Con tan solo 45 años Luis Carlos Sahuquillo, político experimentado es, por segunda vez consecutiva, el candidato número uno al Congreso del PSOE de Cuenca. Este es su retrato íntimo, como hombre y como político.

“No me callo ni debajo del agua” indica Luis Carlos con una media sonrisa, pantalón vaquero, jersey y expresión relajada compatible con un cierto humor. Es una declaración directa, dada su facilidad de palabra. La capacidad comunicativa de este hombre descansa en el lenguaje corporal, en sus gestos faciales, la movilidad inquieta de sus manos, y el énfasis que pone en cada una de sus declaraciones.

En la calle Escultor Martínez Bueno, se encuentra la sede del Partido Socialista, donde Sahuquillo pasa la mayor parte del tiempo. Al entrar se respira un cierto olor a café, síntoma de las largas jornadas de debates y discusiones en la sala de reuniones sobre la campaña entre los miembros del partido. Existe un ambiente familiar que se hace notar por las risas y bromas constantes. Esta época de campaña electoral supone días de estrés y mucho trabajo para el candidato, “Yo no tengo tiempo libre”, afirma Luis Carlos. Apoyado por su familia pero con resignación piensa en el tiempo, que le gustaría, pero que ahora no puede dedicarles. Durante los fines de semana y días más importantes, su familia le acompaña a algunos actos, “es muy difícil porque tengo dos niños, el mayor está con exámenes y la pequeña, es muy pequeña. El pasado 15 mi hija cumplía seis años y le pregunté, ¿me invitas a tu cumple?, me contestó: no papá porque estás de mítines.” Comenta Luis Carlos entre risas.

Su jornada laboral comienza a las 8 de la mañana, cuando se levanta para llevar a sus hijos al colegio. Después, Luis Carlos se toma un café en su cafetería habitual mientras recoge ideas para escribir su columna de los lunes en “El Día de Cuenca”, donde habla de la crisis económica y financiera, apuesta por los jóvenes para mejorar la situación actual y arremete en todo momento contra el partido de la oposición. Al terminar se dirige a la sede donde se reúne con Nuria Martín, jefa de prensa del partido en Cuenca y persona que lo acompaña a todos los actos. Gestiona y organiza los asuntos de la campaña ya que también es el coordinador de la misma, algo poco frecuente en los partidos. Este hombre que se considera muy honrado y trabajador, recibe a la gente de la provincia, organiza el material, ajustando en la agenda las entrevistas y actos con la prensa. Los días que tiene que viajar fuera de la capital, se marcha de la sede antes de lo habitual, “sobre las 12 del mediodía”, afirma.

Luis Carlos coge su coche y conduce rumbo a los pueblos de la provincia donde realiza sus mítines e intercambia opiniones con los ciudadanos de cada localidad. Presume de conocer a la perfección cada una de ellas y de estar volcado con las peticiones que le realizan los ciudadanos.

Por la tarde, el candidato acude al acto que marque su agenda electoral. Durante estas semanas próximas a las elecciones son muchos los mítines a los que ha asistido. A ellos acude vestido de una forma similar: pantalón de traje, sin corbata y en mangas de camisa.

Todos los actos comienzan de la misma forma: gran aplauso general en la sala, banderas del partido alzadas, himno sonando. Luis Carlos abraza a sus colegas de partido y habla unos segundos con ellos antes de empezar la ponencia.

Sahuquillo se muestra tranquilo, su tono es contundente, voz alta y clara, mostrando seguridad en sí mismo y en sus palabras. Palabras concisas y directas. Trata de ser convincente esforzándose en que queden claros los argumentos que expone. Sigue un ritmo y orden en el discurso, comenzando con una introducción con la que trata de enganchar a los presentes, y terminando con una breve conclusión que marque los objetivos del partido. Hace pausadas interrupciones a la hora de criticar al Partido Popular con las que el público se sobresalta y aplaude. Utiliza el humor como táctica para acercarse a sus seguidores, y consigue que la audiencia esboce una sonrisa.

Tras concluir el discurso, vuelve a la sede para discutir con sus compañeros el resultado que ha tenido el mitin y compartir sus impresiones.

Esta última semana de campaña, la agenda de Luis Carlos está más apretada de lo habitual, los nervios se acrecientan, aumenta la preocupación por el resultado del domingo 20 de noviembre, el trabajo es mayor y no existe el tiempo libre. En los últimos días ha realizado varias entrevistas a RNE, Radio COPE, Televisión Castilla-La Mancha, Onda Cero, etc., además de asistir a muchos actos en centros sociales o de juventud en Cuenca capital y pueblos como Ledaña, Tarancón o Sisante.

De cara a las elecciones, el candidato al Congreso, se siente esperanzado, “creo que conforme está terminando la campaña, hay más ciudadanos indecisos que están reflexionando su voto”, contó.

Luis Carlos piensa que sería el candidato perfecto para ganar ya que si sale elegido en las próximas elecciones, aportaría a su partido mucho trabajo, “yo me considero una persona muy trabajadora, que no tengo horas ni mucho menos”.

El candidato afirma que ésta es la campaña más austera que ha realizado como organizador, “no voy a gastar ni un céntimo en publicidad, no estoy dispuesto a gastar más dinero de lo que merece porque además mi sensación es que con eso no vamos a conseguir nada y no tengo dinero”. Además, ha señalado que “esta es una campaña más ideológica, donde la gente va a votar a Rajoy, a Rubalcaba, no al PP, ni al PSOE”.

Si la oposición ganara la batalla al PSOE el próximo 20 de noviembre, Luis Carlos piensa que “van a dar una rueda de tuerca porque ellos no creen en el modelo que tenemos, es pura ideología lo que quieren implantar”.

Bajo el lema “Pelea por lo que quieres”, el Partido Socialista ha girado su campaña electoral entorno a doce puntos clave basados en la política social: la importante cuestión del empleo/desempleo, la implantación de impuestos sobre las grandes fortunas, la creación de programas de integración social y de nuevas empresas y el sistema sanitario público gratuito y universal. ”Garantizaremos un sistema sanitario público, gratuito y universal, rechazamos el copago sanitario que quiere la derecha, extenderemos el acceso a la educación de 0 a 3 años e implantaremos un MIR educativo para tener los mejores profesores que garanticen la excelencia en la educación pública”, explica Sahuquillo.

Autoras: Almudena Cuenca Palencia, Mª Llanos García Córcoles, Carmen García Requena, Esther Cerdán Oncala

The following two tabs change content below.

Benito Díaz

Leave a Response