José Manuel Rosa es quien examina a sus discípulos en su club y para ello tiene en cuenta tres aspectos fundamentales: la buena conducta, la técnica y por último la competición. Para este maestro, es fundamental que el deportista tenga una buena conducta tanto dentro como fuera del combate, que sea respetuoso, obediente y trabaje duro por aprender y formarse. Si uno de sus alumnos no cumple ese requisito no solo no aprobará el examen si no que puede, incluso, ser degradado en su cinturón y tener que llevar un color inferior al que ya tenía. “¿Qué ejemplo estás dando tú como cinturón naranja a un cinturón blanco que es nuevo? Ese cinturón blanco te está copiando, eres su ejemplo a seguir” dice Manolo con respecto al tema de los cinturones. Pero para este maestro, el obi solamente tiene una función y es la de sujetar la chaqueta a la hora de vestir, solo y exclusivamente, porque para un buen judoka el color del cinturón es lo menos importante.
Sin duda la parte más importante a nivel de competición es la chaqueta pues es la que permite el movimiento y los agarres a los deportistas, incluso actualmente existen unas medidas mínimas de largo tanto de manga como de cuerpo y si el judoka no cumple con esos requisitos el competidor puede ser descalificado del campeonato.

Competición

Actualmente el judo es considerado deporte olímpico por lo que hay una gran variedad de competiciones. En edad escolar hay competiciones hasta de ámbito nacional y a partir de la categoría de senior se aumenta a nivel europeo, mundial y por supuesto olímpico. El judo se divide en categorías diferenciadas por: peso, sexo y edad.
Un combate tiene un tiempo máximo de 4 minutos para los hombres y 3 minutos en el caso de las mujeres y son tres árbitros los encargados de marcar las puntuaciones de cada uno de ellos dependiendo de los movimientos realizados. Hay 4 maneras de conseguir puntos en un combate:
• Yuko: Es la puntuación mínima y es un equivalente a 5 puntos. Los yukos se marcan cuando uno de los combatientes cae de costado tanto de espaldas como de cara al suelo. Hace unos años era el equivalente a dos penalizaciones o shidos, aunque actualmente esa equivalencia ya no existe.
• Waza ari: Es la puntuación intermedia y tiene un valor de 7 puntos en competición. Este marcaje es señalado cuando el judoka cae de espaldas sobre el tatami pero de una manera poco programada, es decir, ha sido lenta la proyección o la técnica no ha sido limpia. Del mismo modo que los yuko, 3 shidos eran sinónimos de un waza ari aunque ahora ya no es así.
• Ippon: La máxima puntuación con 10 puntos. Es la más complicada de conseguir y la única que permite que el combate finalice en ese momento. El ippon se ve claro en su realización, ya que el contrario cae de manera rápida y limpia de espaldas en el suelo. Son las proyecciones más espectaculares las que terminan siendo ippon
• Shido: Es el nombre que reciben las penalizaciones. Son varios los tipos de penalización y son acumulables. Si un judoka recibe 4 shidos en un combate queda descalificado. 
Durante un combate lo importante es marcar al contrario a través de cualquier técnica ya sea de pie, cadera, espalda o brazo. Solamente en los casos del ippon el combate se detiene para otorgarle la victoria a aquel que lo haya marcado. Por ello un combate puede durar un máximo de 3 – 4 minutos (dependiendo del género), pero también cabe la posibilidad que con el marcaje de un ippon en el segundo 4 también finalice el enfrentamiento.

¿Deporte de hombres?

Generalmente, los deportes de lucha y combates son asociados al género masculino por su alto porcentaje en fuerza y agresividad. Sin embargo, Manolo Rosa hace especial hincapié en que “eso era antes, ahora hay cada vez más chicas que lo practican, incluso las últimas medallas más importantes a nivel mundial y olímpico han sido conseguidas por mujeres”.

Un chico y una chica hacen juntos lucha de suelo // Foto: Irene Roncero
Un chico y una chica hacen juntos lucha de suelo // Foto: Irene Roncero

A la hora de competir siempre es mejor que sean separados por sexos, ya que, al fin y al cabo, los hombres poseen una fuerza física superior a las mujeres, “aunque hay mujeres muy fuertes” aclara Rosa. Pero si en algo no duda este entrenador albaceteño es en el hecho de que cuando una mujer se dedica al judo es mucho más disciplinada, trabajadora y exigente que un hombre, por lo que terminan convirtiéndose en grandes competidoras. Aunque si algo tiene claro José Manuel es que «a la hora de hacer este deporte no hay chicos o chicas, sino judokas«.

Actualmente España es la tercera potencia europea en practicar judo y esta modalidad es una de las cuatro artes marciales potenciales en el planeta. Cada vez son más las personas que dedican su tiempo a este deporte. En Albacete, a parte del club de José Manuel Rosa, hay dos clubs más en los que se practica el judo, siendo un total de cinco clubs los que se encuentran en la provincia.

The following two tabs change content below.

Irene Roncero

Leave a Response