La gimnasia rítmica ha sido desde sus comienzos un deporte exclusivamente femenino. Como disciplina olímpica tiene origen en el 1984 en Los Ángeles pero la competición en esta modalidad no tuvo lugar hasta los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996.

Las mujeres han tenido que luchar en su día a día para incorporarse al deporte y, cuando comenzaron a dar los primeros pasos llegando incluso al fútbol o al judo, ya habían aparecido anteriormente modalidades exclusivas femeninas como la natación sincronizada o la gimnasia rítmica y, aunque a día de hoy la rítmica ha traspasado géneros, pocos son los hombres que se ven entrenando o compitiendo en esta modalidad.

Cuatro y media de la tarde del pasado viernes 13. El IES Gonzalo Torrente Ballester es el lugar donde entrenan las gimnastas rítmicas del club gallego As Triscas.  Niñas de entre 12 y 17 años de edad van entrando en el pabellón donde se encuentran sus entrenadoras, Lole e Inga esperando para dar la clase.

Un total de quince niñas completan el entrenamiento. Ni un solo varón entre ellas.  Comienzan a calentar por iniciativa propia. Corren, estiran, calientan isquiotibiales, mueven los brazos y el cuello formando círculos  durante  diez minutos. Las profesoras les van recordando por momentos ejercicios para que ninguna parte del cuerpo pueda sufrir daños.

Tras el calentamiento general comienza el específico. La música empieza a sonar. Calientan en barra realizando ejercicios de ballet como los pliés en las espalderas para trabajar los empeines. Movimientos de pierna, calentamiento de espalda (en lo que insisten mucho las entrenadoras) y ejercicios específicos de rítmica terminan en spagates en altura que algunas realizan en bancos o de nuevo en las espalderas.

Este último calentamiento más específico dura cerca de 50 minutos. “El ballet es la base de la rítmica. Es muy importante para el control corporal del equilibrio, para la colocación de caderas y de espalda y para que los movimientos sean más elegantes y no tan rígidos. Que se realicen siguiendo el ritmo de la música” comenta Inga mientras observa a sus alumnas calentar.

Una vez terminado el calentamiento, las niñas se agrupan en conjuntos –grupos- con los que van a llevar a cabo los bailes que deben realizar para las competiciones. Estos bailes- denominados montajes- se componen de saltos, equilibrios o giros que llevan practicando desde septiembre.

En este entrenamiento se dividen en dos conjuntos. Uno formado por cinco niñas: dos con aros y otras tres con un par de mazas cada una. El otro conjunto está formado por otras cinco integrantes: 2 con cintas y 3 cada una de ellas con una pelota.

Además, hay cinco niñas que forman individuales, es decir, realizan la coreografía sin materiales.

La actitud es positiva durante todo el entrenamiento pero a medida que se acerca la hora de irse a casa se va notando las ganas de fin de semana en las caras de las jóvenes. Las seniors (las mayores) son las que se lo toman más en serio, tanto que, algunas hacen doble jornada y entrenan cuatro horas en una tarde.

“¡Si no entrenas duro no vas a llevar medalla!” grita Inga a una de las jóvenes que parece cansada.

Termina el ensayo del montaje y de nuevo vuelven a estirar y a realizar abdominales durante otros diez minutos. Se finalizan así las dos horas de entrenamiento de la primera jornada del viernes por la tarde.

10404513_1108544922518362_4862853118033520550_n
Cadete entrenando para realizar el montaje // Fotografía: Inga Rodríguez

Ambas entrenadoras fueron gimnastas durante 12 años pero ahora, desde hace dos, son ellas las que forman nuevas gimnastas. Lole Cimadevila nació en el 94 y lleva dos años dando clases. Inga Rodríguez, por su parte con 23 años, lleva cinco enseñando.

El club pontevedrés de As Triscas lleva en funcionamiento desde el año 2002.  Lole tiene claro lo que este club le aporta: “La gimnasia es el deporte en el que me desenvolví mejor y por suerte encontré este club en el que he competido siempre y me ha ayudado a entender la gimnasia rítmica, a querer mejorar y superarme”

Compiten en numerosos campeonatos nacionales y, han conseguido competir incluso en la Gala Internacional de Gimnasia Rítmica, el Eukalgym, celebrada en Bilbao el fin de semana del 7 y 8 de noviembre.

The following two tabs change content below.
En palabras de Escandar Algeet, "Pocas ojeras para tantos sueños". El periodismo, uno de ellos.

Latest posts by Paula Martíns Quinteiro (see all)

Paula Martíns Quinteiro

Paula Martíns Quinteiro

En palabras de Escandar Algeet, "Pocas ojeras para tantos sueños". El periodismo, uno de ellos.

Leave a Response