En los años 90, el tenis femenino llegó a eclipsar al practicado por hombres a nivel profesional en España. Aunque los recordados Carlos Moyá, Sergi Bruguera, Alberto Berasategui o en los últimos años Alex Corretja cosecharon númerosas finales en esta década (las dos de Corretja en Roland Garros, entre otras) y algún título, (como los dos que consiguió Bruguera de forma consecutiva en la capital parisina), dos mujeres se encargaron de dar a conocer en nuestro país el tenis femenino a ese nivel, teniendo en cuenta la expeción de Lili Álvarez, que en la década de 1920 cosechó tres finales consecutivas en el Grand Slam londinense de Wimbledom. Las heroínas de esta época dorada del tenis femenino son las históricas Conchita Martínez y Arantxa Sánchez Vicario.

La barcelonesa de familia de tradición tenística, Arantxa Sánchez Vicario es la única española que en algún momento ha sido la reina del tenis mundial, es decir, número 1 en la WTA siglas del inglés Women´s Tennis Association. Sucedió en 1995 y ocupó el escalafón más alto también en dobles, modalidad en la que no siempre participaba con la misma compañera pero obtenía grandes resultados durantes 10 años. Conchita Martínez nació en Huesca y es la tenista española más laureada hasta la fecha, junto con Vicario. En el ranking de la WTA llegó a ocupar la segunda plaza a finales de 1995 y un año antes se alzaba con su mayor logro, campeona sobre el verde de Wimbledon un año antes de dejarle el testigo como número uno del torneo de Londres precisamente a Arantxa Sánchez Vicario. Hasta esta explosión de éxitos del tenis femenino, pocos se acordaban ya de las finales de Lili Álvarez y España se volvó con sus tenistas como siempre pero esta vez, con hombres y mujeres por igual.

Ya en el año 1989 se dislumbraba un futuro prometedor para las dos tenistas españolas que comenzaban a sumar importantes éxitos. Quiénes dicen saber mucho de tenis, están de acuerdo en que Arantxa Sánchez Vicario no era un talento con la raqueta, pero lo compensaba con su entrega y pundonor en la pista. Recién comenzada la última década del siglo XX la tenista catalana ganaba a la número 1 del mundo Steffi Graff en el Abierto de París de Tenis y llamaba a las puertas del olimpo del deporte. La ascensión de Conchita fue más constante, ya que con sólo 15 años ganó la medalla de oro en los Juegos Mediterráneos de 1987.

Arantxa se despidió de los buenos resultados en grandes torneos cuándo en 1998 salía victoriosa en Roland Garros por tercera vez, y junto a la victoria en el Abierto de Estados Unidos le coloca cómo la tenista española con más grandes éxitos de la historia. Por su parte, Conchita Martínez alcanzó la final en Roland Garros tanto en modalidad individual como en dobles ya en el presente siglo, en 2000 y 2001 respectivamente. En 2002 llegó a la final del Open de Australia y hasta este pasado verano en la final de Wimbledom, una española no lograba un éxito así en el tenis de élite. La protagonista: Garbiñe Muguruza.

Conchita Martínez y Arantxa Sánchez Vicario. / Tumblr
Conchita Martínez y Arantxa Sánchez Vicario / Tumblr
Estrella de doble nacionalidad

Muguruza ha cumplido 22 años el pasado mes de octubre y es la llamada a ser la heredera de las más grandes tenistas en nuestro país. Lejos quedan las historias sobre Lili Álvarez, y aunque mucho más cerca en el tiempo tenemos la época dorada de este deporte en categoría femenina, es más de una década para los amantes de la raqueta en España sin ver representación en grandes torneos de WTA, seguramente demasiado tiempo.

Garbiñe Muguruza Blanco nació en Venezuela, el país de su madre pero por la nacionalidad española de su padre, nacido en Eibar, la talentosa tenista ha elegido representar a España en torneos de WTA y además, defiende a nuestro país en el Equipo Nacional que disputa la Copa Federación de Tenis de la Federación Internacional de Tenis, equipo español femenino que, precisamente, es capitaneado como entrenadora por Conchita Martínez. Según ha comentado la hispano-venezolana, Conchita Martínez ha influído para que ella tome esta decision: “tiene mucho que ver. Ha sido por parte deportiva y Conchita ha sido un gran apoyo. Siempre ha estado a mi lado constantemente en todos los torneos y la considero una capitana fantástica”, declaraba Garbiñe Muguruza en la sede del banco BBVA en Madrid, cuándo además fue presentada como nueva embajadora de la entidad.

