El tiro es un deporte olímpico tradicionalmente vinculado a los hombres. Los varones pertenecientes a la nobleza, por su práctica en el uso de armas de fuego, dominaban esta disciplina, que Pierre de Coubertin, padre de las Olimpiadas modernas -fundadas en 1896- venció en siete ocasiones en su país; así como Pedro Pidal, el primer medallista español de tiro (París 1900).

Sin embargo, la presencia de las mujeres en este deporte ha sido cada vez mayor. Desde su primera intervención en 1968, compitiendo contra los hombres, pasando por la introducción de tres pruebas femeninas en 1984, hasta la actualidad, donde la participación femenina está más que normalizada, las mujeres han demostrado sobradamente sus excelentes aptitudes para el tiro; tanto es así, que, de las dos únicas platas en el medallero español en este deporte, una la consiguió una mujer, María Quintanal. Pero eso no es todo, ya que nombres como Fátima Gálvez o María del Pilar Fernández también han alzado al tiro español a los primeros puestos.

Por desgracia, en los últimos años, estamos asistiendo a un descenso notable del número de deportistas federados en España. En 2014, el total de deportistas federados era de 3.388.000, según el Anuario de Estadísticas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, más de 130 mil federados menos que en 2010 (3.520.000). Los datos del tiro, no son mucho mejores, puesto que el pasado año cerraba con 54 mil asociados, mientras que los datos de 2009 eran de 63 mil, casi 10 mil personas más. La Delegación Provincial de Cuenca acusa esta reducción de federados al enclave económico que atravesamos en el país desde hace unos años, que ha hecho a los deportistas tener que renunciar esta condición.

Sala de tiro Cuenca// Foto: Paula López
Sala de tiro Cuenca// Foto: Paula López

Aunque en muchos deportes la evolución de las cifras ha ido en descenso, las mujeres, en el caso del tiro, se muestran más persistentes que los hombres, con una merma de alrededor de cien personas desde 2009 (4.586), mientras que los hombres, en sólo un año, muestran una bajada de más de mil deportistas (50.976 en 2013/ 49.757 en 2014), conforme detallan las estadísticas del Ministerio.

Una de las pioneras en la provincia fue A. Buendía, tiradora de Cuenca y subcampeona de España en 1980, explica que se inició en esta disciplina por casualidad, cuando su marido, que ya tiraba, la animó a probar. Ésta reconoce que los hombres siempre la han tratado como a una igual pero admite que, en sus inicios, tuvo algún encontronazo con hombres a los que no les gustaba que les ganara una mujer. Buendía tiene una larga trayectoria en el tiro, ha sido campeona regional y provincial y ha conseguido la Copa de SSMM el Rey y la Reina, y cree que en nuestro país hay mucho nivel ya desde las categorías junior. No obstante, señala que, muchas chicas abandonan este deporte porque estudian o porque, una vez son madres, no pueden compatibilizarlo.

Buendía declara que “el tiro viene muy bien porque aprendes a concentrarte y a controlar los nervios” pero “hay que tener mucha afición para seguir tirando”, expresa, ya que las compensaciones económicas que se dan no son muy generosas y, para ser profesional, entrenar es caro, puesto que conlleva un mayor desembolso económico en material de mayor calidad.

Igualdad en el deporte
Tiradores de Cuenca// Foto: Paula López
Tiradores de Cuenca// Foto: Paula López

Precisamente para luchar por la igualdad de sexos en el deporte, se celebraban las I Jornadas Nacionales sobre ‘La continuidad de la mujer deportista en el ámbito laboral del deporte’ a finales de octubre en ‘Las Gabias Shooting Center’ de Granada con una gran acogida. Allí asistieron Carlota Castrejana, asesora del presidente del Consejo Superior de Deportes, Rodrigo Mesa, presidente de la Federación de Tiro Olímpico, y tiradoras reconocidas de nuestro país como María Quintanal, Sonia Franquet y Fátima Gálvez.

Gálvez también es un ejemplo para las tiradoras españolas, ya que el pasado mes de septiembre se hizo con el oro en el Campeonato del Mundo en la modalidad de Foso Olímpico  y, en octubre, se trajo el bronce a casa tras su participación en la final de la Copa del Mundo, convirtiéndose en el referente del tiro español.

El tiro, como el resto de deportes, evoluciona a medida que avanzan los años y, con la incorporación cada vez de más mujeres, no sólo gana el propio deporte, sino que ganamos todos. El deporte sin la mujer es inconcebible porque perdería una parte de su razón de ser, además de grandes talentos que poder admirar y disfrutar, y figuras de referencia para que los niños se inicien en el mundo deportivo, de forma que adquieran valores y practiquen el fair play. Por ello, hay que trabajar para llegue un momento en el que iniciativas como la anterior no tengan que plantearse.

The following two tabs change content below.

Leave a Response