A pesar de la poca inversión que las personas hacen en la factura del agua, un 88% de la población tiene la posibilidad de acceder a un beneficio que reduzca su tarifa, ya sea por ser de una familia numerosa, por razones de nivel de renta o como premio a la reducción del consumo.

El importe facturado por el agua urbana en España es de 5,202 millones de euros, de acuerdo con datos de la “XIII Encuesta de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España”. Con datos del 2012, el precio medio del agua para uso doméstico en España, sin IVA, es 1,59 euros por metro cúbico (m3), de los que 0,92 €/m3 corresponden al servicio de abastecimiento (58% del total del precio), y 0,67 €/m3 al servicio de saneamiento (42%).

Esta situación lleva consigo el deterioro de la infraestructura del agua. De acuerdo con datos de dicha encuesta, hay un cambio de tendencia en el agua no registrada (ANR), esto incluye las pérdidas aparentes y reales de agua. De 1990 a 2010, la tendencia era decreciente, debido a las renovaciones y el restablecimiento de las redes y a las campañas de detención de fugas y lucha contra el fraude. Entre 2010 y 2012, se apreció un aumento del índice de agua no registrada, resultado de la reducción de la inversión desde 2006 y el deterioro de las redes de distribución.

Según la Encuesta AEAS-AGA, el 35% de las infraestructuras tiene menos de 15 años, el 27% entre 15 y 30 años y el 38% más de 30 años. Las fugas en la red de distribución y las pérdidas por roturas en conducción, llamadas pérdidas reales, representan entre el 10% y el 15%.

Este deterioro también es evidente en las redes de alcantarillado. Desde poblaciones de entre 20 mil y 50 mil habitantes hasta en las áreas metropolitanas, la mayoría de sus redes excede los 30 años de antigüedad.

Presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento, Fernando Morcillo, y presidente de la Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua a Poblaciones, Josep Carbonell en la presentación de la “XIII Encuesta de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España” // Fuente: iagua.es
Presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento, Fernando Morcillo, y presidente de la Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua a Poblaciones, Josep Carbonell en la presentación de la “XIII Encuesta de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España” //
Fuente: iagua.es

Toda esta situación perjudica la calidad del agua en origen, se constata un descenso del 6% en la disponibilidad de aguas excelentes y se mantienen los porcentajes de aguas de menor calidad. De acuerdo con la Encuesta de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España, lo anterior no es una alarma a los consumidores para dudar de las aguas de consumo, al contrario se debe confiar en su calidad gracias al exhaustivo control de los operadores y autoridades sanitarias.

Lo destacable de todo esto es que, a pesar del bajo costo del agua, el consumo medio doméstico se reduce un 10% y se sitúa en 112 litros de agua diarios por habitante, según datos de la encuesta, uno de los más bajos de Europa. Esta disminución se ha venido dando desde 2004.

Como ya se ha mencionado, los precios del agua no cubren el coste total de los servicios como lo exige la Directiva Macro del Agua, que en su artículo 9 introduce el principio de “recuperación de costes” para los servicios de agua, de acuerdo con el principio de “quien contamina paga” y el de “contribución adecuada” que fomenta la eficiencia del uso del recurso.

Es por eso que una de las conclusiones a las que ha llegado la “XIII Encuesta de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España” es la necesidad de poner en marcha las infraestructuras de depuración precisas para cumplir con las exigencias de los mandatos europeos. De la misma manera, el sector del agua considera necesario el establecimiento de una estructura tarifaria clara y transparente para el usuario. Lo que se quiere lograr con esto es que el precio del agua refleje su valor real y asegure la gestión sostenible a largo plazo y las necesarias inversiones para sostener el patrimonio hídrico y mejorar la infraestructura que permita el óptimo servicio ciudadano.

Con la intención de profundizar más en el tema y centrarnos en el caso de la ciudad de Cuenca, se visitó la Oficina de Aguas de la ciudad, ubicadas en la calle Luis Martínez Kleiser, aquí nos mandaron a las que se ubican en Plaza de España. En este último lugar, anotaron mis datos para ponerse en contacto posteriormente, hasta el día de hoy no lo han hecho. En otro intento acudimos a la Oficina Municipal de Información al Consumidor, de la misma manera nos mandaron a la Oficina de Aguas, debido a que son ellos los capacitados para ofrecer información sobre el tema. Aún seguimos a la espera de que puedan atendernos.

Esta pieza forma parte de una serie de reportajes titulados  ¿Qué pagamos por la energía y el agua?

The following two tabs change content below.

Andrea Villalobos

Latest posts by Andrea Villalobos (see all)

Leave a Response