«Durante la legislatura de Jose María Barreda teníamos cubierto el 100% de los municipios de la provincia, con bibliotecas fijas y bibliotecas móviles, pero en la actualidad no es así por los recortes” asegura Consuelo García López, jefa de Sección del libro, archivos y bibliotecas en la Dirección Provincial de Bibliotecas de Cuenca. Esto es un problema, ya que el servicio de biblioteca móvil es el único acceso que tienen a la cultura muchos habitantes del medio rural.

El bibliobús es una biblioteca con ruedas que tiene los mismo servicios que un biblioteca fija. El inconveniente que surge en este servicio es que es un servicio muy restringido para los habitantes del lugar donde va el bibliobus. No disponen de biblioteca todos los dias de la semana ni todas las horas del día, pero por lo demás tienen el mismo material en préstamos.

En la actualidad, Cuenca posee dos bibliobuses en funcionamiento. Cada uno de ellos esta valorado en 258.435€ y a lo que habría que sumar el valor del material que transporta de un municipio a otro. Tienen capacidad para transportar en su interior alrededor de 3.000 libros, 13 títulos de revistas, 500 Cds, 500 películas y cerca de 100 CDRoms. Al igual que las bibliotecas fijas, todo este material es susceptible de préstamos con la única condición de poseer el carné de socio que se expide gratuitamente en el propio bibliobus. Además de este material cada vehículo dispone de tres ordenadores, uno para trabajo del personal y dos para consulta pública donde los usuarios pueden acceder al catálogo automatizado, visualizar los Cds y tener acceso público y gratuito a Internet.

IMG-20151026-WA0023
Niños haciendo usos del bibliobús / Fuente: Libro, Archivos y Bibliotecas de la Dirección Provincial de Cultura de Cuenca

Aparte de la colección que transporta cada vehículo, los usuarios de los bibliobuses de Cuenca tienen a su disposición un repertorio de más de 50.000 libros, 1.100 VHS, cerca de 2.000 DVDs, unos 1.000 Cds con música de todos los estilos, 400 soportes multimedias entre los que se encuentran enciclopedias, juegos educativos o cursos de idiomas, y unos 30 títulos de revistas tanto de cocina, decoración, moda o caza. Los habitantes de los municipios beneficiarios pueden consultar la totalidad del catálogo en el propio bibliobús, y hacer su petición que les será llevada en la próxima visita de la biblioteca móvil, que será aproximadamente en el periodo de un mes.

Las rutas establecidas atienden a un total de 15.082 habitantes de 105 localidades divididas en 35 itinerarios, de los cuales 17 cubre el bibliobús I y 18 asignadas al bibliobús II. Según asegura Consuelo estas rutas no son fruto de la demanda de la población, sino que es un producto que aún siendo gratis «no te lo quitan de las manos». Pero las administraciones tienen que ser conscientes de que es un servicio básico que se tienen que prestar, el servicio de lectura, que tienen que cumplir cualquier administración local, provincial, regional y nacional. El motivo es que «la biblioteca hoy en día es un punto de formación, información y de ocio cultural de primer nivel».

Bibliobús en ruta

Por lo general son pueblos muy pequeños, de 30, 60, 80, 300 habitantes y la mayoría son gente muy mayor. Entonces se procura atender a todo el mundo.  «Cuando llega el bibliobus te estan esperando porque no tienen nada» asegura Consuelo García. Los bibliobuses colaboran mucho con los colegios rurales. Estos colegios poseen material pero realmente es escaso  para la formación que necesitan. Por este motivo, el servicio cumple también la función de proveedor de la biblioteca de los colegios y  de los habitantes del municipio que son de pequeña edad. Cuando la biblioteca con ruedas entra en el pueblo, que normalmente coincide con el horario escolar, los profesores aprovechan y a «modo de excursión» acompañan a los alumnos al bibliobús para también poderles orientar. En algunas ocasiones se  desvía de los rutas establecidas y en lugar de realizar el recorrido oporturno para ese día, se aparca el bibliobus en un municipio y hasta allí acercan a los niños de las localidades cercanas, para realizar actividades como teatros de títeres o actividades de animación a la lectura. «A pequeña escala pero también lo hacemos al igual que las bibliotecas fijas» afirma la jefa de Sección del libro, archivos y bibliotecas en la Dirección Provincial de Bibliotecas de Cuenca.

La Red de Bibliotecas Móviles de Cuenca ofrece muchas facilidades a sus beneficiarios, a pensar de que las rutas se repiten aproximadamente una vez al mes, «avisan a la gente que normalmente coge libros y se colocan carteles desde el Ayuntamiento que facilitan los propios bibliobuses, para mantener informados a los vecinos que no suelen hacer uso de este servicio» afirman desde el Ayuntamiento de Zarza de Tajo.

Manuel Blanco
Manuel Blanco, conductor del bibliobús de la provincia de Cuenca / Foto: Jesús Bustos

Manuel Blanco trabaja como conductor del servico en Cuenca desde hace 22 años y comenta que es una de las profesiones más bonitas que hay y que no la cambiaría por nada. Su principal función es el transporte de la biblioteca con ruedas a estos pueblos, aunque tantos años de dedicación y de experiencia han hechoque se convierta en un bibliotecario más. «Lo más bonito de todo son los lazos de amistad que se crean con los vecinos de aquellos pueblos donde nosotros vamos».  En ocasiones Manuel se ofrece a proporcionar libros a vecinos que por motivos de salud permanecen ingresados en el hospital de Cuenca, esto es fruto de la empatía que se genera entre el personal y los usuarios que hacen uso del servicio, «incluso algunos que ya no leen se acercan al bibliobus para charlar contigo de su día a día». Para Manuel uno de los mejores servicios dentro del bibliobus es poder disponer de un buzón de sugerencias, donde los usuarios pueden solicitar material bibliográfico que será concedido si esta dentro del presupuesto. Además, existe una gran flexibilidad a la hora de cumplir las normas, debido a que el autobús va una vez al mes, por ejemplo no hay problema en las devoluciones fuera de fecha.

