El papel de la mujer en el periodismo ha evolucionado de manera espectacular en los últimos tiempos. Aunque el trabajo por delante es arduo, puesto que en los principales medios de comunicación la diferencia de visibilidad entre hombres y mujeres es significativa. El número de hombres periodistas que salen en la pequeña pantalla es superior al del sexo opuesto. Este hecho se acentúa en las tertulias políticas donde las mujeres tienen menos presencia. El periodismo deportivo es la especialidad periodística en el que la mujer se ve más representada, que no mejor. Es común ver en televisión, sobre todo, informativos deportivos o tertulias de fútbol donde la paridad entre ambos sexos es una realidad.

Pero esa presencia de la mujer en programas deportivos trae consigo uno de los grandes problemas del periodismo en estos momentos. La utilización de la mujer como un icono de belleza y atracción, que cautive una mayor audiencia. Los hombres son los grandes consumidores de programas deportivos, eso significa que cuanto más llamemos la atención de los varones más audiencia tendremos, y por lo tanto más beneficios.

Es decir el objetivo actual del periodismo es satisfacer las injerencias del mercado para conseguir más dinero. La calidad y presentación de los contenidos quedan supeditados al poder del dinero. Lo comentado anteriormente no es una afirmación a libre albedrío. Tal y como podemos ver cada día, las mujeres que presentan o participan en programas deportivos, son el anhelo de belleza de la mayor parte del público masculino que ven estos programas. No es un reproche a que la mujer trabaje en periodismo deportivo, sino una crítica al papel que actualmente ostenta la mujer en el periodismo deportivo.

Jose Manuel Carballo
Libertad de expresión para las mujeres. // Foto: Lucía Lagunes

Esta imagen de la mujer debe desaparecer de una vez por todas de nuestro periodismo, y más especialmente del periodismo deportivo. La mejor manera de erradicar este problema, es establecer en los manuales de estilo de todos los medios de comunicación, una serie de puntos en común que salvaguarde y cuide la imagen de la mujer en el periodismo. La cuestión continúa siendo un reto para la profesión, pero no sólo los profesionales de la información deben tomar parte en el la solución ante el problema. Los ciudadanos, como consumidores de información, también deben participar en el asunto. Un público crítico que se preocupe por la igualdad de hombres y mujeres en la profesión, en lo que se refiere al tratamiento de su imagen. Un público que aparte de su parrilla televisiva ese tipo. El periodismo deportivo en general y sobre todo el televisivo tienen la responsabilidad y la obligación de cambiar su actitud con respecto a este tema.

Por otra parte, el tratamiento de la información sobre mujeres deportistas requiere una revisión en cuanto al modo de emitir imágenes. En la transmisión de noticias con información deportiva femenina debe primar el contenido informativo por encima de cualquier otro enfoque que se le pueda dar. El propósito es eliminar imágenes con contenidos, sexuales por ejemplo, que se salgan de lo puramente informativo y que no aportan ninguna información añadida a la noticia.

En definitiva, la solución al problema es cosa de todos. Ciudadanos, medios de comunicación y asociaciones de mujeres deben aunar fuerzas para conseguir un trato justo y equitativo sobre el papel que ha de ocupar la mujer en el periodismo. Un papel que ha sufrido un avance extraordinario. Es común ver a mujeres cubriendo información de todas las temáticas, hace algún tiempo esta circunstancia era impensable.

The following two tabs change content below.

Leave a Response