Mientras los medios de comunicación deportivos españoles debaten sobre la expulsión del Real Madrid en la Copa del Rey y especulan sobre la relación de los jugadores con su entrenador, las deportistas españolas siguen cosechando éxitos y logros en un segundo plano, apartadas de los focos de los medios.

El pasado 1 de diciembre, la selección española femenina de fútbol ganó 2-0 a Portugal en la fase de clasificación para la Eurocopa 2017, una victoria que presenciaron unas 6000 personas en el estadio Nuevo Vivero de Badajoz. Un partido que solo pudieron ver los presentes en el campo ya que ni en las televisiones ni siquiera en Internet, se pudo ver el partido.

Unos días antes la selección española de fútbol sala acababa tercera en el Torneo Mundial pero tampoco abrieron los telediarios ni acapararon las portadas de los medios deportivos. Como tampoco lo hizo Anna Cruz, jugadora española de baloncesto, que el pasado mes de octubre se proclamaba campeona de la NBA femenina, como ya hizo Amaia Valdemoro, y como también hizo Gasol quien sí abrió espacios televisivos y portadas en todos los medios deportivos españoles.

during the FIFA Women's World Cup 2015 qualifier between Italy and Spain at Stadio Romeo Menti on April 5, 2014 in Vicenza, Italy.
Verónica Boquete vistiendo la camiseta de la selección española de fútbol.// Fuente: ZoomNews.

Estos son solo algunos ejemplos de los numerosos éxitos del deporte femenino español, éxitos que sesuman a los de Garbiñe Muguruza, Laia Sanz, Carolina Marín, Ruth Beitia o Verónica Boquete. Logros que han pasado desapercibidos para millones de españoles debido a la indiferencia de los medios de comunicación.

Los motivos con los que justifican la invisibilidad de las deportistas siguen siendo los mismos de siempre. Como empresas, los medios de comunicación, se escudan en el criterio de las audiencias para justificar la invisibilidad del deporte practicado por mujeres, de manera que es el fútbol el que acapara todo el protagonismo, incluso cuando no hay noticias se generan, a través de rumores o anécdotas. Pero los datos muestran otra realidad, una en la que el mundial de fútbol femenino emitido en TVE tuvo más audiencia que la final de la NBA en España o esa en la que la final del Campeonato del Mundo de baloncesto que jugó la selección española en octubre del 2014 fue vista por 1.413.000 espectadores, y más de seis millones y medio conectaron con el partido en algún momento.

No se presta atención a su evolución, entrenamientos ni competiciones diarias, y cuando aparecen en los medios apenas se le dedica tiempo o espacio y desaparecen de la agenda mediática un día o dos después del éxito. Las páginas de los periódicos y los espacios deportivos siguen centrados en el deporte masculino, en los rumores, las anécdotas, lo superficial y lo banal; el infoentretenimiento se impone como principal género. En el deporte femenino no se sigue el día a día de las deportistas, solo aparecen por sus éxitos, que son considerados hazañas; en el deporte femenino no hay estrellas mundiales ni deportistas que sean modelo para los jóvenes como en el deporte masculino. Además, la información aparece en la mayoría de las ocasiones “sexualizada”, cargada de estereotipos, se tiende a la generalización, no se conocen las vidas de las deportistas, sus trayectorias…

Cuando estalló la polémica entre las jugadoras de la selección de fútbol y el entrenador, todos los medios se hicieron eco de la noticia, ahora que la selección no conoce la derrota con el nuevo entrenador y ya no hay polémicas, ningún medio recoge narra sus victorias.

La lucha por la visibilidad del deporte femenino en los medios de comunicación comenzó hace más de dos décadas y todavía hoy continúa. Jornadas, congresos, recomendaciones, instituciones… han logrado algunos avances y la incorporación de la mujer a las redacciones ha contribuido a la visibilización del deporte femenino pero todavía queda mucho camino por delante.

Una solución, apuntan muchos periodistas, es hacer periodismo de mejor calidad basado en las historias y el valor humano, para cambiar la situación de las deportistas y concienciar a la sociedad sobre ello. A esto y al reconocimiento de los triunfos del deporte femenino están contribuyendo Internet y las redes sociales que se han convertido en un escaparate en el que las deportistas y muchas periodistas se dan a conocer. Y, gracias a ello, van surgiendo medios digitales, blogs y perfiles de redes sociales dedicados exclusivamente a la promoción y el seguimiento del deporte femenino.

Sin embargo, pese a los avances, todavía queda un largo camino por recorrer y es necesario un cambio de mentalidad, en la sociedad y en los medios de comunicación, para cambiar la situación que atraviesa el deporte femenino y su tratamiento en los medios de comunicación.

The following two tabs change content below.

Estefania Gomez

Latest posts by Estefania Gomez (see all)

Leave a Response