Garbiñe jugaba al tenis desde muy pequeña, y con tan sólo 6 años se viene con parte de su familia a España para tener una mejor formación tenística, por eso se reclutan en Barcelona. Pasa su juventud jugando al tenis y siendo formada por Xavi Budó, que hace tres años en una entrevista concedida a puntodebreak.com ya auguraba que con cautela podría llegar a ser una gran profesional. Garbiñe es un diamante en bruto. Tiene por su envergadura y mentalidad unas posibilidades muy grandes en el futuro del tenis femenino. Pero tiene 18 años y la clave será ver su capacidad de aprendizaje diario. Si ella es capaz de trabajar muy duro en todos los aspectos, evolucionará. Tiene mucha ilusión, quiere y lucha cada día por ser mejor tenista y esto es muy importante. Pero lo más importante es ser prudentes y cautos. Se han visto muchos casos de tenistas de las que se hablaba maravillas por parte de todo el mundo y luego no han llegado donde se esperaba. Por tanto: paso a paso y buena letra” declaraba muy sabiamente uno de sus entrenadores.

En 2013 con sólo veinte años, la prometedora tenista hispano-venezolana sufría una lesión en el tobillo que le apartaría durante medio año de las pistas de tenis, como anécdota, Garbiñe adelantó su recuperación entrenando el golpeo con la raqueta subida en una silla de ruedas. Tras la recuperación siguió cosechando éxitos y varias marcas se fijaron en ella. En 2012 ya le ganó a Vera Zvonareva número 9 en ese momento y en 2013 a Caroline Wozniacki cuándo también ocupaba el puesto 9º de la clasificiacion del WTA. En 2014 fue cuándo la emersión se terminaba de consolidar: Garbiñe Muguruza venció a Serena Wiliams en segunda ronda de Roland Garros y a Simona Halep en el Premier de Wuham, número 1 y 2 del mundo en ese momento. La promesa se hacía realidad, se comenzaba a forjar una fuerte jugadora de las favoritas en todos los torneos y conseguidora de grandes gestas.

En un documental de canal plus llamado Sueños de Muguruza de 2014, el padre de Garbiñe confiesa que la decisión de que ella fuera a Barcelona fue que sus hermanos fueron allí a la academia de tenis. “Desde pequeña quiere seguir a los hermanos que son mucho mayores que ella” comentaba en este videoreportaje José Antonio Muguruza padre de la estrella, que además comentaba convencido que está “seguro” de que Garbiñe “hará cosas más grandes de las que ha hecho hasta ahora”.

 

Muguruza con Wozniacki. / Tumblr
Muguruza con Wozniacki / Tumblr
Wimbledom y Singapur, sus grandes éxitos

Tras declararse como la sensación de la temporada de 2014, Garbiñe Muguruza se ha consolidado como una realidad esta temporada. Ella misma ha declarado que uno de los mejores momentos, pese a perser la final, fue el partido frente a Serena Wiliams, número 1 de la WTA y la que es considerada mejor tenista de todos los tiempos en disciplina femenina, a la que como ya se ha mencionado, le había ganado al año anterior en una de las primeras rondas de Roland Garros. Al vencer a Wozniacki, número uno del ranking en ese momento, Garbiñe se convertía en la primera cuartofinalista española en el All England Club desde Conchita Martínez, a la que sólo habían precedido Arantxa Sánchez Vicario y Lili Alvárez. En semifinales venció a Radwanska, pero como le sucedió a Sánchez Vicario casi dos décadas antes no pudo superar a la última rival; para Arantxa fue Graff y para Garbiñe, Wiliams.

Pese a la derrota en la final de Wimbledon, ganó el Torneo WTA Premier Mandatory de Pekín y logró otra nueva hazaña histórica para el tenis español logrando el acceso por clasificación para el Tour Championship de final de temporada que se ha celebrado en Singapur a finales del pasado mes de octubre. Sólo Arantxa y Conchita habían accedido antes al “torneo de maestras” y con Muguruza ya son tres las tenistas españolas que logran representarnos en este prestigioso torneo. En Singapur llegó hasta semifinales en modalidad individual y dobles, en está última participó acompañada por otra española, Carla Suárez.

Garbiñe ha ganado en el torneo de las mejores a Safarova, Kerber y Kvitova, o lo que es lo mismo, a la número nueve, cinco y siete de clasificación, respectivamente de la Women´s Tennis Association. Arantxa llegó a lo más alto de esta clasificación, Conchita se quedó a las puertas de la primera posición y Garbiñe, ahora que está terminando la temporada se sitúa en el tercer puesto tras leyenda de Serena Wiliams y Simona Halep y delante de algunas como la rusa Maria Sarapova. ¿Llegará Muguruza a lo más alto del tenis mundial y será la sucesora de Conchita o Arantxa? Sólo el tiempo responderá la pregunta, pero Garbiñe tiene todas las condiciones para ganar los Grand Slam más importantes del circuito, y por los últimos resultados, podemos decir que ha llegado para quedarse.

The following two tabs change content below.

Leave a Response