El Arte Rupestre, como indica la RAE, es dicho especialmente del arte y de la pintura prehistórico: hecho sobre cuevas y cavernas. En el Arco Mediterráneo se puede disfrutar de una gran variedad de estas obras entre las que podemos encontrar la Cueva de la Vieja que presentan un gran número de tintes en su interior.

Si hacemos un recorrido por España nos podemos tropezar con: Altamira, Cueva de Ekain, Azkondo, Tito Bustillo, Cueva de Peña Escrita y Abrigo de Navazo. Estas son algunas de las huellas que muestran la veracidad de la pintura como un medio de comunicación utilizado por nuestros antepasados.  En ellas se pueden observar diferentes aspectos del día a día dibujados con tintes sobre la roca de la cueva o del abrigo. Estos son los nombres de las pinturas rupestres que destacan en el panorama español, pero no solo existen estas, ya que si indagamos podemos chocarnos con muchas más y cada una tiene su propia historia e interés.

En Castilla-La Mancha existen bastantes cuevas y refugios como son la Cueva de Peña Escrita situada en Ciudad Real, el Abrigo Rupestre La Peña del Escrito que pertenece a Cuenca, Cueva del Niño, Cuevas de Nerpio y la Cueva de la Vieja o del Venado, entre otras, que están localizadas en Albacete. Pues bien, entre tantos años de historia y arte nos vamos a adentrar en una cueva que pertenece a la provincia castellanomanchega de Albacete, más concretamente a un municipio de no más de 2.500 habitantes denominado Alpera.

 

PASCUAL SERRANO
Pascual Serrano descubridor de la Cueva de la Vieja / Foto: Rafa Jara

 

Este es un pueblo rico por su vegetación, fauna y sobre todo por su monumento prehistórico conocido con el nombre de La Cueva de la Vieja o del Venado situada en el prelitoral mediterráneo peninsular, en el Cerro del Bosque y declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 1998. No se trata de una cueva en sí, si no que es un “abrigo” donde los antiguos nómadas se refugiaban para aguantar los días y las noches. Las pinturas que adornan esta piedra no presentan una fecha fijada, pero ronda entre los 4.000-8.000 años, como bien apuntan Alexandre Grimal Navarro y Anna Alonso Tejada en su libro “La Cueva de La Vieja, 100 años de arte prehistórico en Albacete”. El encargado de realizar las visitas turísticas es el bibliotecario de Alpera, Rafael Jara Pozuelo. Él es quien ofrece algunos apuntes sobre el arte levantino que rodea a este pueblo.

Pregunta: ¿Cuándo y cómo se descubren las pinturas de la Cueva de la Vieja?

Respuesta: Oficialmente se descubren el 15 de diciembre de 1910 por Pascual Serrano, maestro que trabajaba con el Marqués de Cerralbo en excavaciones arqueológicas, pero en realidad las descubre su hermano Daniel y su hijo en un día de caza en el que empezó a llover y se refugiaron en el abrigo. Daniel avisó a Pascual y ya digo, oficialmente Pascual Serrano las descubre y los primeros en estudiarlas fueron Juan Cabré Aguiló,  Abate Breuil y Obermai.

P: ¿Que destacaría de estas pinturas ?

R: La gran cantidad de figuras, más de 150, la diversidad de temas y estilos, y sobre todo sus miles de años a la intemperie.

P: ¿Qué temas pueden verse representados?

R: Animales encajados en escenas de caza (uros, cabras équidos y algún perro), chamanes, arqueros, mujeres, algún niño, casi todos formando parte de alguna escena. También destacaría la existencia de pintura abstracta.

Las personas que se pueden observar, en su mayoría, son arqueros repartidos por todo el panel y muchos están en actitud de caza. También hay dos chamanes, personas por lo visto muy importantes en la tribu pues de los dos, uno es la figura de mayor tamaño del panel y el otro, aunque más pequeño, está en sitio destacado. También hay una pareja de mujeres en la parte alta y casi en el centro y por último podemos destacar la presencia de un niño acompañado de su perro.

