El pilates tal como lo conocemos hoy se trata de un conjunto de ejercicios que abrazan una técnica basada en el fortalecimiento y tonificación de músculos mediante el reconocimiento del propio cuerpo y un preciso método de respiración

Joseph Hubertus Pilates tenía un objetivo muy claro a inicios del siglo XX. Tras sufrir en la infancia de raquitismo, fiebre reumática y asma idearía la forma de que su musculatura creciera de manera sana, pese a no poder realizar deporte de la forma en que se entendía.

Padecía anquilosis articular, es decir, movimiento limitado. De padre gimnasta y madre naturópata, el pequeño alemán se interesó por la anatomía de manera especial. El médico de la familia le regaló un libro sobre esta ciencia del cuerpo humano que le hizo sumar conocimientos a los ya adquiridos de su madre, de quien aprendió que la sanación del cuerpo dependía de la estimulación del mismo. En 1894, Joseph, con 14 años de edad, ya posaba para murales anatómicos, pues había conseguido dejar atrás por completo su atrofiada musculatura para convertirse en un joven fuerte y escultural.

A este conjunto de 34 movimientos iniciales que revolucionarían más tarde el conocimiento sobre el propio cuerpo, Joseph les denominó “contrología”. “The scissors”, “the bicycle” o “the hip circles” son algunos de los nombres con que el promotor bautizó sus nuevos ejercicios.

En 1918, el alemán ya daba clases en un centro fitness para quien quisiera adoptar la técnica. Ese mismo año, una terrible epidemia mató a millones de personas en todo el mundo. El campo en el que Pilates impartía su práctica fue uno de los más perjudicados, sin embargo, no sucedió lo propio con sus alumnos. Ninguno de ellos fue afectado. Con esto el método ganó mucha credibilidad y adeptos.

 Joseph Pilates. Fuente: Flickr.
Joseph Pilates. Fuente: Flickr.

La finalidad de este deporte es dar flexibilidad a los músculos además de tonificarlos. La fuerza que se realiza con el peso del propio cuerpo se centra en el llamado core (parte baja de la espalda y región abdominal), esto hace que la columna vertebral consiga una postura correcta. El pilates se centra en movimientos leves y exhaustivamente vigilados debido a que una colocación errónea puede dañar o no hacer ejercitar bien los músculos elegidos en cada actividad. Estas posturas llegan a tomar importancia y ser efectivas basándose también en las repeticiones, que suelen oscilar entre las 5 y las 10, fortaleciendo y estirando la musculatura a la par que educando la mente con el control de la respiración.

Existen 6 principios básicos en la práctica que nos ocupa. Se debe partir de una buena concetración con la que la mente sea consciente del cuerpo y sus movimientos, así como de su posición. El control sobre cada músculo se vuelve primordial a la hora de efectuar los ejercicios suave y constantemente. La precisión es clave, pues de ésta depende lograr los objetivos. La fluidez es otro de los pilares del pilates, así como la respiración, que conecta cuerpo y mente de manera que, además de dar estabilidad, el músculo se ejercitará de una manera u otra según el compás del aire que se exhale o inhale, llegando incluso a no implicar el músculo que se debe si no se atiende a una compaginación correcta. Por último y en la misma línea de importancia, está el principio de la centralización, mediante la que el cuerpo concentra y expande la fuerza que genera. Joseph hablaba de un “centro de energía” o “mansión del poder”, que se tratarían de los músculos abdominales, lumbares, caderas y nalgas.

Para implementar los beneficios del pilates, la imaginación, intuición, integración (como consciencia del cuerpo unido en su integridad) y flexibilidad son principios esenciales.

María José Argandoña estudió ingeniería y después decidió formarse para ser profesora de pilates, deporte que imparte desde hace 7 años. Además, se ha especializado en el método aplicado a mujeres embarazadas y a las mismas tras el parto. Es la única en Castilla-La Mancha que tiene el certificado de PMA (Pilates Method Alliance), mayor reconocimiento a nivel internacional en este ejercicio. Imparte sus clases en Studio Pilates body&mind, quienes son profesionales delegados de la Asociación Nacional de Entrenadores de Pilates en Albacete. Argandona define el método pilates como “un sistema de condicionamiento físico donde se trabaja de forma global el cuerpo, se enfatiza mucho en la corrección postural, el trabajo del core, que es lo que tenemos que tener más fuerte para que se dé estabilidad a la columna y al tronco y de ahí, mover el resto de las extremidades. Intenta integrar mucho el trabajo del cuerpo con la mente, no se va tanto a la meditación como el yoga pero sí que también tiene un punto importante de la mente sobre el cuerpo”.

Para María José, el método ha evolucionado conforme se ha ido avanzando en biomecánica o anatomía, y se han ido realizando estudios y descubriendo más cosas. “Las escuelas adaptan algunas formas de ejecutar los ejercicios para que siempre sea de la manera más ergonómica, no tan anclada a algunos movimientos que eran tal vez algo rudimentarios para hacer en los tiempos actuales. Básicamente en eso es en lo que ha habido una evolución, en adaptar el sistema un poco más a los tiempos. Antes se vivía un poquito más erecto y ahora estamos todo el día redondos, viviendo en flexión, con lo cual hay muchos ejercicicos del método a los que tenemos que darles un poco la vuelta para no ir a favor de cómo estamos todo el día, sino al revés, intentar cambiar la postura para mejorar”.

