Con la llegada del nuevo siglo, se ha ido produciendo un aumento constante de las actividades deportivas, tanto de competición, amateurs como los famosos runners  y de diversión,  así como el auge del deporte relacionado con el culto al cuerpo y a la belleza.  Entre los deportes que más crecimiento han experimentado en las últimas décadas han sido los deportes de aventura.

«Las Actividades Físicas de Aventura en la Naturaleza surgidas en las últimas décadas del siglo XX, representan un cambio en la práctica deportiva que se relaciona con los fundamentos culturales de la Posmodernidad. Emoción, flexibilidad, ruptura con el deporte tradicional, son algunas de sus características que las sitúan cercanas a los valores posmodernos» según el doctor en Educación Física de la Universidad de Almería, Cornelio Águila Soto.

Se entiende por deporte de aventura, aquel deporte que tiene contacto directo con la naturaleza de manera individual o en equipo, cuyos objetivos son vencer aquellos obstáculos presentes en la naturaleza, como el agua, rocas, montañas, etc, mediante actividades como barranquismo, piragüismo, escalada,… así como la superación de uno mismo mediante el desarrollo físico y psicológico, además de vínculos sociales entre los participante, en caso de realizarlo en grupo. El concepto de aventura tiene que ver con la presencia de riesgo en las actividades realizadas.

Hay que hacer una clara diferenciación entre el deporte de aventura y el turismo de aventura, la cual radica en que este deporte es meramente de carácter recreativo, deportivo o académico, en el cual existen la figura del guía o profesional y la de alumno. En el caso del turismo de aventura, existe una contratación de servicios a una empresa o guía, en la que existirían dos partes, la del cliente y la de la parte que este ofreciendo está actividades.

Nuestra región y en concreto nuestra provincia son un sitio idóneo para la práctica de estas actividades. La naturaleza y los paisajes hacen de este deporte toda una aventura, por eso podemos encontrar empresas como la Aventura de Cabrejas dedicada exclusivamente a la práctica de actividades en el medio natural desde el año 2007. Una empresa pequeña pero muy dinámica, compuesta por su propietario y trabajador, Antonio Cañamares y desde hace tres años David Gómez el principal responsable de actividades, además de varios monitores que trabajan para la empresa de manera eventual.

Esta empresa desarrolla su actividad en la Serranía de Cuenca, y su ámbito recorre un radio de acción de 100 kilómetros, además de realizar actividades esporádicas en otras provincias. «Aventura de Cabrejas cuenta con una media de 2.500 personas de media que solicitan nuestros servicios al año» declara su propietario, Antonio Cañamares.

Entre los deportes de aventura más demandados en nuestra provincia son barranquismo, piragüismo, paintball y quads. En segundo plano se encontrarían la escalada, espeleología (cuevas), tirolinas, tiro con arco, senderismo y Mountain Bike. «El próximo año introduciremos paintball y hemos planteado varias veces tocar la sierra de Madrid» añade Cañamares.

DSC_0249
David Gómez durante su actividad/ Imagen cedida por el deportista.

“Hemos comprobado a nivel social que el deporte en sí se encuentra en un aumento descomunal, y dentro del mismo, las actividades que impliquen el salir a la naturaleza y escapar del bullicio de la ciudad tiene ya un gran número de aficionados. Además no debemos olvidar que estamos diseñados para superarnos, y no hay mejor manera de intentarlo que realizando actividades que creíamos imposibles y que exigen cierto esfuerzo extra tanto físico como psicológico” afirma el principal responsable de actividades, David Gómez, que además cree que uno de los motivos principales por el que están en auge es debido a las redes sociales y las tecnologías actuales que han acercado de un modo directo el conocimiento de estos deportes a mucha gente que los veían inaccesibles, y ahora los ven como superables.

Mucha gente relaciona aventura con riesgo y quizás este deporte tenga un poco de ambas cosas, por lo que Gómez considera que “ambas cosas van de la mano y es necesario que para considerarse una aventura debe implicar un cierto riesgo. Por lo que no hay una línea que las separe. Es aquí donde comienza nuestro trabajo, reducir o anular dicho riesgo. Y en caso de accidente tener los conocimientos para responder con celeridad y eficacia para minimizar de igual modo las consecuencias del mismo.”

Monitor preparando el material./ Imagen cedida por la empresa.

Para llevar a cabo las actividades de deportes de aventura de manera segura es necesario disponer del material específico y homologado, como arneses, cuerdas, neoprenos, kayaks, cascos, etc., conocidos como Equipo de Protección Individual (EPI), aunque Gómez considera que “la mayor medida de seguridad es el guía ,que ha de contar con un amplio conocimiento de todas las técnicas adecuadas a cada actividad, tanto de prevención como de actuación in situ, y aun más importante, un conocimiento exhaustivo del terreno, ya que no debemos olvidar que la naturaleza siempre se rige por sus reglas, y que aun teniendo un control total de la actividad una piedra, una lluvia repentina, un desprendimiento…. Puede variar en segundos las condiciones y has de saber adaptarte a ellas”. Además a estas medidas de seguridad totalmente necesarias habría que añadirle indirectamente una correcta logística desarrollada y un plan de actuación en caso de accidente, que reduciría al mínimo las consecuencias de cualquier accidente.

Los deportes de aventura tienen en la actualidad un hueco importante dentro del mundo deportivo. Actividades con una gran aceptación, donde la adrenalina, la emoción y la aventura están garantizadas.

El deporte, un empleo en auge

44
Datos del Anuario de Estadísticas Deportivas.

“Los resultados de esta explotación indican que el volumen medio anual de empleo vinculado al deporte ascendió en 2014 a 189,4 mil personas, lo que supone en términos relativos un 1,1% del empleo total en la media del periodo anual” según datos del Anuario de Estadísticas Deportivas elaborado por Subdirección General de Estadística y Estudios de la Secretaría General Técnica del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

En cuanto a las diferencias más significativas, que podemos observar en estas estadísticas,  del empleo vinculado al deporte se observa en la edad; un total del 17,5% corresponde al tramo de edad entre los 16 y los 24 años y un 33% de personas entre los 25 a 34 años. Otro aspecto a señalar es que este empleo viene caracterizado por una formación académica superior a la media, un 50,3%, con respecto a las tasas de educación a nivel nacional, un 42%; además  este empleo es asalariado en el 89,2 % de los casos.

22
Datos del Anuario de Estadísticas Deportivas

Según este Anuario de Estadísticas Deportivas,  el número de empresas dedicadas a esta actividad, recogidas en el Directorio Central de Empresas (DIRCE), estadística que pertenece al Plan Estadístico Nacional elaborada por el INE, ascendió a 28.735 a principios de 2014, lo que supone
un 0,9% del total de las empresas que han sido recogidas en el DIRCE. Todos estos datos nos hacen ver un notable crecimiento en los últimos años, de casi 8.000 empresas vinculadas al deporte desde el 2008 a 2014. En cuanto a las comunidades autónomas, un 17,2% de las empresas se encuentran en Cataluña, seguida de Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana.

Otro factor importante en este mundo, es el gran aumento de club deportivos  que se produjeron el pasado año, dejando una cifra de 64.755, un 3,8% de aumento interanual. Un total de 2,629 deportistas de alto nivel son varones y 1.357 corresponden al sexo femenino. En los últimos datos estamos asistiendo a importantes victorias de la mano de mujeres deportistas como el caso de Carolina Marín o Mireia Belmonte, el principio del siglo del deporte.

Leave a Response