El Club Natación Cuenca se ha convertido en uno de los clubs más importantes de España por sus numerosos éxitos a lo largo de sus más de 20 años de historia, pero sobre todo por ser el único club del país que tiene integrado una sección especial para personas con discapacidades intelectuales dentro del mismo. Así, el esfuerzo, sacrificio y motivación por la natación que tienen estos deportistas ha permitido que tengan un gran reconocimiento a nivel tanto nacional como internacional.

El presidente del Club, David Ocaña relata que está sección comenzó hace casi 20 años gracias a que Silvia Lara motivada por su hermana decidió practicar este deporte al igual que ella. La motivación y la pasión de Silvia durante todos estos años le han permitido conseguir una multitud de reconocimientos, muchos de ellos a nivel nacional y regional además de cruzar el estrecho a nado por relevos en 2008, el bronce conseguido en los Special Games disputados en Atenas en el año 2011, y de ser la primera campeona de España con Síndrome de Down, hecho por el cual da su nombre a la piscina cubierta donde entrena el club en el complejo deportivo Luis Ocaña de la ciudad conquense.

Tras Silvia se fueron añadiendo otros nadadores al club como Francisco Pérez Molina, “Paco”, que comenzó en el club en el año 2000 y no ha parado de cosechar éxitos, fue campeón de Europa en el año 2006, subcampeón del mundo de 2011 en Atenas, y recientemente ha sido galardonado con el más prestigioso premio de la región, la “medalla de plata al mérito deportivo de Castilla La Mancha” por el reconocimiento a la impecable temporada que realizó el año pasado. Además, junto con sus compañeros Silvia Lara y Alfonso Pérez ha formado parte de la selección de Castilla -La Mancha, una de las más laureadas de España. Así, estos tres nadadores son unos pilares fundamentales en el club y debido al gran nivel con el que cuentan no sólo entrenan una hora y media diaria con el resto de chicos/as de la sección especial, sino también entrenan dos horas tres noches a la semana con el grupo de los alevines.

Uno de los factores decisivos para el buen funcionamiento de la sección especial es la dedicación por parte de la junta directiva, el equipo técnico y sobre todo el esfuerzo y la implicación por parte de las familias. Según afirma el presidente, David Ocaña: “La madre de Paco y de Silvia, Mª Carmen y Toñi respectivamente, forman parte del club desde el año 1996, ellas son las que mejor saben cómo debe funcionar la sección especial, Mª Carmen por ejemplo recomienda las pruebas en las que puede participar Paco, aunque no es entrenadora es un pilar fundamental”.

Así, Mª Carmen Molina, madre de Paco y delegada de la junta directiva del club afirma que “es necesario separar su papel en el club de su papel de madre”. Por ello, desde su doble papel en el equipo conquense cuenta que vive las competiciones muy intensamente: “Es muy emocionante, son chicos muy competitivos, la convivencia para ellos es lo mejor, se relacionan con mucha gente, tienen amigos de otros clubs a los que solo ven una vez al año en las competiciones. El hacer deporte es muy positivo para ellos, pero la satisfacción de ir superándose así mismos es lo más grande”. Aunque también reconoce que a veces si que hay “piques” entre ellos, hecho que les sirve para intentar superar sus marcas, pero al fin y al cabo siempre se acaban dando un abrazo y felicitando al ganador.

Entrenamiento de la Sección Especial del Club Natación Cuenca
Entrenamiento de la Sección Especial del Club Natación Cuenca

Además de los beneficios físicos de hacer deporte para gente con Síndrome de Down, Mª Carmen afirma que la natación también es muy positiva para que ellos aprendan a desarrollar su autonomía personal, “con los viajes aprenden a organizar su maleta, a coger solos su comida en los buffets de los restaurantes como si fueran otro chico sin ningún tipo de problema y eso solo se aprende a base de práctica”. Esto hace que para los integrantes de la sección especial la natación sea un deporte que les permite, desinhibirse, sentirse realizados, relacionarse, crecer tanto a nivel físico como personal, por ello, el club para éstos es como una gran familia en la que la función del entrenador es vital. Así, la reciente marcha del club por motivos laborales del que ha sido entrenador de la sección especial durante 7 años, Tomás Herrero, “ha sido un palo para el equipo y para los padres ya que él era como un hermano mayor para muchos de los chicos”, afirma Mª Carmen Molina. Además, asegura que es mucho más complicado encontrar un entrenador adecuado para la sección especial que para el resto de grupos del club puesto que “a la vez que hay que mimarles, hay que exigirles, el entrenador tiene que saber encontrar el equilibrio y potenciar los puntos fuertes de cada uno”.

Tomás Herrero por su parte, también asegura que fue una decisión muy difícil tener que dejar el club, “lo mejor de todo este tiempo ha sido conocerlos a todos ellos y a sus familias, el cariño que me han dado a lo largo de todos estos años, los momentos vividos, los viajes, los entrenamientos, los cumpleaños, las cenas, y sobre todo me llevo una nueva forma de ver el mundo y apreciar las cosas de la vida que realmente son importantes, ellos me han enseñado más de lo que les he podido enseñar yo” . Así, asegura que siempre recordará su etapa con ellos con mucho cariño, como una de las mejores cosas que le han pasado en la vida y siempre que pueda irá a visitarles. Además espera que “sigan como hasta ahora, que sigan esforzándose todos los días, que no se rindan ni se cansen en perseguir sus metas, que si creen en que pueden conseguirlo no va a haber nada ni nadie que los frene. Que se sigan ayudando unos a otros a mejorar y que no dejen nunca de ser un grupo por que ser un grupo los hace mejores”.

Por este motivo, la sección especial del Club Natación Cuenca comienza esta temporada con una fase de adaptación a la nueva entrenadora, Arantxa Granero, la cuál afirma que a pesar de que a algunos les está costando más el cambio que a otros está muy feliz con este nuevo proyecto: “El comienzo de la temporada ha sido muy bueno, para ellos es un cambio muy brusco, pero desde el primer día que llegué me han hecho a mi sentirme especial”. Además, asegura que no quiere que se olviden del entrenador anterior y tampoco quiere ceñirse solo a compartir con ellos el ámbito de la natación, sino que acudirá a cumpleaños y al resto de actividades en las que participan para tener una relación más estrecha. También, afirma que aunque acaba de empezar en el club hace escasas tres semanas tiene muy claro sus objetivos: “Yo siempre en mi cabeza tengo la filosofía de ganar o aprender, perder nunca, perder no existe, lo que no se gana se aprende y daremos todo en las competiciones donde se verá si el trabajo ha dado fruto o no”.

 

Leave a Response