El ajedrez es el deporte intelectual por excelencia. Todas las personas que lo practican cultivan un alto grado de agudeza y competitividad con el rival. En España, la gente lo considera como un deporte minoritario, pero realmente no es así. Cierto es que debemos de hacer una distinción entre las personas que están federadas y las personas que practican como aficionados. En 2011, la cifra se tornaba en torno a las 27.000 personas federadas, según Toni Ayza, Presidente de la Federación Catalana de Ajedrez, lo cual es un número bastante significativo. Así mismo, según el blog del informático y experto en ajedrez, Martín Huba, el año pasado España estaba entre los países con mayor número de jugadores federados, y la cifra se había multiplicado en los últimos años.

Pero, ¿por qué se considera un deporte sino conlleva un ejercicio físico? Pep Suárez, presidente del Comité Técnico de Ajedrez, apuntó en el programa Para Todos La 2, que el grado de tensión físico y psicológico puede llevar a que el jugador pueda perder hasta 3 kilos en una partida. Además, determinó que deporte no tiene por qué estar directamente relacionado con ejercicio físico, sino con competición.

En 2011 se planteó como posible asignatura en las escuelas, pero no ha sido hasta febrero de este año cuando este tema ha saltado a debate público. El País anunciaba que este deporte era uno de los pocos puntos en los que coincidían la mayoría de partidos políticos, y que el Presidente de la Federación Española de Ajedrez, Javier Ochoa, iba a procurar reunirse pronto con el Ministro de Educación.

¿Pero cuáles son los orígenes de este juego?
Jesús en su casa del pueblo// Carolina Cicuéndez
Jesús en su casa del pueblo// Carolina Cicuéndez

Aunque los documentos históricos datan de su aparición en la India en el siglo III a.C., no es hasta el siglo XV cuando se regularizan las normas que tenemos hoy en día. “Hace relativamente poco, leí un artículo en El País que decía que la figura de la Dama derivaba de la significativa Isabel La Católica, algo que me pareció muy curioso y que comenté a mis amigos en una reunión día siguiente”, afirmaba Jesús Casas, vecino de la localidad toledana de Miguel Esteban. Él será el protagonista de este reportaje y contará su experiencia relacionada con el ajedrez. Ha sido monitor e interpretará lo que ha supuesto este deporte en su vida y las alegrías que ha conseguido a través de esta práctica.

Este ajedrecista local asegura que siempre ha tenido afición por este deporte. Tiene 45 años y una discapacidad del 81%, pero afirma que ha conseguido con los años ser más independiente y gracias en parte, al desarrollo del ajedrez, que le ha ayudado a estimular todos sus sentidos y a superarse en esta disciplina de manera autodidacta y dejando a un lado todo tipo de prejuicios y limitaciones que se creen.

El ajedrez, fundamental en la integración social

“Este deporte me ha devuelto las ganas de seguir aprendiendo en la vida”, dice mientras se prepara para la entrevista. Además, participa y es miembro de la Asociación de Minusválidos de Miguel Esteban (AMME). Jesús Casas, comenta que sido profesor durante más de diez años, desde el año 2000 hasta mediados del 2011. Este deporte, apunta, “es una habilidad didáctica y sirve de integración social para todos”.

Durante su recorrido como profesor, dice que ha tenido alumnos de todas las edades: “venían desde niños de 7, 11 y 12 años, hasta personas adultas de 35 y 40 años”. “Impartía clases tres días en semana: lunes, miércoles y viernes durante poco más de una hora”. Comenta que durante los primeros cinco-seis años, daba clases en el Colegio Público Miguel de Cervantes del municipio como actividad extraescolar para los más pequeños, y los últimos años en el Centro Multifuncional, (en los médicos) y en el Centro de Día “Nuestras Raíces”.

Centro de día miguelete// Carolina Cicuéndez
Centro de día miguelete// Carolina Cicuéndez

Cuenta que sus clases no eran muy numerosas, que cada curso tenía entre 10 y 12 alumnos aproximadamente. Jesús, emocionado al recordar su pasado, expresa que aprendió a jugar al ajedrez en un campamento urbano en 1982, cuando tenía 12 años. Más tarde jugó esporádicamente en el colegio, pero lo terminó dejando debido a la “mala edad”, dice entre risas. A partir de 1985, comenzó a tomarse enserio este juego. “Tenía 15 años, fui a la Biblioteca del pueblo y cogí para llevarme a casa un clásico: El Gran Libro del Ajedrez, de Natale Ramini”. Pero no fue hasta 1998 cuando Jesús decidió sacarse el curso de monitor de ajedrez. Además, dice que se arrepiente de no habérselo sacado antes, ya que en todos estos años no había trabajado y por tanto, no se sentía realizado, laboralmente hablando.

