No solo un deporte, sino una forma de vida

La vida deportiva de Natalia está estrechamente ligada al Club Patronato Municipal de Deportes Gimnasia Rítmica Pedro Muñoz, un municipio de Ciudad Real donde se forma como gimnasta de la mano de su entrenadora, Olivia Montoya Moreno, secretaria de la Federación de Gimnasia de Castilla La Mancha, Técnico Nacional de I Nivel Gimnasia Rítmica y Juez Nacional de la Real Federación Española de Gimnasia.

 

A todos nos gusta ver ganar a nuestras atletas de alta competición, resulta una gozada disfrutar de los campeonatos de cualquier disciplina deportiva, pero ¿Qué hay detrás de una medalla deportiva?

Nos ponemos en la piel de una gimnasta de competición. Lucía Fernández con 9 años ya ha descubierto que detrás de cada éxito hay mucho esfuerzo, sacrificio y dedicación. Su vida se organiza minuto a minuto. Colegio, comida, entrenamiento, estudio, dieta equilibrada,…no se deja nada a la improvisación. ¿Cómo es la vida de una gimnasta federada?

En el [CDE PMD GR PEDRO MUÑOZ->http://www.pedro-munoz.es/deportes/item/2261-la-escuela-de-gimnasia-r%C3%ADtmica-del-pmd-pedro-mu%C3%B1oz-campeonas-en-infantiles] nos podemos encontrar dos grupos de gimnastas. Por un lado el Grupo Escuela formado por gimnastas que se inician en la modalidad y participan en el deporte en edad escolar, mientras que Natalia como gimnasta federada se encuentra en el Grupo Club, donde se ubican las gimnastas de mayor rendimiento y alto potencial cuyo objetivo es la participación en Campeonatos Federados y Campeonatos de España.

{{{flexibilidad, fuerza, resistencia y velocidad
}}}

Natalia sabe que su semana gira en torno a sus ocho horas semanales de entrenamiento, repartidas en una hora los lunes y los miércoles y tres horas los viernes y sábado. Su vida como gimnasta comenzó con apenas cuatro años como actividad extraescolar para hacer deporte. Poco a poco el nivel de exigencia de la escuela fue aumentando y según afirmaba su entrenadora Olivia “{vimos que presentaba flexibilidad, fuerza, resistencia y velocidad, capacidades básicas de una gimnasta. Cuando observamos que una gimnasta progresa rápidamente y es capaz de potenciar todas estas cualidades, además de tener un nivel apropiado de coordinación y expresión del sentido de la música a la vez que realiza los montajes, tiene gran destreza al realizar los ejercicios y tiene gran capacidad de adaptación a un mayor nivel de exigencia, la hacemos apta para pasar al grupo club o grupo federada”}

<emb1159|center>

Y es que la gimnasia rítmica es una combinación de danza, ballet y gimnasia, por ello su puesta en marcha se lleva a cabo a través de exhibiciones que mezclan cuerdas, aros, pelotas, mazas y cintas sobre un tapiz. El grupo de alevines donde Natalia sigue progresando aún no controla todos los elementos, pero poco a poco van introduciendo nuevos aparatos a sus exhibiciones que duran en torno a 90 segundos al tratarse de la modalidad individual, sin embargo si se tratara de la modalidad de conjunto el tiempo de exhibición ascendería a 150 segundos. {“Cada día dedicamos tiempo al aparato que le toca a cada una. Puede ser mazas, cinta, pelota, aro o cuerda. Y de cada cual pues su técnica adaptada a nuestra dificultad. Se hacen lanzamientos, rodamientos por el cuerpo y esas cosillas” } añadía la entrenadora.

El entrenamiento de Natalia comienza siempre con un calentamiento de todas las habilidades que pondrá en marcha. Carrera continua, ejercicios en puntas, desplazamientos, movilización articular,… que la preparan para mejorar su tono muscular, su nivel de concentración, de intensidad y calidad en el movimiento. Y es que una vez que la música suena, Natalia salta al tapiz para demostrar porque es una gimnasta federada.

Sus movimientos mezclan armonía, gracia y belleza de forma creativa. Sus expresiones personales al ritmo musical y de forma teatral Natalia muestra su técnica estética a los espectadores. Olivia sabe que se trata de una niña de 9 años, pero también sabe que debe ser dura si quiere más resultados {“No existe la perfección es este deporte, siempre se puede dar más” } afirma. Y es que según esta, el cuerpo siempre debe estar en movimiento, los movimientos tienen que acabar en el momento exacto y el grado de dificulta debe ir implementándose a lo largo de la exhibición. Señala además que está prohibido salirse del tapiz, utilizar las manos en ciertos movimientos, un atuendo no reglamentario y que haya algún tipo de comunicación con el entrenador/a durante la ejecución del ejercicio.

<emb1160|center>

{{{No solo es un deporte de mujeres…}}}

El grupo de base de la escuela de gimnasia rítmica de este municipio se prepara para el control del [campeonato de base individual de gimnasia rítmica->http://www.rfegimnasia.es/campeonato-nacional-base-individual-y-copa-de-la-reina-guadalajara-2014-gimnasia-ritimica/] que tiene como fecha el 14 de Marzo de 2015, donde Natalia exhibirá todo lo aprendido. Y es que no solo la técnica cuenta en su puesta en marcha, también el vestuario. {“Los maillot básicos de escuela rondan los 40-100 € mientras que un maillot de competición tiene un precio mínimo de 150 € en adelante. Estos maillot de competición pueden ser pintados, llevan transparencias, diferentes cortes y están decorados con swarovski. La última tendencia es el uso de pedrería y perlas” aseguraba.}

Olivia Montoya Moreno será juez nacional en próximo Campeonato de España Masculino de Gimnasia Rítmica que se celebrará el 20 al 23 de Noviembre en Castellón. {”Este deporte es cada vez más practicado por los hombres” } nos contaba y es que según la [Real Federación española de Gimnasia Rítmica->http://www.rfegimnasia.es/] solo en alevines ya participarán tres niños. La categoría senior es en la que más gimnastas masculinos encontramos con un total de trece participantes.

Podemos ver que la gimnasia rítmica se asienta como deporte de base masculino y femenino en muchas ciudades como Madrid, Valencia, Canarias, Zaragoza,… niños y niñas comienzan con esta disciplina como actividad extraescolar y terminan especializándose y consiguiendo ser federado. Al igual que cualquier niño o niña, Natalia quiere llegar a competir a nivel mundial y ¿Por qué no soñar con los Juegos Olímpicos? Con tan solo nueve años aún le quedan muchas horas de entrenamiento, pero ya se sabe que todo esfuerzo, tienen su recompensa.

Leave a Response