 Problemática del Bibliobús

El servicio de biblioteca móvil se remonta en Cuenca al año 1972 gestionado por el ya desaparecido Centro Coordinador de Bibliotecas, «un servicio que resultó ser muy deficiente» según asegura Consuelo. En el año 1989 pasó a ser competencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha pero se mantuvo la deficiencia del servicio. El punto de inflexión llego en el año 2004 cuando la Junta de Comunidades hizo una importante inversión con la adquisión de nuevos vehículos para toda la región y ampliando la colección bibliográfica que estos transportaban. Pero con el cambios de partido político, los recortes y la desvinculación de la Diputación Provincial se tuvieron que hacer cambios.  Cuenca ha pasado de tener tres bibliobuses a tener en este momento dos. Esta es la principal consecuencia de que el servicio no cubra a día de hoy el cien por cien de las localidades conquenses como si pasaba hace unos años con el gobierno de José María Barreda. Para la Directora de la Biblioteca Fermín Caballero, Begoña Marlasca, en función de quien a gobernado en Castilla-La Mancha se ha distinguido entre ciudadanos de primera y de segunda, «es un servicio a veces interrumpido por la falta de recursos, de manera que los ciudadanos se convierten en ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. No hay dinero para contratar al bibliotecario, entonces deja de salir el bibliobus y les importa un carajo que esten un año o dos sin servir a determinados pueblos, ese tipo de cosas pasan con las incidencias políticas».

Uña es uno de los pueblos conquenses que tras los recortes de la pasada legislatura se quedo si servicio bibliotecario y de momento no se ha vuelto a reanudar, según Consuelo el objetivo prioritario de este servicio es que vuelva abastecer a todos los municipios ya que «los beneficios no son miden en parámetros de rentabilidad económica sino exclusivamente de jusiticia social».  El alcalde este municipio reclama el servicio y comenta que «se presento una moción en el Ayuntamiento dirigida a la Diputación para que reanudara y firmaran el convenio entre el Ayuntamiento, Diputación y Junta de Comunidades», ya que en el caso de este pueblo es un servicio muy demandado. Los recortes también incidieron en pueblos con bibliotecas fijas como es el caso de Cañaveras, donde cerró la biblioteca y en septiembre de 2014 se incluyo en las rutas de bibliobuses.

Bibliobús parado tras la ruptura del convenio con la Diputación Provincial / Foto: Jesús Bustos

La Ley 3/2011, de 24 de febrero, de la Lectura y de las Bibliotecas de Castilla-La Mancha establece que el órgano titular de estos servicios es la Consejeria de Educación, Cultura y Deportes siendo gestionado por las secciones provinciales del libro, archivos y bibliotecas. La Ley también establece que las Diputaciones Provinciales tienen que colaborar en la prestación de los servicios bibliotecarios de carácter móvil, aportando recursos monetarios, humanos y técnicos.

En lo que se refiere a Castilla-La Mancha la ley no se cumple en todas las provincias, sino que son tres las provincias en las que si se aplica la ley, ya que Ciudad Real no dispone de bibliobuses, y en Cuenca no existe convenio con la Diputación desde 2012, por lo que no hace ninguna aportación al servicio. Sinn embargo, las Diputaciones de Guadalajara y Albacete colaboran con una aportación económica a través de convenio, y la Diputación de Toledo colabora aportando personal técnico, según comenta Flor García, la jefa de sección del servicio de Bibliotecas, Libro y Lectura de la Consejeria de Educación y Deporte.

Día Nacional del bibliobús

En España ya venía celebrándose desde 1997, cada 24 de octubre, el Día Nacional de la Biblioteca, en recuerdo de la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo incendiada en 1992. El pasado 12 de febrero el Consejo de Cooperación Bibliotecaria, órgano dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, aprobó el Día del Bibliobús fijando su fecha el 28 de enero del próximo añó, la propuesta partió de la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles (ACLEBIM). El Día del Bibliobús ya venía celebrándose desde hace dos años en León y Zamora por iniciativa de la Diputación de León, a la que seguidamente se le sumo la de Zamora. El objetivo de celebrar este día es dar un reconocimiento a la función social que realiza el servicio bibliotecario móvil a nivel nacional, ya que llega a unos diez millones de habitantes.

Gracias a las bibliotecas móviles, muchos pequeños municipios de la provincia de Cuenca disponen de un servicio bibliotecario que garantiza un acceso básico a la cultura a todos estos habitantes. En estos municipios, algunos infereriores a 100 habitantes la llegada del bibliobús es el único acontecimiento de relevancia y por consiguiente el único servicio cultural que reciben sus vecinos. La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha debe seguir invirtiendo en estos servicios, buscando la igualdad en el derecho de todos los castellano manchegos al acceso a la cultura, independientemente del lugar donde residan.

Reportaje elaborado por Jesús Bustos y Esmeralda Díaz.

The following two tabs change content below.

Esmeralda Diaz

Leave a Response