La belleza de una letra puede desencadenar tanto en arte como en poesía. Un género vanguardista conocía muy bien su importancia, pues se centraba en utilizar letras como notas musicales combinables entre ellas. Se trata del Letrismo, creado en París a mediados de los años 40 con raíces teóricas en el dadaísmo y el surrealismo. Propugnaban la disminución de la poesía a simples cadenas alfabéticas y trituraban la palabra, “después de la destrucción de la palabra solo nos queda como material poético la letra”, así lo afirmaba el ensayista, poeta y crítico literario y de arte español perteneciente a la Generación del 27 Guillermo de Torre.

Más allá de lo estético, la tipografía interviene de modo sutil en la comunicación. Una imagen vale más que mil palabras y ahí está la vinculación del qué decimos con el cómo lo decimos. Pues la importancia que tiene el tipo de letra elegida a la hora de provocar una respuesta en el receptor del mensaje, es muy importante. Tal es la importancia de la tipografía que obviarla es un error, bien lo sabe la marca Apple que ha invertido meses de trabajo en su nueva tipografía diseñada para Apple Watch llamada San Francisco. Otra de las grandes empresas como lo es Google ha presentado su nuevo logotipo, con el que busca volver “a la sencillez pero manteniendo sus colores”. Sin embargo, hay mucha gente que afirma no fijarse en ella.

IMG_2855
Taller de Tipografía

Según Rebeca Isadora Lozano Castro y María Luisa Pier Castello en ‘Una letra dice más que 1000 palabras’: “Las fuentes tipográficas llevan implícitos poderes simbólicos evidentes en un mayor o menor grado, además de su funcionalidad y sus manifestaciones estéticas y estilísticas, la tipografía deposita historia, ideología y hasta dogma en la humanidad”. Las autoras también hablan de la ética de la tipografía que reside en la legibilidad: “aquella que es fácilmente leída es perfecta, sin embargo aquella que nos ofrece un poco mayor dificultad en su lectura no solo es imperfecta, es corrupta, pero al final es aquel quien la usa para comunicar eficazmente algo y aquel quien recibe el mensaje, quien tiene la última palabra.”

La tipografía llega a Cuenca
P1020418
Juan Lázaro

La Escuela de Arte Cruz Novillo acogió el pasado 12 y 13 de noviembre un taller de tipografía y branding impartido por el Diseñador gráfico especializado en diseño de tipografías, Pedro Arilla. El objetivo de este curso ha sido dotar al alumno de conocimientos teóricos y prácticos que ayuden a este, a introducirse en el desarrollo profesional del diseño de caracteres tipográficos. Este taller comenzó con una base teórica explicando la importancia de la tipografía en el diseño y en la comunicación, después comenzaron a adentrarse en la práctica mediante la técnica del doble lápiz. Además, se aplicaron todos estos conceptos en la creación de un proyecto de branding. Un término muy de moda por su importancia, ya que incluye todo lo que envuelve a una marca y la convierte en un éxito.

Este taller está dentro de la programación de Cuenca Diseña, y el pasado mes de noviembre giró en torno a la promoción del diseño que  organiza la Diputación y la Asociación de Diseñadores de Cuenca. Además, es una colaboración entre esta asociación y Permanencias, según el ilustrador Juan Lázaro, esta cooperación se ha realizado  para “visualizar la creatividad y las formas de creación contemporánea, entre las que se encuentra el diseño”. El carácter propio del proyecto de las Permanencias que busca “convertirse en herramienta de articulación entre el hecho creativo y lo social”, se ha unido con este taller tipográfico que tiene muchos objetivos comunes, según Lázaro.

Pedro Arilla

Diplomado en Diseño Gráfico por la Escuela Superior de Diseño de Aragón, Pedro Arilla trabaja como diseñador gráfico en Detalier, estudio creativo del que es socio fundador y donde ejerce de Director de Arte. Como diseñador de tipografías trabaja en pedroarilla.com, su fundición digital independiente donde vende sus tipos y realiza proyectos de tipografía a medida y consultoría tipográfica. Ha recibido premios nacionales e internaciones por su trabajo y su obra ha sido expuesta por todo el mundo.

P1020443
Pedro Arilla

Es autor y locutor del blog y podcast sobre tipografía Don Serifa, locutor del podcast sobre diseño Perdiendo las formas, miembro de la asociación ATypI (Association Typographique Internationale), la asociación Unos tipos duros y el colectivo Lletraferits. Es organizador y formador del curso sobre tipografía Glíglifo, divulgador y docente de la tipografía mediante artículos en blogs y revistas, workshops y conferencias por España y Latinoamérica, y formador online en las plataformas video2brain/lynda.com y Domestika.

