Con solo un año de vida, el club ciudarrealeño crece exponencialmente

Sara Delgado (gimnasta): “En este deporte, si no eres fuerte te desplomas”

Cuerpos minúsculos, estilizados, finos, frágiles… es lo que, a simple vista, se puede pensar al asistir a un entrenamiento de gimnasia rítmica. Pero si se pasa más de cinco minutos con las niñas y jóvenes del Club Rítmica Alegría de Ciudad Real uno se da cuenta de que en realidad esos cuerpecitos son potentes, fuertes, tienen furia y no hay nada que se les resista. El fútbol, el baloncesto, el balonmano, la natación, etc requieren fuerza y constancia pero la gimnasia rítmica también precisa de ello, y no solo de una fuerza física sino también mental, es por ello que las gimnastas y entrenadoras del Club Rítmica Alegría quieren que todo el mundo sepa que la gimnasia rítmica no es un deporte de “chicas” y que se merece el mismo respeto que el resto de ellos.

Hace dos años, en Ciudad Real solo se podía practicar la rítmica a través del Patronato Municipal de Deportes sin embargo, un día Ángela Zamora y Leticia Gómez, entrenadoras del [Club->https://www.facebook.com/clubritmica.alegria?fref=photo], decidieron que eso no era suficiente, que la localidad manchega necesitaba algo más, se merecía un Club. Ya llevaban tiempo maquinándolo, además las técnicas cuentan que había presión por parte de las niñas del Patronato que les exigían más horas de entrenamiento. Después de darle un par de vueltas al asunto, barajar varios nombres y pensar el modo de financiación, por fin su sueño se hizo realidad, materializado en el [Club Rítmica Alegría->https://twitter.com/RitmicaAlegria], que comenzó a funcionar a finales de octubre de 2013.

Leticia y Ángela fueron entrenadoras del Patronato, y aunque Leticia lo sigue siendo, explica que la formación del club era ineludible. Sus razones se basan en que a partir de los 16 años las niñas ya no pueden apuntarse al Patronato, mientras que en el resto de deportes sí. Por lo tanto se ven obligadas a abandonar la gimnasia rítmica o a buscar un club en otra ciudad, situación en la que también se encuentran las niñas menores de cinco años. “Con el Club todo esto ha cambiado, no tenemos dichas restricciones”, comenta Leticia, asimismo según Ángela éste ha servido para dar más prestigio a la rítmica en Ciudad Real: “En el Club los grupos son más reducidos que  los del Patronato, de tal modo que la enseñanza es más especializada y personalizada”.

{{{ Un Club en crecimiento}}}

El pasado 17 de octubre, como cada viernes –y lunes, martes, miércoles y jueves- las pequeñas y no tan pequeñas gimnastas llegaban a las instalaciones del Pabellón Colegio Ferroviario, donde el Club realiza su actividad. Pero no era un día cualquiera, había algo especial que ajetreaba el ambiente. Las niñas de todas las categorías estaban preparadas para que les hicieran unas fotos, que por segundo año consecutivo se plasmarían en un calendario destinado a recaudar fondos para el Club. La tarde transcurre entre entrenamientos y flashes. La primera foto se dispara con todas las niñas que componen el club en posición firme, de las más altas a las más bajitas, trajeadas con la sudadera gris del Rítmica Alegría. Esto no ha hecho más que empezar… De pronto, una buena noticia. Leticia llega corriendo hasta dónde se encuentra Ángela con la buena nueva: “Tenemos un nuevo patrocinador”, dice casi gritando. Estalla la alegría. “Ya van cinco”, le responde Ángela haciéndole el gesto con la mano. “Este es el segundo año que hacemos el calendario, ya se ha convertido en tradición”, continúa Ángela; están felices, y no es para menos, han pasado de tener tres a cinco patrocinadores en tan solo un año: “su granito de arena está ayudando a que el club siga adelante”, a parte de la cuota trimestral que tienen que pagar las niñas.

Las séniors (16 años-adelante), esbeltas, mejoran equilibrio y fuerza. A sus espaldas están las mini benjamines (5-7 años) entrenando con la tercera técnica del club, Virginia Herrero, la instrucción de las mayores es mucho más marcada mientras que la de las pequeñas es más libre. La rítmica es un deporte duro, las entrenadoras son tajantes, no hay miramientos, la disciplina es casi militar y asciende según lo hacen las categorías. “Aunque Leticia es un poco más blanda que yo”, comenta Ángela entre risas: “Aún así nosotras somos las entrenadoras, tenemos que ejercer nuestra función y regañar si las circunstancias lo requieren” continúa.
<emb1213|center>