Sobre los beneficios del pilates, afirma que: “tiene muchos, baja el nivel de estrés y de ansiedad, mejora la respiración, porque también incorpora mucho trabajo de ésta a los ejercicios, hay una mejora global en cuanto a movilidad, a fuerza, a coordinación, equilibrio… y al incidir tanto sobre el centro del cuerpo se mejora mucho el tono abdominal y el tono del suelo pélvico, que es muy importante también cuando estamos hablando de mujeres, que son el público mayoritario de este método, pues o han pasado por un embarazo o pueden pasar. También hay que prestarle atención a todo eso, que es algo que muchas veces no saben que les está viniendo muy bien. Se mejora también la circulación sanguínea porque trabajas con las piernas muchas veces en el aire, así como progresa la elasticidad”.

Optimized-una
María José en la clase de pilates que imparte. Fuente: Propia.

La instructora de pilates cree que, a priori, todo el mundo puede realizar este deporte: “puedes practicar pilates con niños y con ancianos. Sí que es cierto que el método tiene que estar bien empleado. La persona que lo imparte tiene que ser un profesional de esto, estar bien formado y saber adaptar el método a la persona. No podemos pretender hacer lo mismo con un adulto sano que no tiene ninguna patología que con alguien de 65 ó 70 años que tiene osteoporosis o problemas articulares debido a su edad. Con lo cual, el método es completamente adaptable siempre que el instructor que lo imparta tenga esos conocimientos”.

Además de esto, la profesora asegura que: “ahora se hace también mucho con deportistas porque es un método que te ayuda, al trabajar la postura, el abdomen y toda la zona del centro se está viendo que te ayuda a prevenir lesiones en cuanto al alto rendimiento, etcétera, luego, como tampoco es un ejercicio de impacto, pues lo practican embarazadas, mamás que acaban de dar a luz o personas más mayores que no encuentran otro método con el que hacer algo de actividad física. Es algo que se adapta a cada persona”.

A la pregunta de si este deporte sería suficiente para una persona joven o sería debido compaginarlo con más actividad física, María José responde que: “tal vez dos días por semana se quede insuficiente si eres joven y quieres tener una condicion fisica cada vez mejor, no estancarte. Para empezar los primeros meses un joven siempre va a notar mejorías, depende también de cada persona, si tú quieres mejorar en cuanto a un deporte concreto vas a trabajar ese deporte más el complemento de pilates. Si quieres mejorar la actividad física pues el pilates te va a dar estos extras de los que hemos estado hablando que te van a ayudar a mejorar el rendimiento en otro deporte y también a prevenir lesiones”.

El nivel de cada clase depende, para Argandona, del grupo. “Nosotros al entrenar con tan poquitas personas (5 ó 6 por clase), al final formamos grupos homogéneos, a veces llega gente que parte de niveles, a priori, distintos, aunque intentamos siempre englobar en el mismo grupo a gente parecida, a veces es imposible por horario, pero nosotros empezamos temporada con unas clases previstas que, poco a poco, durante el año, van progresando en nivel de dificultad, de intensidad, etcétera, pero todo eso depende de cómo el alumno va asumiendo ese reto. Se intenta individualizar para que nadie se quede atrás e ir progresando. Si hay alguien que no le viene bien algo pues hará otra cosa”.

¿Es aconsejable practicar estos ejercicios en casa sin previo conocimiento o sin supervisión? Para la especialista es una de las actividades físicas que peor se puede hacer sin un instructor que te esté ayudando. “Primero porque como requiere tanta corrección, si no hay nadie que te esté supervisando nunca vas a saber si estás haciendo bien las cosas o no, con lo cual la corrección no va a estar. Aquí el instructor sí que creo que es importante porque tú puedes ver ejercicios pero si no sabes realmente la esencia de qué tienes que sentir, cuál es el detalle del ejercicio, eso es algo que te aporta sólo tu profesor. En las clases que tan sólo puedas mirar vas a intentar seguirles o imitar lo que están haciendo, pero no vas a ser capaz de sentir esa esencia”, asegura María José.

Por último, María José explica que Studio Pilates body&mind tiene un compromiso anual con la responsabilidad social. En años pasados, se realizaron eventos a favor de Cáritas, este año, Acepain (una asociación en apoyo a la unidad en la investigación del cáncer) es la asociación elegida debido a que “es un colectivo que nos toca de cerca y nos apetecía, entonces lo que hacemos es, simplemente, un evento multitudinario, todo el beneficio de la entrada de asistencia lo recibe la asociación y ésta a su vez lo dona al Hospital Universitario de Albacete, a la unidad de investigación del cáncer. Nos parece una causa interesante que por desgracia hoy en día a todos nos ha tocado o nos va a tocar, así que, cuanto más se investigue y se sepa sobre esto, mejor. Y si encima nosotros podemos ayudar con esta humilde colaboración, pues estamos encantados”. Este evento se realizará el próximo 22 de noviembre a las 10 de la mañana en el Pabellón Polideportivo de la Feria de Albacete. Será una master class de pilates que contará con la especial presencia de Elena Bartley como instructora.

Desde luego, el pilates es un deporte que mueve masas y aporta enormes beneficios a cualquiera de sus practicantes, quienes consiguen conectar cuerpo y mente aprendiendo a conocerse de manera interior y mostrando un exterior fuerte y sano.

The following two tabs change content below.

Leave a Response