Los circos contemporáneos han ganado territorio. Desde pequeñas escuelas de circo hasta las más grandes han evolucionado apostando por  la escenificación, la danza o las acrobacias que se imponen frente al circo de carpa, familia y  animales.

Un grupo de jóvenes se reunieron en el año 2013 en Cuenca para promover la cultura y el deporte conquense. Crearon una asociación donde los malabares, los diábolos, las cintas, las pelotas, los monociclos o las mazas serían su material de trabajo y las acrobacias o los aéreos, su estilo de vida. Nacía así Circo Cisco , un circo moderno cuya bandera es la alegría y su objetivo el compañerismo.

Circo Cisco surgió como un grupo de jóvenes que se unieron como asociación oficial para tener un sitio donde entrenar y aprender unos de otros. Procedentes de diferentes escuelas y talleres, cada uno de ellos había probado ya distintas disciplinas del mundo circense.

Colaboraron en la semana del circo de la Escuela de Verano que organizó la Universidad de Castilla La-Mancha el pasado mes de julio y dieron el pistoletazo de salida con aSaltos , un proyecto que gracias a la ayuda de otras asociaciones sin ánimo de lucro como el Aula de Circo Chaminade, Circulum, Malabarenado Voy, CuenClown Club o La Peripatética, y de compañeros circenses contó con gran acogida.

Organizan talleres, cursos y espectáculos en diferentes instalaciones como Espacio Pachamama, un coworking que reúne varias disciplinas donde se cruzan el deporte, la naturaleza y la cultura.

“Un día normal de circo sería entrenar varias horas -entre 3-4 y 8 si eres profesional- con muchos descansos y practicando diferentes habilidades”  explica Laura de Circo Cisco y continúa “Un calentamiento fuerte, entrenamiento especializado de cada materia, ensayo del número que tengamos en mente en cada momento. Vuelta a la calma. Estiramientos fuertes”.

Con esfuerzo y constancia entrenaron en el gimnasio del Instituto Zóbel el curso 2013-2014 pero el siguiente año entrenaron en  instalaciones del centro social de las Quinientas de la ciudad de Cuenca. “Este año, hemos podido comprar material propio y entrenamos en una finca de las afueras”.

ASaltos es un evento que cuenta también con galas, talleres y espectáculos dirigidos a personas de todas las edades interesadas en el arte circense. No es necesario conocer las actividades que se van a desarrollar o haberlas practicado alguna vez. La experiencia, te la ofrecen ellos.

Además, es un llamamiento a las instituciones públicas. Un reclamo de atención del circo como arte y de la integración de su práctica tanto en las escuelas deportivas como en los programas culturales que patrocine la ciudad.

ASaltos 2015 tuvo lugar el pasado mes de marzo donde el polideportivo Luis Yufera fue el lugar elegido para comenzar el evento con una gala donde se daba a conocer a los artistas conquenses. Continuó con un taller gratuito el 8 de marzo y finalizó con un curso intensivo de circo el fin de semana siguiente. El evento que contó con “912 personas en la gala, 50 en los talleres y 100 en los cursos” se financia con las aportaciones económicas individuales de aquéllos que decidan participar.

ASaltos vuelve este año con una nueva gala, actividades y cursos intensivos para seguir fomentado la práctica de esta actividad en la ciudad.

Interior de la Gothic Circus School// Fotografía: Paula Martíns Quinteiro

Cruce de disciplinas

Pero… ¿Qué es el circo moderno o contemporáneo? ¿En qué se diferencia del circo tradicional? El circo contemporáneo se aleja de la idea americana de relacionar las actividades circenses con los animales. Lejos del maltrato animal, se centra en diferentes disciplinas basadas en el trabajo corporal y en valores de trabajo en equipo que fomenten el compañerismo.

Desde el comienzo de la historia, el ser humano realizó estas actividades y, con el paso del tiempo se fue conformando como un arte humano recuperado por los artistas callejeros y adquiriendo importancia a gran escala por el mundo.