 

mujeres
Representación de dos mujeres / Foto: Rafa Jara

P: ¿Por qué se realizaron estas pinturas?

R: Según los investigadores hay varias razones. Por un lado, siempre se ha dicho que la pintura rupestre tenía un gran componente religioso y por eso tiene una intención mágico-simbólica. Posteriormente empezaron a pensar que tenían la necesidad de reflejar en imágenes su día a día. Otros sostienen que es arte por arte y por último destacaría también la intención pedagógica, es decir, enseñar a los jóvenes lo que es un ciervo y como acorralarlo y dónde disparar. Pienso que las cuatro tendencias pueden ser válidas y todas ellas pueden convivir.

P: La pintura parece que ha dado buen resultado, ¿cómo la elaboraban?

R: Según las investigaciones, los encargados de elaborar estos tintes molían piedra con contenido de óxido de hierro y la mezclaban con grasa de animal consiguiendo una pasta. Sabemos que utilizaban los dedos para grandes superficies pero para los trazos más finos se piensa que usaban plumas de ave o alguna ramita de arbusto  masticada por un extremo para sacar las fibras. Hay que tener en cuenta que algunos trazos son de milímetro y la superficie es de piedra rugosa.

P: Uno de los inconvenientes de esta cueva es la visibilidad. ¿Qué ha ocurrido?

R: Durante años se mojaban las pinturas porque aumenta la fuerza del color pero con el tiempo se ha ido formando una capa de carbonato cálcico en la piedra, procedente del agua, y eso dificulta ahora su visión. Las pinturas en principio parece que no corren riesgos pues están protegidas por esa capa de carbonato cálcico.

P: Nuestros antepasados, ¿buscaban una situación estratégica donde asentarse?

R: Si, porque la mayoría de los abrigos con pinturas rupestres estaban situados en lugares en los que los habitantes veían el entorno pero no eran vistos. Esto les venía muy bien para vigilar a la gente que pasaba por el lugar o las cercanías. Este enclave se ve desde kilómetros porque está abierto al valle en el que confluyen dos caminos naturales: el del valle de Ayora y el que nos lleva desde Alpera a Almansa, Alicante y Valencia.

P: ¿Qué función tenía la Cueva de la Vieja?

R: Teniendo en cuenta que hay varios paneles con pinturas rupestres en el mismo monte ,de épocas parecidas, no sería de extrañar que vivieran en el llano que rodea una parte generosa del cerro en el que hay varias fuentes y bastante terreno más o menos llano, y por lo tanto la Vieja, como el Queso, los Carasoles o Tortosilla sirvieran de punto de vigilancia, lugar de encuentro, sitio de oración antes de las cacerías o punto desde el que avisar de cualquier peligro.

LA CUEVA 2
Cueva de la Vieja / Foto: Rafa Jara

P: Estas pinturas, ¿son lo suficientemente conocidas?

R: A nivel de estudiosos son un referente dentro de la pintura rupestre levantina, pues es una de las más completas. Aquí han trabajado y estudiado, desde hace más de 100 años, todos los arqueólogos e historiadores de renombre.

Tal es la importancia de este arte rupestre que las pinturas de la Cueva de la Vieja junto a otras muchas se encuentran expuestas en el Museo Nacional de Ciencias Naturales en Madrid hasta el 19 de Mayo. Esta exposición denominada “Arte y Naturaleza en la Prehistoria” reúne una colección de unos 2.000 calcos y láminas representando las destrezas artísticas de nuestros antepasados. La cueva alperina es una de las representaciones más bellas ya que es la más compleja en cuanto a colores, tamaño…”, explica la comisaria.

Para descubrir y conocer estas maravillas de la naturaleza, la mejor forma es visitar cada uno de los rincones donde se esconde la historia que dejaron grabada nuestros ancestros.

 

The following two tabs change content below.

Inma Teruel

Leave a Response