Además agradece el apoyo de instituciones como el Ayuntamiento, que siempre apoyaron su proyecto: “cualquier tipo de material que necesitaba (tableros, murales rígidos, relojes, etc.) me lo dieron sin ningún problema y totalmente nuevos”.

En cuanto a trofeos y reconocimientos, bromea en que tiene alguno que otro: “tengo un trofeo como ganador, dos trofeos como semifinalista y dos primeros en la final por equipos”, todos ellos conseguidos en Campeonatos locales de su pueblo. También recuerda como entrenador, que asistió dos años a Toledo a participar en el Campeonato Provincial con los pequeños y adolescentes: “el primero fue en el 2002 y el segundo fue en 2010, siempre acompañado por dos miembros del Ayuntamiento”.

La psicología del ajedrez

Como profesor y aficionado, expresa que el ajedrez nunca se termina de aprender. “La potenciación de este juego es increíble, hay millones de jugadas que nunca se terminarían de memorizar”. Recuerda aquellas finales del Campeonato de Mundo entre Kárpov y Kaspárov (1986-1987) y dice: “fue alucinante. Informe Semanal recogió muy bien esa batalla psicológica. Kaspárov había revalidado el título como campeón, y recuerda que le preguntaron a éste cuántas jugadas era capaz de aprenderse de memoria, a lo que respondió que sabía 100.000 jugadas”. Por eso mismo, Jesús afirma que la mente humana, si la planteamos con los estudios que han hecho los ordenadores y las nuevas tecnologías, ese número no es nada, aunque es consciente de las dificultades que requieren estas jugadas y de la preparación física y psíquica que conllevan. Aunque añade: “eso sí, en 3-4 meses una persona puede aprender las reglas y defenderse”.

“A mover las piezas se aprende en poco más de 4 días cuando tienes mayor capacidad del conocimiento, pero con los niños se tarda un poco más”

Con uno de sus trofeos// Carolina C.
Jesús con uno de sus trofeos// Carolina C.

A su pesar, comenta que es un deporte poco valorado. “El ajedrez ayuda a razonar, ayuda en el carácter, en la formación personal, te ofrece una idea de lo que es el mundo. Con el ajedrez igual que en la vida, todo tiene un proceso, unas reglas y un por qué. Esto se puede aplicar en todos los ámbito de la vida, ya sea en lo político, en lo militar, en la historia, en lo geopolítico,…” Confirma que la verdadera complejidad de este deporte es aprender a memorizar tácticas y estrategias. “El ajedrez también sirve para potenciar y agilizar el razonamiento y la memoria de las personas. Te ofrece otras cosas: ayuda en el sentido de razonar las ciencias, la física y las matemáticas”.

“El ajedrez es una ciencia, un deporte y un arte”. Con esta definición, Jesús nos introduce a una nueva cuestión: ¿por qué en la mayoría de los ordenadores se practica este juego? ¿Este es el poder de la ciencia? El ajedrez no es un deporte automático. Es un juego muy complicado al que hoy en día las máquinas (tablets y ordenadores) son, la mayoría de veces, capaces de ganar al ser humano porque están muy bien preparadas a través de algoritmos y de códigos binarios. Esta afirmación, también la corrobora UNED Radio en un breve vídeo en YouTube, explicándolo de modo factible.

Por último, podemos decir que el ajedrez se puede acercar al concepto de vida porque de eso está compuesta: de estrategias, de tácticas, de formas de comportamiento, de imaginación y de posicionamientos ante otras personas. En marzo de este año, el Profesor de la Facultad de Periodismo, Juan Luis Manfredi, realizó un post precisamente sobre esta consideración.

The following two tabs change content below.

Carolina Cicuéndez Muñoz

Latest posts by Carolina Cicuéndez Muñoz (see all)

Leave a Response