A mediados de los años 80, el Cirque du Soleil nació en Canadá rompiendo la imagen del circo de familia, animales y carpa e incorporando nuevas estéticas como el teatro y las performances.

Fue el comienzo del circo contemporáneo al que le siguieron otros grandes circos como el Circo Trivenchi de Argentina o el Eloize de Canadá que terminarían por invadir todos los territorios y formar escuelas por todas partes del mundo.

«Hay gente que se ha quedado en la idea de los payasos y los leones»

En España únicamente dos escuelas están aceptadas por la FEDEC (Federación Europea de Escuelas de Circo). La escuela Carampa  en Madrid y la Escuela Rogelio Rivel  en Barcelona. Al estar federadas y reconocidas cuentan con un programa homologable con el resto de escuelas europeas ya tengan o no titulación.

La escuela Rogelio Rivel surgió como iniciativa de Rogelio Rivel que decidió dar formación acrobática a gente autodidacta de circo que se reunía en Ateneu Popular de 9Barris. Rogelio, que ya venía de familia circense por su hermano, el famoso payaso Charlie Rivel, transmitió sus conocimientos a este grupo de jóvenes quienes, en 1999 decidieron montar un curso piloto en el Ateneu como primer paso de la Escuela y tan sólo un año más tarde ya contaban con una carpa de un terreno adyacente del Ateneu para la primera promoción de interesados en el arte circense.

Hoy en día y siendo este año el primero, la escuela ofrece el ciclo formativo de Grado Medio en “animación de circo”. Se trata de un título propio de la Generalitat de Cataluña que, de momento no cuenta con validez académica.

En esta escuela, además de las actividades propias circenses se imparten también lecciones de anatomía, dietética o historia del circo entre otras. Desde Rogelio Rivel, Anna afirma que el circo requiere teatralidad y gran trabajo y que para transmitir emoción y empatía al público existen dos maneras de hacerlo: “por un lado, llegar al circo de la proeza, de lo imposible; por el otro, sin necesidad de tener un gran conocimiento de una técnica circense, se puede tener una gran presencia escénica y transmitir igualmente”.

Ejercicios en la escuela Carampa. //Fotografía: ofrecida por Javier de Carampa
Ejercicios en la escuela Carampa. Fotografía: ofrecida por Javier de Carampa

La escuela Carampa, en Madrid es la otra escuela federada española. La idea comenzó a cocinarse en 1988 cuando aún no había escuelas circenses en España en las que los artistas de circo y de calle pudiesen formarse. Así, con la Asociación de Malabaristas ya establecida en 1994 compraron una carpa donde desarrollaban diferentes cursos con distintas disciplinas hasta que, en el año 2000 , con los cursos anuales nació Carampa.

Autodidactas desde sus comienzos, la Escuela Carampa ganó el Premio Nacional de Circo en 2011 y actualmente están gestionando el grado de Circo en la Universidad Rey Juan Carlos que integra un grado artístico y otro pedagógico en sus lecciones. “Generamos trabajo para nuestros alumnos. Lo que nos diferencia es nuestra pasión por lo que hacemos. Si no, no hubiéramos aguantado tanto tiempo sin el apoyo institucional que realmente necesita este proyecto” cuenta  Javier de Carampa al Observador.

Sin embargo, el circo contemporáneo aún no es conocido por todos los sectores de la sociedad por lo que se reclama mayor presencia , atención y ayuda de las instituciones públicas. “Hay gente que se ha quedado en la idea de los payasos y los leones, quién solo va al circo cuando llega Cirque du Soleil a la ciudad, aunque artistas locales estén ofreciendo números o espectáculos de alta calidad técnica y artística; y hay quién sabe ver en todos estas opciones circo” comenta Anna.

Desde Circo Cisco, Laura hace referencia a la imagen del circense en la sociedad “ hoy en día se le considera un artista del espectáculo, como un actor de teatro, o un cantante. Si es cierto que antiguamente eran tachados como la farándula, con una vida nómada e inestable. Pero actualmente, todo esto ha cambiado”.

