Carolina Marín es la única jugadora no asiática que posee dos campeonatos del mundo. El último lo ganó frente a la India Saina Nehwal (21-16, 21-19). Esta joven proveniente de Huelva se ha convertido en un ídolo a nivel nacional. Gracias a su incasable devoción y esfuerzo, ha impulsado al Bádminton dentro de las parillas de las televisiones, dentro de las columnas de los periódicos y dentro de los estudios de la radio.

Este deporte apenas sale en los medios. Pero sin embargo, los deportistas españoles siguen labrando éxitos: Pablo Abián, ganador del Maldives International (2011), ganador del Italian International (2011), finalista del 48th Portuguese International (2013), ganador del Yonex Welsh International (2013), etc; Carolina Marín, campeona del Mundo en 2014, ganadora del Campeonato Europeo de 2014, campeona por segunda vez consecutiva del Campeonato Mundial de 2015, ganadora del Abierto de Francia (2015). A pesar de lo que se ve en las televisiones nacionales, hay más deporte y más éxitos que los del fútbol.

Beatriz Corrales, jugadora profesional de Bádminton y Project Leader de Mujer y Bádminton explica que cada federación es libre de acometer estos planes: “Mujer y Bádminton nace del proyecto general del CSD. Cada federación tiene una implicación con ese proyecto para desarrollar el área del deporte concreto, y  en general de todos los valores del deporte de las mujeres (…) Ayudar y potenciar a la mujer en este caso en Mujer y Bádminton con diferentes ayudas, ya sean para entrenadoras, económicas, para seguir la formación de arbitraje, un poco de todo”.  Según el informe de Mujer y Bádminton, diecisiete federaciones no hacen mención alguna al proyecto del Consejo Superior de Deportes. No basta con que el CSD redacte un proyecto a favor de la igualdad, es necesario que las federaciones de cada deporte, aporten su fuerza  en pro de la igualdad de género. Es por eso que desde la Federación de Bádminton se ha redactado Mujer y Bádminton. Se intenta ayudar a la mujer  en  la integración en el bádminton para fomentar estos valores en el deporte propio, y luego extrapolarlos a un nivel más general.

Foto: SONG

Pero más allá de la diferencia entre géneros, vivir del Bádminton es algo muy difícil. Al ser un deporte minoritario y con poca atención mediática, genera muy poco público. Al tener poco público, los ingresos son reducidos. Y si los ingresos son reducidos, el deportista tiene muy difícil el seguir compitiendo en torneos. En compás con la mujer y la atención mediática del deporte, podemos encontrar el caso de Carolina Marín. Recientemente ha ganado el Abierto de Francia 2015 y se ha coronado por segunda vez consecutiva campeona del mundo. Gracias a su duro trabajo y a los éxitos conseguidos, se ha hecho un hueco en los medios. Se ha conseguido que el bádminton ocupe más minutos en las televisiones, y que genere más atención en los públicos que desconocían este deporte. Su caso personal es que para participar en torneos alrededor del mundo, hace falta mucho dinero para costearse los gastos. Ella “lo tiene fácil”. Su nombre es sinónimo de éxito, y varias empresas ya están estudiando el patrocinarla alrededor del mundo. El objetivo de la onubense es llegar a los Juegos de Río. Pero también hay muchos badmintonistas que no han llegado ni siquiera a las finales de los torneos, y son sinónimos de esfuerzo y sacrificio. Valores muy poco comerciales y que generan poca atracción en futuras inversiones. Es por eso que hay mundo más allá de Carolina. Hay muchos deportistas que pelean para que su afición sea rentable y puedan vivir de ella. El caso de Beatriz Corrales es claro, en una entrevista a TheWangConnection  aseguró que vive por y para el bádminton.

La poca inversión económica y el poco apoyo por parte delos medios de comunicación, no son los únicos problemas. Hace menos de un año, la Asociación de Deportistas Españoles protegió a los jugadores de Bádminton frente a la Federación Española de Bádminton porque se consideraba que los deportistas recibían un porcentaje “inaceptable” por derechos de imagen. Por aquel entonces, el Campeonato de Europa por Equipos Mixtos estaba por disputarse, y ante la no comprensión entre FESBA y ADE, España no participó en dicha competición. Tras muchos meses, ambas partes pudieron llegar a un acuerdo.

A pesar de todos estos inconvenientes, Beatriz Corrales asegura que la imagen del Bádminton en los medios está creciendo: “Hace unos años atrás hasta ahora, el bádminton no se conocía mucho (…). Ahora ha pegado un cambio importante, sobre todo gracias a los éxitos de nuestro compañera Carolina. Al final nos beneficia a todos porque el deporte al final se está conociendo, y lo importante es que gente como tú se enganche al bádminton. No hace falta ser un crack, solo hace falta disfrutar”. Es por eso que los grandes éxitos de los jugadores benefician a todos los demás. Carolina tras ganar su segundo campeonato del mundo, fue galardonada en su ciudad natal, e incluso ha sido propuesta para el Princesa de Asturias de 2016 por parte de su Ayuntamiento. De esta forma, tanto colegios como clubes privados, ven como los más pequeños empiezan a sentir una atracción oculta al bádminton.

Foto: SONG
Foto: SONG

Por último, no hay que olvidar que se trata de un deporte, y que no es imprescindible la atención mediática ni el éxito económico.  A palabras de Beatriz, el deporte es algo necesario que ayuda a la vida de muchas personas: “ El deporte debería de ser casi obligatorio como parte de la educación, porque aporta unos valores impresionantes. Parece típico, pero hay muchos chicos y chicas que en vez de estar en la calle, puede ser educado en hacer actividades físicas y ayuda mucho. Y en este caso también ayuda a la igualdad de género, al deporte, a la cultura. Yo creo que debe de ser algo innato dentro de lo que es la educación. Aun así, todavía no se ha conseguido, ya que en el Instituto, educación física cuenta con muy pocas horas y es que al final, un niño que tiene catorce años que no está metido de lleno en un deporte extraescolar, suele dejar el deporte en sí. Creo que habría que cambiar la metodología en ese sentido”. Es por eso que el deporte ayuda tanto en temas de igualdad, como en educación. Ayuda a inculcar unos valores en la sociedad. Y esto paso en el bádminton actualmente, pese a los problemas que sacuden el deporte español, se dan casos de superación y cooperación para seguir adelante.

Leave a Response