LOS MERENGUES CONSIGUEN LA SEXTA VICTORIA CONSECUTIVA COMO LOCALES

Estadio lleno, tres goles de un portugués y dos más de un francés, afición entregada y una broma a los aficionados, fue el ambiente del domingo 5 de octubre en el Santiago Bernabéu. Merengues contra Leones del Athletic Club.

Horas previas al duelo de la jornada 7 entre Real Madrid y Athletic Club (Bilbao), los aficionados madridistas estaban a la espera de los futbolistas. Eufóricos se escuchaban y más aún cuando se aproximaba un autobús muy cerca al estadio Santiago Bernabéu. Todos con cámaras y celulares en mano para fotografiar a los locales. La primera sorpresa fue: los que se encontraban a bordo eran los integrantes de la seguridad al interior del estadio. Rechifla y ofensas por parte de los aficionados, mientras que los de seguridad simplemente aplaudieron y saludaron sonrientes.

Minutos después, la policía municipal obligó a los aficionados que retrocedieran hasta la esquina de la avenida. No de muy buena gana obedecieron. Minutos después, elementos de la policía montados a caballo, recorrían a todo galope una de la avenidas a las afueras del Bernabéu, pues escoltaban el tan esperado autobús del Real Madrid. Unos al frente y otros en la parte trasera del autobús, acompañados por algunas patrullas.

Ya al interior del inmueble, saltaron al terreno de juego los veintidós que protagonizaron el duelo. Aplausos para los locales, rechifla y abucheos para los visitantes.

Corría el minuto 8. Iba la misma cantidad de faltas que de goles, una falta y un gol tras un cabezazo de Cristiano Ronaldo a los dos minutos de partido.

La porra apoyó desde el inicio del partido con aplausos a los locales y abucheos a los rojiblancos de Bilbao. Con coordinación en todo momento, una porra inicia detrás de la portería que defendía el español Gorka Iraizoz y la contestación se percibió justo a las espaldas de Iker Casillas.

Luego de un quiebre de rodillas de Daniel Carvajal a un rival, se escucha en el graderío: ¡Muy bien Dani!

El olor a cigarro se hace presente durante todo el partido, gracias a ello en los últimos años ha sido una de las principales causas de muerte en España. Enseguida algunos de los los aficionados parece que quieren tomar el puesto de Ancelotti, pues ofrecen indicaciones a los futbolistas merengues como si éstos escucharan lo que les gritan.

El segundo tanto del partido se produce luego de una falla de Cristiano que el portero desvió a tiro de equina. Tras ese balón parado, el francés Karim Benzema aprovechó de cabeza. Movió una vez más las redes, para irse al descanso con ventaja de dos goles.

Al parecer no todos los aficionados estaban interesados en el partido, pues una chica revisaba su celular y contestaba los mensajes que tenía en dos conversaciones de {WhatsApp}.

Luego de un minuto como tiempo complementario, el árbitro central Alejandro José Hernández Hernández, se llevó el silbato a la boca para pitar el final del primer tiempo.

Inmediatamente se hicieron presentes los bocadillos y montados en los aficionados. Otros espectadores, se levantaron de sus asientos para tomar fotos, ir a los servicios o disfrutar de alguna bebida en el descanso del medio tiempo.

<emb1287|center>

Javier Hernández fue convocado para este partido pero los noventa minutos los disfrutó desde el banquillo de suplementes. Pues Ancelotti realizó una modificación forzada, luego de una molestia de Sergio Ramos en la espalda tras una caída en el primer tiempo. Esto le restó posibilidades a Hernández para ingresar al terreno de juego.

Algunos aficionados coinciden que el mexicano ha hecho bien las cosas, a pesar de los pocos minutos que ha jugado. Dos goles en un partido no es cosa fácil. Aunque aseguran que no superará a Hugo Sánchez en la historia del Real Madrid.

Los pupilos de Ancelotti seguían tocando la puerta rival. Gareth Bale falla una clara de gol y no sólo esa, pues no logró anotar a pesar de mínimo cinco claras en las que pudo convertir el gol. Carlo Ancelotti aplaude por la terminación de la jugada.

Manos a la cintura, cruzado de brazos y aplausos, fue la rutina del técnico italiano minutos previos al tercer gol madridista. Cortesía de Cristiano Ronaldo por segunda vez en el partido.

Segundos más tarde y posterior a la celebración, el la bocina del estadio se escuchó con tono prolongado: Gol de Cristiano… ante esto, los aficionados complementan: Ronaldo.

Tampoco faltaron los tradicionales pasos del portugués hacia atrás para cobrar un tiro libre en los linderos del área grande, sin embargo el balón terminó en la tribuna. Cuando finalmente Bale logra mover las redes tras un cabezazo, el juez de línea indica la posición adelantada del futbolista galés.

Marcelo, Bale, Benzema y Cristiano formaron el cuarteto que se abrazó a manera de festejo del cuarto tanto para los locales. Con dos goles a su cuenta personal en esa noche, “El gato” Benzema salió del campo para dejar su lugar a Francisco Alarcón.

Se hizo notoria la diferencia entre ambas escuadras. Los visitantes se vieron completamente superados por Cristiano y compañía. Como saldo cero goles para los leones en su visita al Bernabéu.

Una serie de rebotes dentro del área grande, fue suficiente para que Cristiano Ronaldo empujara el balón y pusiera el marcador final 5-0. Y de esta manera conseguir un {hat-trick } más en su carrera.

Finalmente Cristiano Ronaldo se llevó el balón al finalizar el encuentro y sonriente se despidió de la afición, pues consiguió otro {récord} en su carrera: anotar mínimo tres goles en 22 partidos en la Primera División de la Liga Española, marca impuesta anteriormente por el futbolista español Telmo Zarraonandia Montoya, también conocido como “Zarra” y el nacido en argentina Alfredo Di Stéfano, apodado “La Saeta Rubia”.

Agradecidos los locales aplaudieron a su afición por el apoyo brindado en el duelo, que al final de la jornada 7 se posicionan en el cuarto sitio con quince unidades, debajo del Barcelona, Valencia y Sevilla.

The following two tabs change content below.

Sergio Torres

Latest posts by Sergio Torres (see all)

Leave a Response