«La cultura necesita al circo y a sus creadores»

A pesar de ello, Anna también afirma que el mundo del circo ha avanzado notablemente democratizándose en parte de la educación y evolucionando “en la creación de un mundo de circo que va más allá de los clanes familiares. De pasar del circo del no va más a un circo que incorpora el teatro, la danza, la música. De un circo de carpa a también un circo de sala. Gracias al Cirque du Soleil, des de los años 90s, el circo no se vea como algo pasado de moda.”

Javier reafirma esta evolución. “En el circo contemporáneo se busca la interrelación con las demás artes escénicas y visuales situándose, hoy en día, como motor de vanguardia de las artes escénicas. Las demás artes necesitan al circo y a sus creadores. La cultura necesita al circo y a sus creadores”.

“Mientras que en el circo tradicional los números son presentados de manera inconexa y con grandilocuencia, en el circo contemporáneo se busca una trama o un hilo argumental y su presentación suele ser honesta, a veces autocrítica o satírica. En el circo tradicional las estructuras son piramidales, en el circo contemporáneo muchas de las estructuras son colectivas, horizontales” continua considerando al deporte y la estética como una herramienta social.

Pasión, integración y formación personal son las palabras con las que Javier describe al circo moderno. “En el circo contemporáneo, hay escuelas, el aprendizaje es libre y no hay secretismo, a menudo se fomenta la práctica amateur y se le da mucha importancia al circo como herramienta social, de integración y formación personal. El circo encierra muchos valores y el nuevo circo se los da”.

No obstante son numerosas las escuelas y proyectos españoles que, aunque no estén federadas trabajan día a día en la disciplina circense. El CAU (Centro de Artes Urbanas de Granada ) es uno de los proyectos que mejor acogida tiene. Gracias a la financiación en 2009 del Ministerio de Cultura, el CAU creó la Escuela Internacional de Circo y Teatro integrando así artes escénicas y circenses.

DSC_0744
Gothic Circus School // Fotografía: Paula Martíns Quinteiro

A nivel gallego únicamente hay una iniciativa que abrió sus puertas exitosamente hace poco más de un año. Es el Gothic Circus School en Pontevedra, una escuela que también se aleja del circo de carpa y se relaciona con el arte escénico. Su director es Pablo Méndez y busca facilitar la práctica de estas actividades desde la propia provincia sin necesidad de tener que abandonar la ciudad (como le sucedió a él) para especializarse en formación circense.

La Gothic Circus School además ofrece clases de aero Pilates, aero Yoga, aero fitness, acrobacias aéreas, malabares, cardio latinos, clown, teatro y stretching y la compañía está ligada a actos de publicidad y espectáculos para diferentes empresas ( trabajan en conciertos, en teatros, etc). Trabajando el equilibrio, la fuerza y la constancia forman un equipo que viaja juntos recorriendo eventos por todo el país.

El renacimiento del circo ha llegado. Una nueva época donde su apogeo vuelve en forma de valores. Más vanguardista, más pedagógico ahora, el circo contemporáneo abarca mucho más que el deporte. La elaboración de las coreografías, el vestuario, la pintura o la puesta en escena de las prácticas circenses son ejemplos del trabajo de escenificación y teatralidad que va más allá de lo que el espectador ve.

Es una manifestación de la expresión del arte del cuerpo humano que requiere creatividad, paciencia, constancia e imaginación. Un cruce de disciplinas con fines estéticos y nuevas destrezas físicas y visuales.

 

The following two tabs change content below.
En palabras de Escandar Algeet, "Pocas ojeras para tantos sueños". El periodismo, uno de ellos.

Latest posts by Paula Martíns Quinteiro (see all)

Paula Martíns Quinteiro

Paula Martíns Quinteiro

En palabras de Escandar Algeet, "Pocas ojeras para tantos sueños". El periodismo, uno de ellos.