{{{Disciplina física y mental}}}

Entre tanto, una de las séniorss  pide a otra de ellas su botella de agua, la segunda se la lanza como si se tratase de un aparato de gimnasia rítmica, son pura precisión. Ángela se encuentra instruyéndolas mientras que Leticia se encarga de que el resto de categorías (benjamín, alevín, infantil y cadete) se hagan la foto para el calendario. Como aún no ha empezado la temporada de competiciones, los entrenamientos se basan en mejorar la fuerza, la resistencia, la elasticidad… pero dentro de un par de meses tendrán que ir montando los ejercicios que presentarán en las exhibiciones y competiciones. “Este año, por primera vez, competiremos en el Campeonato Individual de Gimnasia Rítmica de Castilla- La Mancha”, cuenta Ángela entusiasmada y Leticia la interrumpe para detallar que será Sara Delgado –una de las chicas de la categoría sénior- quien  representará al Club en esta competición. Las entrenadoras llaman a la joven, que enfundada en unas mallas negras y una camiseta azul oscuro, deja su cuerpo menudo fuera del entrenamiento durante unos minutos para hablar de esta experiencia y de su sentimiento por la gimnasia rítmica. Este es el tercer año que Sara lleva practicándola –dos con el Patronato y uno con el Elub-, aunque es un deporte que le ha gustado toda su vida. Al hablar del Campeonato Individual se le pone una sonrisa en la cara, a la vez que los nervios se dejan entrever en sus ojos y sus palabras: “Estoy muy emocionada, aunque todavía no sé ni lugar ni fecha”, cuenta la joven. A pesar de ello dice que entrenará muy duro para conseguir un buen resultado, “es lo que tiene este deporte, si no eres fuerte te desplomas”, confiesa la gimnasta. La tensión de las competiciones, los entrenamientos, el nivel de exigencia… y todos los esfuerzos que conlleva practicar gimnasia rítmica hacen que las chicas que realizan este deporte se vean prácticamente obligadas a mantener una entereza que no corresponde con su edad, y a realizar un entrenamiento no solo físico sino también psicológico, más aún si quieren dedicarse a ello profesionalmente como es el caso de Sara Delgado. Supone horas y horas de entrenamiento que interfieren en sus estudios y en su vida social, aunque varias  de las gimnastas del club ciudadrealeño que rondan los 16 años aseguran que “no les importa no poder salir un viernes por tener que ir a entrenar”.
<emb1214|center>
<emb1215|center>
Sara continúa hablando de cuánto le molesta que infravaloren este deporte, aunque lo hace en nombre de todas, “no nos tienen en cuenta ni la gente ni los medios”, opina ella, pero también se manifiesta sobre el tema Carmen Ramírez, otra de las séniors: “De fútbol se habla mucho… nos gustaría tener más voz”. Estas declaraciones hacen referencia al Mundial de Gimnasia Rítmica de Izmir (Turquía) de este año que no fue retransmitido por la televisión nacional -había que meterse en internet y buscar enlaces para poder verlo-, a pesar de que [el conjunto español ganó la medalla de oro en mazas->http://www.marca.com/2014/09/28/mas_deportes/otros_deportes/1411908238.html?a=90a6c02b9d3e0407ff0470b70e9178e4&t=1414608665]. De hecho, [Lourdes Maldonado->http://www.mundodeportivo.com/20140930/otros-deportes/mohedano-es-muy-triste-que-no-televisen-un-mundial-sabiendo-que-eramos-oro_54416480036.html], una de las gimnastas de la selección de rítmica que compitió en Izmir expresaba su descontento a la agencia EFE: “Es muy triste que en España no televisen un Mundial sabiendo que ya fuimos oro el año pasado”, recalcando, además, que en el resto de deportes si se hace.

El entrenamiento está llegando a su fin, el reloj que está a punto de marcar las ocho de la tarde así lo demuestra. Las séniors terminan la clase con unas acrobacias, Ángela les va marcando el ritmo con voz imperiosa y les ayuda a que no pierdan el equilibro. A su vez, madres y padres van llegando a recoger a las gimnastas más pequeñas. La pregunta es, ¿cuál es el próximo sueño que tienen en mente Ángela y Leticia después de montar el Rítmica Alegría?: “Viajar al Euskalgym”, exclaman al unísono. Éste es el nombre que recibe la Gala Internacional de Gimnasia Rítmica celebrada todos los años en Bilbao, aunque este será  Vitoria-Gasteiz quién acoja la gala el próximo 8 de noviembre, que ya va por su IX edición. El año pasado las dos entrenadoras asistieron por su cuenta como espectadoras con alguna de sus pupilas, pero su mayor ilusión sería ir allí a competir. Quién sabe, quizás algún día su sueño se cumpla, porque de momento, el Club Rítmica Alegría se ha hecho realidad.

The following two tabs change content below.

Natalia Garcia

Latest posts by Natalia Garcia (see all)

Leave a Response