Amor al Arte

Ser Tipógrafo no es algo casual ni muy común, sin embargo debido a su pasión por la lectura, Pedro Arilla se dio cuenta de que “no es lo mismo leer a Pablo Neruda en una tipografía de Palo Seco del siglo XX que leerlo en una más renacentista; entonces ahí los Poemas de Neruda cobran otro sentido”. Por ello, empezó a investigar y a mezclar la tipografía y el diseño gráfico con el cual se gana la vida; sin embargo, lo que más le gusta es diseñar letras.

La tipografía y el diseño gráfico son dos oficios totalmente diferentes, para diferenciarlos, Arilla pone dos ejemplos: “Es el albañil que coloca ladrillos y el que los fabrica”. “Como tipógrafo se debe tener mucho cuidado con la óptica, la geometría, legibilidad, lectura, mientras que el diseñador, tiene un aspecto más estético”.

Arilla es autodidacta debido a que “únicamente hay en España un master bueno que se encuentra en Barcelona” y sostiene que “para formarte bien debes ir al extranjero, leer mucho y observar mucho, mirando lo que han hecho otros anteriormente durante los más de 500 años de historia de la tipografía”.

Sin embargo, aunque sea una profesión poco demandada, el tipógrafo zaragozano alega que “cada vez hay más interesados que piensan que con ella pueden comunicar muchas cosas y cada vez son más las letras que se crean”. Un claro ejemplo de creación, es su tipografía Valentina, que surge ya que “he dibujado siempre muchas letras, que es divertido, pero lo suyo es hacer una tipografía, sino no hace gracia”.

“La tipografía Valentina es un sincero homenaje a mi abuela en forma de tipografía y por ello lleva su nombre. Valentina es una didona clásica que sigue algunos de los cánones propuestos por Bodoni en el siglo XVIII pero incorporándole muchos de los rasgos característicos de los punzones castellanos de la época. Es una tipografía completa que consta de 457 glifos” entre los que destacan los 125 caracteres latinos alternativos en caja baja o las 46 ligaduras’’. Debido a que Arilla buscaba un nombre español para su nueva tipografía, “pensé en Valentina porque me sonaba como muy español, y a parte, porque así se llamaba mi abuela”. A pesar de que esta tipografía solo tiene un peso (Bold, Negrita, Regular…) Arilla estuvo trabajando en ella 700 horas, dejando a un lado su trabajo como diseñador de periódicos ya desaparecidos como Vivir en acompañado del nombre de cada comarca de Aragón, para volcarse en esta especialidad.

valentina1
Tipografía Valentina

Además, está involucrado en otro proyecto que ha durado tres años, que cuenta con 800 letras, “que es lo complejo, hacer la A con todo tipo de diacríticos, con la diéresis, los números mayúsculos, minúsculos…”

La tipografía es un sector del que se puede vivir bien, “el problema es que en España falla”, aun así, la gente se implica en este sector y prueba de ello es el éxito que Arilla tiene en su página web, que ya cuenta con unas 400 mil descargas y en la que cada uno aporta lo que buenamente puede, siendo los americanos los que más donan;

“Ud. puede descargar gratuitamente —si así lo desea— esta tipografía pues creo en la libre difusión de la cultura tipográfica, pero agradeceré que mi trabajo sea reconocido con una donación por pequeña que esta sea para poder seguir creando nuevas tipografías” así lo muestra Pedro Arilla en su Web.

Para Pedro Arilla el periodismo está muy vinculado a la tipografía siendo dos campos muy vinculados que tienen una relación muy importante, “de hecho los mejores tipógrafos o diseñadores gráficos que conozco son periodistas”. Además, su taller en Cuenca comenzó comparando la importancia en la comunicación de la tipografía de con la de la voz en la radio.

Una técnica que mezcla el arte y la técnica con importantes tintes comunicativos. Aunque a veces no nos fijemos, influyen en nosotros, y, en una sociedad inundada de tipografías que muchas veces pasamos por alto, hay personas que se dedican a crearlas y a comprenderlas.

IMG_2852
Taller de Tipografía

Reportaje realizado por: Laura Muñoz y Sheila Algarra

The following two tabs change content below.

Sheila Algarra

Leave a Response